Flebitis: diagnóstico, tratamiento y pronóstico

Diagnóstico de la flebitis

El médico especialista a quien dirigirse es el angiólogo que realiza la exploración física y revisa la historia clínica, además puede prescribir los siguientes exámenes:

Ultrasonido-Doppler-con-trombosis-venosa-profunda

Ultrasonido Doppler con trombosis venosa profunda

Ultrasonido Doppler: Durante este examen, se envía una onda acústica de alta frecuencia a la zona afectada.
El reflejo se utiliza para formar una imagen en la pantalla y para verificar la presencia de un coágulo.

Análisis de sangre: los análisis se realizan para verificar si hay altos niveles de dímero D (una sustancia anticoagulante).
Si el valor de dímero D es normal, se puede descartar una flebitis, pero si el valor es alto esto no significa necesariamente que se trate de trombosis.
Por lo tanto, este examen se realiza solo para descartar una tromboflebitis.

 

Tratamiento para la flebitis

El tratamiento de tromboflebitis depende del tipo y de la región afectada.

La TVP debe ser tratada inmediatamente, porque si se descuida puede provocar complicaciones como la embolia.
El médico prescribe anticoagulantes para prevenir el desarrollo de otros coágulos.
La heparina y la enoxaparina (Clexane) son medicamentos inyectables que diluyen la sangre rápidamente.
La warfarina (Aldocumar) se empieza inmediatamente, pero se necesitan unos días para alcanzar niveles terapéuticos en la sangre.
El tiempo de protrombina es un análisis de sangre que mide la velocidad de coagulación de la sangre y se utiliza para determinar la dosis de warfarina.

Para el dolor se pueden tomar antiinflamatorios no esteroideos, mientras que los antibióticos están indicados para las infecciones.

 

¿Cuándo operar en caso de flebitis?

Según un estudio de Sullivan V et al. (Ligation versus anticoagulation: treatment of above-knee superficial thrombophlebitis not involving the deep venous system – J Am Coll Surg. 2001 nov; 193 (5): 556-62), la operación de ligadura y extirpación de la vena afectada y de sus ramificaciones puede:

  1. Remover las várices
  2. Mejorar la apariencia física
  3. Reducir el dolor
  4. Prevenir las recidivas
  5. Reducir el tiempo de recuperación y de administración de los anticoagulantes

En los casos graves de tromboflebitis con infección, puede ser necesaria una intervención quirúrgica.

Raramente, se requiere una extracción quirúrgica de la vena (por ejemplo, la vena safena o la poplítea en la extremidad inferior).

 

flebitis-en-la-pierna

Tratamiento para la flebitis superficial

La flebitis superficial se puede curar en casa.
➞ El tratamiento generalmente implica la aplicación de compresas calientes o frías en la zona afectada.
➞ El dolor y la inflamación se reducen con la ayuda de analgésicos y medicamentos anti-inflamatorios.
➞ Usar un vendaje de compresión puede ser útil (por ejemplo las medias de compresión), se puede utilizar un vendaje que contiene óxido de zinc para reducir el hinchazón.

➞ Aunque no se prescriben anticoagulantes para la tromboflebitis superficial, los médicos pueden recetar estos medicamentos para los pacientes con problemas de circulación venosa o que han tenido episodios de flebitis anteriormente, para evitar una trombosis venosa profunda.

¡Cuidado! La fisioterapia está contraindicada en caso de trombosis venosa profunda, porque puede facilitar la separación del trombo que podría causar una embolia pulmonar peligrosa.
En particular, es necesario evitar:

En la primera fase, el médico aconseja evitar el deporte, especialmente correr.

 

Remedios naturales para la flebitis

El tratamiento de la flebitis debe reducir la inflamación del sistema vascular, independientemente de la causa.
Entre los remedios caseros más eficaces para regular la circulación y la inflamación encontramos el limón, la pimienta de cayena y la melaza.
Realizar ejercicio físico con regularidad es importante para estimular la circulación.

Melaza
La melaza es una sustancia muy nutritiva con alta concentración.
Contiene:

La melaza ayuda a eliminar los radicales libres y diluye la sangre.

Pimienta de cayena
Esta sustancia es rica en capsaicina, que tiene una acción anticoagulante y regula la circulación. La cayena también es eficaz para:

  • Aliviar el dolor
  • Reducir la inflamación

Ajo
El ajo mejora la circulación sanguínea e impide la formación de coágulos de sangre. También ayuda a reducir la presión sanguínea

  • Comer 2 o 3 dientes de ajo crudo todos los días con el estómago vacío
  • También se puede masajear la zona afectada con un poco de aceite y ajo para mejorar la circulación, reducir el dolor y la hinchazón

Vitamina E 
Los alimentos ricos en vitamina E son anticoagulantes naturales.
La vitamina E se encuentra en las aceitunas, en el maíz y el aceite de soja.
Otros alimentos ricos en vitamina E son:

  1. Verduras como espinacas, brócoli y coles
  2. Tomates
  3. Kiwi
  4. Mango
  5. Almendras

Cuidado: no hay que comer una gran cantidad de verduras de hoja verde durante el tratamiento con warfarina.
Las verduras de hoja verde contienen vitamina K que puede reducir el efecto de la warfarina.

Dieta y alimentación natural para la flebitis en las piernas
Según la dieta del grupo sanguíneo, para evitar la formación de trombos y la flebitis:

  1. No se deben comer cereales con gluten y hay que disminuir el consumo de todos los cereales en general
  2. Beber menos de un litro de agua al día para evitar la hinchazón de las piernas

 

¿Cuánto dura? Pronóstico para el paciente con flebitis

Por lo general, el tiempo de recuperación de la flebitis es de 3 o 4 meses.
Las recidivas aparecen en 15-20% de los pacientes (Superficial thrombophlebitis of lower limbs. Husni EA, Williams WA Surgery. 1982 Jan; 91(1):70-4).
Los pacientes que desarrollan recidivas suelen ser:

  1. Personas ancianas
  2. Personas con sobrepeso
  3. Personas con un nivel alto del factor VIII de coagulación

La trombosis venosa profunda tarda de tres a cuatro meses en curarse, pero en casos graves puede ser necesario más tiempo.

 

Prevención de la flebitis

Para prevenir la flebitis, hay que evitar permanecer en posición sentada durante mucho tiempo y no usar pantalones ajustados.
Al permanecer sentados por mucho tiempo, no hay que cruzar las piernas ni doblar demasiado las rodillas.
Realizar ejercicio físico con regularidad:

  • Favorece la circulación sanguínea
  • Previene la flebitis

La cantidad de ejercicio físico que debe realizarse diariamente varía dependiendo de las actividades que se realizan a diario.
Una persona con un trabajo sedentario (camionero, empleado, etc.) debe caminar por lo menos 1 hora al día.
Las personas con trabajos más activos (como el surtidor de almacén) pueden necesitar caminar sólo 40 minutos al día.
Además, es beneficioso ponerse de pie cada 2 horas y caminar un poco o subir y bajar 20 veces los talones.

 

Flebitis en la pierna: causas y síntomas