Hematoma después de una cirugía

Hematoma después de una cirugía

El hematoma después de una cirugía (o hematoma postoperatorio) es una acumulación localizada de sangre en la zona operada.

El hematoma es una complicación postoperatoria frecuente.

El hematoma se puede desarrollar un par de horas (o incluso días) después de la cirugía a causa de una lesión en los vasos sanguíneos circundantes durante la operación.
El hematoma postoperatorio son puede ocurrir tras cualquier tipo de cirugía, como por ejemplo:

  • Episiotomía (incisión quirúrgica de la vagina durante el parto)
  • Cesárea
  • Colecistectomía (extracción quirúrgica de la vesícula biliar)
  • Abdominoplastia (cirugía estética abdominal para eliminar las arrugas y tensar la piel encima del estómago)
  • Mamoplastia de aumento
  • Ritidectomía
  • Cirugía dental.

 

 hematoma, pie, cirugía Causas de un hematoma postoperatorio
Un hematoma después de la cirugía puede deberse a varios factores, como:

Error humano durante la operación
Si la hemostasia (detención del sangrado de un vaso sanguíneo) del paciente no se realiza de manera eficaz, puede producirse una hemorragia durante y después de la intervención quirúrgica.
Si el cirujano no logra cerrar completamente los vasos sanguíneos durante la cirugía, la sangre fluye en los tejidos circundantes y causa el hematoma.

Durante la cirugía no siempre en fácil detectar los vasos sanguíneos lesionados debido a:

  • Presión baja
  • Contracción de las paredes del vaso sanguíneo
  • Neumoperitoneo

Tras una intervención, la hemorragia puede deberse a:

  1. Rotura de un coágulo
  2. Sutura quirúrgica no eficaz
  3. Desplazamiento de un clip quirúrgico

Vómito / tos
Las caídas y otras actividades que causan estrés en la herida pueden provocar un hematoma. Sin embargo, incluso acciones simples como toser, estornudar, vomitar etc. inmediatamente después de la cirugía pueden provocar un hematoma, especialmente en las operaciones quirúrgicas de ritidectomía.

Anticoagulantes
El riesgo de desarrollar un hematoma después de una cirugía es mayor en las personas que toman medicamentos anticoagulantes como ibuprofeno y aspirina.
Es por eso que se pide a los pacientes que dejen de tomar estos medicamentos antes de la cirugía.

Actividades extenuantes
Las personas que empiezan actividades extenuantes inmediatamente después de la cirugía tienen un mayor riesgo de desarrollar un hematoma debido a que se pueden abrir los puntos de sutura.

Parto
El bebé puede desarrollar un hematoma en el esternocleidomastoideo (músculo que conecta el esternón al hueso occipital) pocos días después de nacer.
La causa es una distensión muscular durante el parto, más probable en el caso de parto podálico.
El cuello está inclinado hacia un lado, por eso puede ser confundido con otra enfermedad llamada tortícolis miogénica congénita.
Se cura de manera espontánea y en poco tiempo.

La hipertensión u otros problemas de la sangre pueden causar un hematoma después de una cirugía.

Síntomas del hematoma postoperatorio
Normalmente los síntomas aparecen en las primeras 24 horas después de la cirugía, pero también pueden aparecer hasta 3 semanas después de la cirugía.
Entre los síntomas se encuentran:

  • Dolor
  • Hinchazón
  • Inflamación
  • Sensación de presión en la zona afectada
  • Color azulado o morado de la piel superficial

 

¿Cuánto dura el hematoma?

Un hematoma pequeño (similar a un moretón) se cura en dos semanas, después de cambiar el color de morado a verde / amarillo.
En los hematomas más grandes y profundos, el proceso de curación es lento y pueden ser necesarias varias semanas o incluso meses.
En los casos más graves, el médico puede recomendar una cirugía.

 

Hematoma: muscular, cerebral o interno

Hematoma muscular: diagnóstico, tratamiento y remedios