Ictericia neonatal: diagnóstico, tratamiento y pronóstico

Diagnóstico de la ictericia neonatal

Antes de salir del hospital con el bebé, se puede solicitar al médico que realice la prueba de la bilirrubina para la ictericia. El médico comprueba la bilirrubina en el bebé empleando un medidor de luz que se coloca en la cabeza del bebé.
Esta prueba muestra el nivel de bilirrubina transcutánea. Si es alta, lo más probable es que el médico solicite un análisis de sangre.
La mejor manera de medir con precisión la bilirrubina es tomar una pequeña muestra de sangre del talón del bebé, que muestra el nivel de bilirrubina sérica total (TSB).

Si el nivel es elevado, en función de la edad del niño medida en horas y otros factores de riesgo, es probable que se necesite un tratamiento. A continuación, se repiten los análisis de sangre para estar seguros de la reducción del TSB con el tratamiento administrado.
Generalmente, los niveles de bilirrubina son más elevados cuando el niño tiene 3-5 días. Es necesario comprobar la ictericia de los bebés cada 8-12 horas durante las primeras 48 horas de vida y después en los primeros 5 días de edad.

 

¿Cuál es el tratamiento para la ictericia en recién nacidos y adultos?

La mayoría de los bebés con ictericia no requiere ningún tratamiento.

La ictericia suele desaparecer al cabo de 2 semanas en los recién nacidos alimentados. Puede prolongarse más de 2-3 semanas si toman el pecho. Si la ictericia del niño dura más de 3 semanas, es recomendable acudir al médico.
Si el niño padece ictericia patológica, puede que sea necesario uno de los siguientes tratamientos:

Fototerapia (también denominado tratamiento con luz). Se expone al niño a una lámpara especial que favorece la descomposición de la bilirrubina en el cuerpo y su expulsión a través de la orina.

ictericia neonatal, cabina fototerapiaMientras está bajo la luz, el bebé solo tiene un pañal y unas gafas especiales en los ojos.
Durante el tratamiento, algunos niños pueden permanecer tumbados sobre una manta con pequeñas luces brillantes en su interior (también denominada manta de fibra óptica).
Se puede emplear la manta a la vez o en lugar de la luz. La fototerapia puede llevarse a cabo en el hospital o en casa y es segura para el bebé.

Transfusión de sangre. Si la fototerapia no funciona y los niveles de bilirrubina del niño siguen siendo muy elevados, puede que se requiera un tipo especial de transfusión de sangre llamado exanguinotransfusión.
La exanguinotransfusión permite eliminar la bilirrubina reemplazando la sangre del bebé con sangre fresca en pequeñas cantidades.

Inmunoglobulina intravenosa (IgIV). Si la madre y el bebé tienen un grupo sanguíneo diferente, el médico puede optar por realizar una inyección intravenosa de inmunoglobulina (proteína de la sangre) en el niño, lo que puede ayudar a tratar la ictericia. De esta manera, existen menos posibilidades de realizar una transfusión de sangre.

 

¿Cuánto dura la ictericia neonatal? Pronóstico, consecuencias y tiempo de recuperación

Por lo general, la ictericia neonatal no es grave ni presenta riesgo de muerte.
En la mayoría de los niños, la ictericia mejora sin tratamiento al cabo de 1-2 semanas.
Un nivel muy alto de bilirrubina puede dañar el cerebro, lo que se conoce como Kernícterus, encefalopatía neonatal bilirrubínica o ictericia nuclear. Sin embargo, la enfermedad suele diagnosticarse casi siempre antes de que el nivel sea lo suficientemente alto como para provocar este daño.
Para los niños que requieren un tratamiento, éste suele ser eficaz.

 

Ictericia neonatal y en adultos: qué es y síntomas