Mastitis de mama: tipos, clasificación y síntomas

La mastitis es una inflamación de la mama que por lo general es causada por una infección.
Puede afectar a cualquier mujer, aunque es más común durante los primeros 6 meses de lactancia.
Por esta razón, la mastitis suele ser una enfermedad asociada a la lactancia materna.

Puede causarle fiebre y mucho cansancio a una madre primeriza y muchas mujeres dejan de amamantar por completo.

Por lo general, la lactancia materna ayuda a curar la infección y la leche materna no le hace daño al niño.

La mastitis:

  • Suele ser unilateral, pero en casos raros puede ser bilateral
  • En las mujeres que no amamantan es más común entre las fumadoras
  • Es una enfermedad muy rara en los hombres

 

Tipos de mastitis

Mastitis aguda
Los síntomas son recientes y se caracteriza por:

Hay dos tipos principales de mastitis aguda:

Mastitis no infecciosa

  • Inflamatoria: asociada con la lactancia materna. En esta fase no hay ninguna infección, por tanto, hay algunas zonas hinchadas y enrojecidas debido a la acumulación de leche debido a una obstrucción de uno o varios conductos galactóforos. El tratamiento tendría que comenzar en esta fase para evitar complicaciones.
  • Traumática: puede desarrollarse tras una caída, cirugía o golpe que lesiona los tejidos de la mama.

Mastitis infecciosa

  • Infecciosa: cuando las bacterias penetran en la mama (por ejemplo debido a las fisuras en el pezón), se desarrolla una infección y se forman grandes zonas hinchadas, doloridas, enrojecidas y calientes.

La bacteria que con mayor frecuencia causa mastitis infecciosa es el Staphylococcus aureus, y con menor frecuencia el Streptococcus y el E. coli. En caso de infección grave, puede contener sangre. Hay que actuar rápido.

En las mamas se pueden formar abscesos (bolsas llenas de pus). La secreción de los abscesos está infectada, densa, tiene un olor desagradable y puede salir por el pezón.

 

Clasificación de la mastitis según la causa

  • Mastitis neonatal: es un término general para indicar una enfermedad del tejido mamario del recién nacido, como la hipertrofia, la congestión mamaria, las secreciones o la inflamación, con o sin supuración (pus). Puede desarrollarse en los recién nacidos (hombres y mujeres) durante las primeras semanas de vida. Se trata de un fenómeno frecuente y desaparece por sí solo al cabo de unos días.
  • Mastitis puberal. Puede desarrollarse en las niñas (por lo general, de entre 10 y 13 años de edad) que están en las primeras etapas de la pubertad. Un exceso de estrógenos puede provocar episodios de mastitis.
  • Mastitis linfocítica (o mastopatía diabética): es un nódulo fibroso en el que está presente una alta concentración de linfocitos dentro y alrededor de los lóbulos, conductos y vasos sanguíneos. Es una enfermedad que afecta a las mujeres con diabetes mellitus.
  • Mastitis puerperal. es la forma más común de mastitis y ocurre tras el parto, cuando la mujer comienza a amamantar al bebé. Este tipo de mastitis está causada por estasis de la leche materna (mastitis por estancamiento): se trata de una obstrucción local que afecta a uno o a varios lóbulos de la mama y puede formar un nódulo doloroso en el órgano. Se forma durante los primeros cuatro meses de lactancia debido a varios factores, como: reducción del amamantamiento, infecciones por las fisuras o abrasiones.

 Clasificación según el mecanismo de formación de la mastitis

  • Mastitis intersticial: es una inflamación del estroma (tejido conectivo) de la glándula mamaria.
  • Mastitis parenquimatosa o glandular: es una inflamación que puede afectar a toda la glándula mamaria.
  • Mastitis supurativa: es una infección piogénica (que produce pus) de la mama
  • Mastitis flemonosa o con abscesos: es una infección de la mama que provoca la formación de un absceso mamario, suele ser causada por el estafilococo dorado.

Mastitis subaguda
La mastitis subaguda se deriva de la mastitis aguda o de una forma más leve de mastitis y se caracteriza por:

Puede ser de dos tipos:

  1. Infecciosa. Es la continuación o convalecencia de una mastitis aguda infecciosa. El tratamiento con antibióticos que se recomienda en esta fase tiene dos objetivos: uno curativo, para eliminar la infección de la mama, y otro preventivo, para prevenir una recidiva o una lesión crónica de la mama.
  2. Clínica: nunca ha pasado a través de la fase aguda, los síntomas son pocos o ausentes y el estado de salud general no parece estar afectado, sólo hay nódulos sin hinchazón.
    A pesar de que los síntomas son leves, si esta mastitis no se trata puede provocar recidivas recurrentes con la presencia de estafilococos y un alto nivel de leucocitos.
Anatomia del seno, mastitis

Anatomía del seno

Mastitis crónica
Después de que se han producido varias recidivas de la mastitis de mama, es posible tener:

  • Hinchazón constante
  • Endurecimientos
  • Inflamación nodular del pezón
  • Disminución de la producción de la leche

La mastitis crónica se divide en:

    • Mastitis tuberculosa: causada por la infección por Mycobacterium tuberculosis. Se manifiesta a través de la formación de una úlcera en la piel de los senos y de la inflamación de los ganglios linfáticos de la axila.
    • Mastitis sifilítica: causada por la infección por Treponema pallidum, la bacteria que causa la sífilis. Puede manifestarse como: ulceración en caso de sífilis primaria, mastitis aguda en caso de sífilis secundaria; un nódulo duro en caso de sífilis terciaria. Se requiere un diagnóstico diferencial con el cáncer de mama.
  • Mastitis periductal o de células plasmáticas: es una enfermedad crónica de la mama. Está causada por una ectasia (dilatación) de los conductos galactóforos detrás de la auréola del pezón.
    Regularmente, se producen episodios de inflamación en los que los conductos se llenan de una secreción serosa y verdosa (a veces con rastros de sangre), formada por células plasmáticas (linfocitos y macrófagos) y células que recubren los conductos.
  • Mastitis carcinomatosa o carcinoma inflamatorio de mama
    La mastitis carcinomatosa es un cáncer invasivo o infiltrante que implica los vasos linfáticos del seno y a los ganglios linfáticos de la piel. Es un tumor bastante raro y agresivo y los síntomas pueden confundirse con los de la mastitis (benigna).
    La piel se inflama y se vuelve gruesa, con una apariencia de piel de naranja.

¿Cuáles son las causas de la mastitis durante la lactancia?

A menudo, la mastitis es causada por una acumulación de leche en la mama ya se produce en exceso rápidamente, por lo que no es posible eliminarla (estasis de la leche).
La estasis de la leche puede ocurrir cuando, al alimentarse, el niño no está tomando suficiente leche del pecho.
Esto también puede ocurrir porque:

  • El niño no se agarra correctamente (succión ineficaz).
    Si el niño no logra agarrarse bien al seno de la madre, puede causar dolor, fisuras en el pezón y dificultades para la lactancia materna.
    Esto puede causar una congestión, una estasis de la leche y luego la mastitis.
    Si el niño prefiere una mama más que la otra, se puede desarrollar una mastitis.
  • El amamantamiento es demasiado breve y no se consigue drenar la leche del seno.

Otras causas de la estasis de la leche que conducen a la mastitis:

  • Acumulación de leche materna que no vuelve a la normalidad, tal vez porque el niño ha dormido toda la noche.
  • Alimentación en la que hay un largo intervalo entre las comidas.
  • Presión sobre las mamas causada por la ropa estrecha, sujetador apretado, la posición en la que se duerme o un cinturón de seguridad.
  • Herida en la mama

A veces, la estasis de la leche puede empeorar y convertirse en una mastitis infecciosa.
Esto puede ocurrir en caso de fisuras del pezón.
Una infección se puede propagar a través de la fisura del pezón en el sistema linfático de la mama.

Las probabilidades de desarrollar una mastitis son más altas al ser madre por primera vez, pero también las madres con una experiencia previa de lactancia pueden desarrollar la enfermedad.
La mastitis puede ocurrir en cualquier momento durante la lactancia. Sin embargo, es más frecuente en el primer trimestre, especialmente en la segunda o tercera semana cuando la madre se está acostumbrando a la lactancia.
Si el bebé tiene anquiloglosia puede tener problemas de agarre al pezón

 

Síntomas de la mastitis de mama

La mastitis puede causar algunos síntomas del cáncer de mama, de los quistes de mama o del fibroadenoma, pero hay algunas diferencias.
Con la mastitis, los signos y los síntomas pueden aparecer de repente y pueden incluir:

  • Dolor de mama o sensación de calor al tacto
  • Malestar
  • Seno hinchado
  • Dolor o una sensación de ardor continuo durante la lactancia
  • Enrojecimiento de la piel, a menudo en una forma de cuña, con la punta hacia el pezón
  • Fiebre de 38,3° C o más

Aunque la mastitis se produce generalmente en las primeras semanas de la lactancia materna, puede ocurrir en cualquier momento durante la lactancia. La mastitis causada por la lactancia materna tiende a afectar a una sola mama, no a ambas.

 

Mastitis de mama: diagnóstico, prevención y remedios