Quistes en los senos: causas, tipos y síntomas

Un quiste en el seno puede aparecer como un nódulo, pero después de un examen se puede observar que la hinchazón es un saco pequeño, inocuo y lleno de líquido en lugar de un nódulo de mama canceroso.

Los quistes son una de las causas más frecuentes de la formación de un nódulo de mama y se pueden desarrollar en una o en ambas mamas.

Se cree que se desarrollan naturalmente durante los cambios del seno a medida que la persona crece, debido a las variaciones de niveles hormonales. No es raro tener más de un quiste.
A menudo, son pequeños nódulos con las siguientes características:

  1. Redondos/ovales
  2. Con márgenes bien definidos
  3. Móviles

Por lo general, un quiste en el seno se siente como un grano de uva o un globo lleno de agua.
Es importante examinar la consistencia que puede ser:

  • Tensa-elástica, en caso de quiste
  • Sólida, en caso de tumor

Puesto que son formaciones benignas, los quistes no están vascularizados.

La mastopatía fibroquística es una enfermedad del seno caracterizada por la formación de:

  1. Zonas con fibrosis
  2. Nódulos
  3. Quistes

Esta enfermedad no es grave o maligna (cancerosa).
La mastopatía fibroquística en el seno es la causa más frecuente del “seno hinchado” en las mujeres.
La mastopatía afecta principalmente a las mujeres de entre 30 y 50 años y por lo general puede retroceder después de la menopausia.

 

¿Cómo se forman los quistes en el seno?

El seno está formado por:

  1. Una parte glandular (lóbulos y ductos)
  2. Tejido adiposo
  3. Tejido conectivo fibroso

Los quistes se forman en los conductos (pequeños tubos) que transportan la leche hacia los pezones.

No se conoce con exactitud la causa de la formación de los quistes en el seno.
Los investigadores creen que pueda estar causado por el desequilibrio entre los niveles de estrógenos y progesterona.

Los niveles de estrógenos permanecen inalterados, pero suele producirse una disminución de la progesterona en la segunda fase del ciclo menstrual.
El exceso relativo de estrógenos provoca la proliferación de:

  • Células epiteliales e intersticiales del tejido conectivo
  • Ductos galactóforos

Los quistes son la consecuencia de la obstrucción y la acumulación de líquido.
Fuente: Jakubowska A, Grajewska-Ferens M, Brzewski M, et al. Diagnostyka ultrasonograficzna ginekomastii wieku rozwojowego. Endokrynol Pediatr. 2005;4(130):9–16.

Los tejidos del seno sufren variaciones durante toda la vida de una mujer y la mayoría de estos cambios dependen de las hormonas.

 

Quistes en los senos – ¿Quiénes están afectados?

Los nódulos de mama pueden aparecer a cualquier edad:

  • Los recién nacidos pueden tener nódulos mamarios relacionados con los estrógenos de la madre. En general, el nódulo desaparece por sí solo con el tiempo. Les puede pasar tanto a los hombres, como a las mujeres.
  • Las niñas a menudo desarrollan los quistes justo antes del inicio de la pubertad. Estas formaciones pueden ser dolorosas. Estos quistes son comunes cerca de los 9 años en caso de telarquia precoz (desarrollo de las glándulas mamarias), pero pueden formarse desde los seis años en adelante.
  • Según un estudio publicado en pubmed – Breast cysts in adolescents – diagnostics, monitoring, treatment – realizado en 42 adolescentes  (36 mujeres y 6 hombres) con quistes mamarios con dimensiones de 5mm a 30 mm, 30 de los jóvenes tenían trastornos menstruales. Cinco mujeres adolescentes con un quiste grande se sometieron a una intervención de incisión y drenaje. En el seguimiento de 2 años, los quistes de 30 jóvenes mujeres desaparecieron, aunque solo 5 de esas mujeres se sometieron a una terapia hormonal (progesterona), debido a que padecían quistes recurrentes y trastornos menstruales.
  • Los nódulos en el seno en una mujer adulta causan inquietud, aunque la mayoría de estas formaciones resulta ser benigna.

 

¿Los quistes en los senos son peligrosos? ¿Pueden convertirse en un tumor?

Casi todos los quistes en el seno se identifican como “quistes simples” por la ecografía y son benignos, por lo tanto no se vuelven cancerosos.
Se estima que 1 de cada 1.000 quistes puede convertirse en un tumor (por lo general son benignos).
Este tipo de cáncer de mama se puede detectar con la ecografía en la mayoría de los casos.
Las mujeres con quistes simples no conllevan un alto riesgo de cáncer en el seno y carcinoma ductal, aunque este riesgo puede ser un poco más alto si hay una historia familiar de cáncer de mama (madre, hermana o hija).

Los quistes complejos son formaciones mamarias formadas por componentes:

  1. Anecoica (quísticas)
  2. Ecogénicas (sólidas, por ejemplo las calcificaciones o los nódulos)

Los quistes complejos pueden ser:

  1. Benignos (absceso, hematoma, necrosis grasa, mastopatía fibroquística, tumor filoide, papiloma)
  2. Maligna (carcinoma papilar, tumor necrótico, carcinoma ductal in situ, metástasis)

Fuente: sciencedirect 

No se debe confundir este tipo de quistes con los quistes complicado.
Los quistes complicados son benignos, pero pueden provocar complicaciones, como:

  • Hemorragia
  • Infección
  • Ruptura
  • Formación de tumor, en casos muy raros, aproximadamente en el 0,4% de los casos

Fuente: Daly CP, Bailey JE, Klein KA, Helvie MA  – Department of Radiology, TC2910R, University of Michigan Health System, 1500 E Medical Center Drive, Ann Arbor, MI 48109-0030, USA

 

Causas de los quistes en el seno

Cada mama contiene lóbulos de tejido glandular, dispuestos como los pétalos de una margarita.
Los lóbulos se dividen ulteriormente en lobulillos más pequeños que producen la leche durante el embarazo y la lactancia.
Los pequeños conductos llevan la leche al pezón.
El tejido de soporte que da a la mama su forma está constituido por:

  1. Tejido adiposo
  2. Tejido conectivo fibroso

Los quistes en el seno se desarrollan cuando hay un crecimiento excesivo de las glándulas y del tejido conectivo que bloquean los conductos glactóforos.

Los quistes son la consecuencia de la acumulación de líquido en las glándulas mamarias.
No hay que confundir los quistes con la mastitis, que es una obstrucción de los conductos glactóforos y causa una inflamación.

 

Tipos de quistes en los senos

  • Los microquistes (miden menos de 0,4 cm) son demasiado pequeños para ser detectados con la palpación, pero se pueden ver durante los exámenes, como la mamografía o la ecografía.
  • Los macroquistes (miden más de 2 cm) son lo suficientemente grandes para ser detectados y pueden crecer hasta unos 3 cm o 5 cm de diámetro. No siempre causan síntomas, incluso si son grandes.

 

Síntomas de los quistes en el seno

Los signos y los síntomas de los quistes en el seno pueden ser:

  • Un nódulo de mama redondo u oval, liso, móvil y con bordes definidos (por lo general significa que es benigno).
  • Dolor de mama o dolor en la zona del nódulo en el seno que empeora justo antes del ciclo. Esto ocurre si el quiste mide por lo menos 2 cm y ejerce presión sobre los tejidos cercanos de la mama.
  • Secreciones del pezón de color claro, amarillo, pajizo o marrón oscuro.
  • Aumento del tamaño del nódulo en el seno antes de la menstruación
  • Reducción del tamaño de la hinchazón de mama y desaparición de los demás signos y síntomas después del ciclo menstrual.

Los quistes no causan fiebre.

 

¿Cómo reconocer un quiste en el seno?

Diagnóstico de los quistes en el seno
Por lo general los quistes se detectan:

  • Durante la autoexploración de mamas cuando se siente un nódulo en el seno
  • Por casualidad, durante una mamografía (rayos X del seno) de detección de rutina.
    En algunos casos son incluso visibles desde el exterior a simple vista.

Durante la autoexploración:

  • El quiste puede sentirse al palpar el seno cuando mide más de 0,5 cm
  • La paciente puede sentir dolor si el quiste mide más de 2 cm
ecografía, quiste, seno

Ecografía de un quiste en el seno

Ecografía del seno
El primer examen al que hay que someterse en caso de un nódulo con consistencia blanda es la ecografía.
La ecografía es un examen confiable para el diagnóstico del quiste, debido a que permite diferenciar los nódulos sólidos de los quistes llenos de líquido.

Algunos quistes son más densos, ya que contienen células de descamación o la hemosiderina, por lo tanto no son cancerosos.
Los nódulos malignos tienen bordes irregulares y desiguales, mientras que el quiste es más redondeado.

Características del nódulo que se observan en la ecografía

Benigno Maligno
Forma Redondeada / ovalada Irregular
Color Negro (hipoecogénico) Gris (hiperecogénico / dishomogéneo)
Márgenes Definidos
y delgados
Indefinidos, irregulares
y más gruesos
Halo hiperecogénico Ausente Presente
Sombra acústica Laterales Posterior
Pared posterior reforzada * Presente Ausente
Relación entre el diámetro
longitudinal / trasversal
<0,5 >1
Comprimible
(reducción de
por lo menos
20% del diámetro)
Si No

*La pared posterior reforzada significa un aumento del eco en la parte posterior de la lesión.

La ecografía es importante en las mujeres jóvenes (20 y 30 años) debido a que el seno está formado sobre todo por tejido glandular, por lo que realizar una mamografía no resulta eficaz.
La mamografía es eficaz cuando en el seno hay un alto porcentaje de tejido graso, es decir, después de los 40 años.

La ecografía permite conocer el tamaño del quiste.
Esta medida permite comparar el las dimensiones del tumor a través de exámenes sucesivos, para saber si ha crecido o si se ha reducido.

¿Es mejor una mamografía o una ecografía?
Ninguno de estos exámenes es mejor o peor que el otro:

  1. La ecografía está indicada para las mamas con una gran cantidad de tejido glandular
  2. La mamografía es eficaz si la composición de la mama consiste principalmente en tejido adiposo

En la ecografía y en la mamografía:

  1. El tejido glandular se muestra de color claro o blanco
  2. El tejido adiposo se muestra de color negro

En la mamografíase observa el nódulo de color blanco, por lo tanto, este examen permite observar mejor la masa en una imagen negra (gran cantidad de tejido adiposo).
Por el contrario, en la ecografíael nódulo aparece de color negro, por lo tanto, resalta en una imagen blanca (el seno tiene una gran cantidad de tejido glandular).

La biopsia es un examen que consiste en tomar una muestra de tejido para analizarlo en el laboratorio. Se realiza sólo si en los exámenes preliminares (mamografía y ecografía) se ha detectado una masa sospechosa.

El diagnóstico diferencial debe considerar la posibilidad de que se trate de fibroadenoma.

 

 

Quistes en los senos: tratamiento y remedios naturales