Retinopatía diabética: tratamiento y pronóstico

Remedios naturales para la retinopatía diabética

Entre los remedios naturales, la alimentación es el más importante para reducir la glucemia en la sangre, hay que evitar los cereales (pasta, pan, arroz, espelta, etc.) y los dulces, especialmente los que contienen gluten.

  • De acuerdo con la medicina convencional, se puede comer cereales integrales y hay que reducir: dulces, patatas y frutas, especialmente plátanos, higos y uvas.
  • De acuerdo con la dieta del grupo sanguíneo, los alimentos que hay que evitar incluyen: cereales (incluso los integrales), productos lácteos y la carne de cerdo, a parte de estos alimentos, cada individuo puede elegir los alimentos permitidos según su grupo sanguíneo.
  • De acuerdo con la dieta vegana/de alimentos crudos, la fruta no crea ningún problema, ya que tiene un índice glucémico bajo y que contiene una gran cantidad de fibra. Los alimentos que causan la diabetes son todos los cereales, los dulces, los alimentos procesados y precocinados.

 

Tratamiento para la retinopatía diabética

Retinopatía diabética no proliferiativa
En caso de retinopatía diabética no proliferativa, puede ser suficiente un tratamiento temprano de la enfermedad.
El médico debe revisar a menudo los ojos del paciente para determinar si es necesario un tratamiento.

En presencia de una acumulación de líquido (edema) en la mácula, el médico prescribe la terapia con láser de fotocoagulación de la retina para reducir el edema y retrasar el empeoramiento de la enfermedad.

Fármacos para la retinopatía diabética

El Factor Endotelial Vascular de crecimiento (VEGF por sus siglas en inglés) son sustancias producidas naturalmente por las células del cuerpo.

Son importantes para el crecimiento de vasos sanguíneos normales, durante la cicatrización de la herida y para la formación de nuevos vasos sanguíneos para restablecer el suministro de oxígeno en las zonas en que hay una deficiencia de oxígeno.

Las inyecciones contribuyen a reducir el edema macular (hinchazón) que se produce debido al sangrado de los nuevos vasos.
Por lo tanto, es absolutamente necesario mantener la enfermedad bajo control (por ejemplo, tratar la diabetes), aunque el paciente esté teniendo inyecciones anti VEGF, porque estas no curan la diabetes.
Además, dado que el efecto de las inyecciones es breve, puede ser necesario aplicar inyecciones adicionales cada 4 o 6 semanas para obtener un efecto más duradero.

Ranibizumab (Lucentis) es un fármaco que contiene un fragmento de anticuerpo que se une y neutraliza todas las formas activas de las moléculas de VEGF.

Retinopatía diabética avanzada
En casos de retinopatía diabética proliferativa, es necesario un tratamiento quirúrgico.
Dependiendo de los problemas específicos de la retina, las opciones de tratamiento pueden ser:

  1. Fotocoagulación con láser focal
  2. Fotocoagulación con láser panretiniana
  3. Vitrectomía

Fotocoagulación con láser focal
Este tratamiento con láser puede interrumpir o ralentizar el sangrado y la secreción de líquidos en las zonas del ojo seleccionadas durante la angiografía con fluoresceína de la retina.
Este tratamiento se realiza cuando los daños se limitan a pequeñas áreas que miden unos micrón de diámetro.

El tejido tratado con el láser no produce el factor de crecimiento que provoca la formación de nuevos vasos sanguíneos.
La fotocoagulación con láser:

    • Se realiza en la clínica oculística o en el consultorio médico.
    • Durante este procedimiento, se quema el tejido afectado con el láser.
    • Generalmente, el tratamiento con láser focal se aplica una sola vez. La visión será borrosa aproximadamente por un día después de la cirugía.
  • A veces, se notan manchas pequeñas en el campo visual como consecuencia del tratamiento con láser.
  • Normalmente, las manchas desaparecen al cabo de pocas semanas.
  • Si antes de la cirugía la vista era borrosa por la hinchazón de la mácula central, es posible que no se tenga éxito en la recuperación completa de la visión.
  • En algunos casos, la visión no mejora.

Fotocoagulación con láser panretiniana
El tratamiento con láser llamado fotocoagulación panretiniana puede reducir los vasos sanguíneos anómalos.
El médico realiza la fotocoagulación panretiniana cuando la zona que debe ser tratada es extensa, el tratamiento también se puede realizar en toda la retina.

  • Se realiza en un consultorio médico o en una clínica.
  • Durante este procedimiento, las zonas de la retina lejanas de la mácula se queman con el láser.
  • Las quemaduras causan la cicatrización y la contracción de los vasos sanguíneos anómalos.
  • El tratamiento con láser realiza en dos o más sesiones. La visión será borrosa durante el día siguiente después de la terapia.
  • Después del procedimiento puede haber una pérdida parcial de la visión periférica o de la visión nocturna.

Vitrectomía
Este procedimiento se puede realizar para evitar que se produzca el desprendimiento de la retina eliminando la sangre del centro del ojo (cuerpo vítreo) y el tejido de cicatricial que tira de la retina.
La vitrectomía:

    • Se realiza en un hospital bajo anestesia local o general.
    • Durante el procedimiento, el médico realiza una pequeña incisión en el ojo.
    • El tejido cicatricial y la sangre en el ojo se eliminan y reemplazados con una solución salina que ayuda a mantener el volumen y la presión normal del ojo.
  • A veces, es necesario bombear una burbuja de gas en la cavidad orbital para ayudar a adherir la retina.
    Si se bombea una burbuja de gas en el ojo, el paciente puede tener que mantener la cabeza hacia abajo hasta que se disipe el gas, esto se puede tardar varios días.
  • Es necesario llevar un vendaje sobre los dos ojos y aplicarse colirios antibióticos por unos días o semanas.
  • La vitrectomía puede ser seguida o acompañada por un tratamiento con láser.

Por lo general, la cirugía retrasa o detiene la progresión de la retinopatía diabética, pero no es una cura definitiva.
Dado que la diabetes es una enfermedad de por vida, en un futuro puede causar daños adicionales a la retina y pérdida de la visión. Incluso después del tratamiento para la retinopatía diabética son necesarios exámenes oculares con regularidad.

 

Pronóstico de la retinopatía diabética

En la mayoría de las personas, la retinopatía no-proliferativa progresa hacia formas más graves de esta enfermedad.
Si no se cura, el 50% de las personas con retinopatía proliferativa perderán la visión dentro de 2 años y el 90% corren el riesgo de perder la visión después de 10 años.
Los pacientes se sometieron a un tratamiento tienen un riesgo moderado de perder la visión o el riesgo se reduce de 30% a 15% en los 3 años siguientes.
Las personas que se someten a la fotocoagulación panretinal que tienen un riesgo muy alto de perder visión reducen este riesgo del 50% en comparación con las personas que no han sido tratadas en esta fase.

La dieta para los diabéticos es crucial para evitar picos de glucemia que provocan daños adicionales a la retina.

Artículos Relacionados: