Síndrome de Gilbert: diagnóstico, tratamiento y alimentación

Diagnóstico del síndrome de Gilbert

Se sospecha el síndrome de Gilbert cuando el paciente tiene niveles altos de bilirrubina no conjugada sin ninguna causa aparente.
Para asegurarse de que no haya otra causa clínica, el médico puede prescribir:

Los niveles de bilirrubina en la sangre pueden cambiar rápidamente, por lo que se recomienda repetir los exámenes por lo menos un par de veces.
El análisis del ADN en el laboratorio puede confirmar el diagnóstico realizado, sin embargo las pruebas genéticas no siempre están disponibles ni son necesarias.
Los valores de las otras enzimas hepáticas (gamma-GT, AST y ALT) no se ven alteradas.

 

Síndrome de Gilbert en recién nacidos y niños

Los bebés producen más bilirrubina que los adultos, porque sus glóbulos rojos tienen una vida más breve y por tanto la sustitución de estas células es más rápida.
Como consecuencia, en los bebés mueren más células rojas que en los adultos, por lo que, al descomponerse estas células, se forma una mayor cantidad de bilirrubina en la sangre.
Por consiguiente, los niños tienen ictericia neonatal fisiológica, pero si además padecen el síndrome de Gilbert, la situación se vuelve aún más grave.

 

¿Cuál es el tratamiento para el síndrome de Gilbert?

El síndrome de Gilbert no requiere ningún tipo de tratamiento.
Las personas con síndrome de Gilbert llevan una vida normal y sana.
Esta enfermedad no afecta a la esperanza de vida.
A veces, puede manifestarse una ictericia leve durante breves períodos, si bien no provoca ningún problema de salud.
Los barbitúricos pueden reducir temporalmente la ictericia, pero tienen efectos secundarios importantes, por lo que es mejor hablar con el médico.

En caso de síndrome de Gilbert, se recomienda evitar los siguientes medicamentos:

  • Atazanavir e Indinavir (utilizado para el tratamiento de la infección por VIH).
  • Gemfibrozilo (agente reductor del colesterol).
  • Estatinas (grupo de fármacos que se emplean para reducir el colesterol) administradas con Gemfibrozilo.
  • Irinotecán (utilizado para el tratamiento del cáncer intestinal avanzado).

 

Dieta y alimentación para el síndrome de Gilbert

  • Se deben introducir en la dieta:
    • Legumbres
    • Frutos secos
    • Semillas
    • Frutas
    • Verduras
    • Remolachas
    • Rlcachofas
    • Zanahorias
    • Cúrcuma
    • Lecitina.
      El 40% de la dieta debería consistir en frutas y verduras crudas (especialmente verduras de hoja verde).
  • Beber ocho vasos de agua al día, o si se prefiere agua con limón.
  • Evitar el consumo de alimentos elaborados y refinados, azúcares refinados, alimentos ricos en grasas, alimentos fritos, comida “basura”, café, té y refrescos. Evitar comer en exceso y optar por pequeñas comidas regulares.
  • Evitar las margarinas y productos similares obtenidos a partir de grasas hidrogenadas.
  • Evitar el consumo de alimentos fritos y grasos.
  • Evitar los edulcorantes artificiales.

 

Síndrome de Gilbert: causas y síntomas