Remedios para la tortícolis

¿Qué es la tortícolis?

La tortícolis es un problema caracterizado por el bloqueo de los movimientos del cuello hacia un solo lado (derecho o izquierdo) y hacia atrás.

Girar y doblarse hacia el lado sano es posible y no causa ningún dolor en el cuello.

Normalmente, las personas se despiertan por la mañana con el cuello rígido o   bloqueado, pero la noche anterior no tenían síntomas.


 

Cervical, tortícolis, muscular, flexión, dolor
Tortícolis en lado derecho
© Arman Zhenikeyev – Fotolia.com

Una tortícolis puede ir acompañada por dolor de cabeza, dolor cervical y en el hombro.

La persona debe rotar todo del cuerpo para girarse hacia el lado afectado.

Por lo general, los síntomas duran desde unos días hasta una semana y pueden causar dolor en el cuello que varía de ligeramente molesto a extremadamente doloroso y limitante. Mientras algunos casos de fuerte rigidez en el cuello son el signo de una enfermedad grave, la mayoría de los episodios agudos de dolor o rigidez del cuello se curan rápidamente gracias a la capacidad de recuperación de la columna cervical.

 

Clasificación

 

La tortícolis puede ser:

  • congénita miógena, es causada por el acortamiento del músculo esternocleidomastoideo que provoca la inclinación lateral hacia un lado y la rotación en la dirección opuesta. El tratamiento es quirúrgico;
  • congénita ósea , se observa entre los recién nacidos y es causada por la fusión entre atlas y occipital, por la enfermedad de Klippel-Feil u otras anomalías óseas. El tratamiento implica el uso de un collar;
  • Adquirida, puede ser causada por una inflamación (tuberculosis, reumatismos, abscesos, por un traumatismo o un tumor. La tortícolis ocular forma parte de este tipo, en este caso la postura del cuello cambia cuando se cubre un ojo.

 

 

Las tortícolis neurógena pueden ser causada por una hemorragia intracraneal o por la siringomielia.

 

Además de estos tipos de tortícolis más graves, los adultos y especialmente los niños sufren a menudo de este problema a causa de contracturas musculares.

 

 

Las causas más frecuentes de una tortícolis de tipo muscular son:

  • La fatiga muscular es la causa más común de tortícolis, en la práctica es un esguince o una contractura muscular, en particular del músculo elevador de la escápula. Situado en la parte posterior del cuello, el elevador de la escápula conecta la columna cervical al hombro.

El músculo elevador de la escápula puede estar tenso o extendido mientras se   realizan muchas actividades de la vida diaria

  • Dormir en una posición que extiende los músculos del cuello.
  • Lesiones deportivas que causan un desgarro en el cuello.
  • La mala postura, como por ejemplo estar doblados mientras se mira la pantalla del ordenador.
  • El estrés excesivo puede causar tensiones musculares en el cuello.
  • Mantener el cuello en una posición anormal durante un largo período, como por ejemplo por ejemplo colocar un teléfono entre el cuello y el hombro.
  • El frío.
  • Dormir con el aire acondicionado o el ventilador.
  • La almohada demasiado alta.

 

 

Una tortícolis junto con fiebre alta, dolor de cabeza, náusea, vómito, somnolencia y ganglios linfáticos hinchados, puede indicar una meningitis, es decir, una infección bacteriana que causa la inflamación de las membranas protectoras que rodean el cerebro y la médula espinal. Otras infecciones pueden causar síntomas de tortícolis como la del meningococo, una infección en la columna cervical. Cuando una tortícolis va acompañada por fiebre, hay que acudir inmediatamente al médico para comprobar esta posibilidad.

 

Muchos problemas de la columna cervical pueden causar rigidez en el cuello. La rigidez puede ser una reacción al problema subyacente de la columna vertebral. Por ejemplo, una hernia de disco o la artrosis cervical puede causar la rigidez.

Dado que las estructuras nerviosas de la columna vertebral cervical están todas interconectadas, un problema en cualquier área puede causar espasmos y / o rigidez muscular.

 

Síntomas de la tortícolis

 

Como regla general, use aconseja consultar a un médico si los síntomas de la tortícolis no desaparecen después de una semana. Hay que ir inmediatamente a urgencias si la rigidez del cuello es causada por un traumatismo o si hay otros síntomas molestos como una fiebre alta.

La mayoría de nosotros ha tenido al menos un episodio de tortícolis en la vida, normalmente, no hay nada de qué preocuparse. En la mayoría de los casos, los tratamientos médicos no son necesarios, hay muchas maneras de aliviar los síntomas y ayudar el cuello a sanar.

La rigidez es a menudo causada por el estrés o contracturas musculares de la zona, el tratamiento sirve para relajar los músculos y recuperar la flexibilidad del cuello.

Generalmente, el dolor es muy fuerte y repentino, pero no se siente al estar parados en una posición que no extiende los músculos contraídos.

Por lo general, la tortícolis no causa hinchazón o enrojecimiento.

 

 

Terapia y remedios naturales

 

En la mayoría de los casos, una tortícolis es un problema de tipo agudo y sana sin tratamientos dentro de pocos días, una tortícolis crónica es muy rara.

 

Descanso y suporte para el cuello

Una manera de aliviar la tortícolis es relajar los músculos. Es posible beneficiarse del uso de un collar cervical blando, disponible en todos los establecimientos de salud, o se puede realizar un suporte similar en casa. Colocar una toalla enrollada en el cuello de la camisa o a lo largo del cuello y conectar los extremos para mantenerla apretada al cuello. Para una mejor postura en la cama, es mejor dormir de lado con una almohada para la cabeza y otra pequeña entre las rodillas para soportar la columna vertebral.

Evitar dormir sin almohada o con dos almohadas.

El cuello necesita descansar hasta que el dolor desaparezca. Esto significa que hay que evitar cualquier actividad que podría endurecer aún más los músculos. Evitar correr, nadar en la piscina y otros deportes que causan fuertes tensiones en el cuello. Deportes como el golf pueden causar rápidas torsiones y esfuerzos excesivos, es mejor tomar un descanso hasta la completa recuperación.

Tratar de no levantar objetos pesados incluso las cosas que se encuentran en el patio,       porque puede causar la contracción de los músculos y por lo tanto agrava la contractura ya existente.

 

 

 

 

¿Mejor el frío o el calor?

 

Si el dolor en el cuello es causado por una lesión, aplicar hielo envuelto en una toalla puede ayudar a reducir la inflamación y facilita la curación.

Aplicar el hielo durante 20 minutos a la vez, 3/4 veces al día.

 

 

 

Si la tortícolis es causada por una contractura muscular, hay que calentar el cuello para acelerar el proceso de curación del cuerpo.

Entre los remedios rápidos hay una ducha de agua caliente o la aplicación de agua caliente en el cuello para ayudar a relajar los músculos.

 

Masaje y estiramiento

 

Un masaje puede ayudar a aflojar los músculos y disminuir la rigidez, pero se debe realizar con mucho cuidado. El masaje debe ser muy ligero, se debe concentrar en la relajación y no se debe utilizar para eliminar la tensión muscular con maniobras de amasamiento.

Mover el cuello lentamente hacia arriba, hacia abajo y de lado para estirar los músculos. Poner estrés adicional en los músculos del cuello puede empeorar el problema, por lo tanto no hay que mover el cuello demasiado rápido, y hay que evitar todas las actividades que empeoran los síntomas.

El masaje es una terapia segura también durante el embarazo o la lactancia.

 

 

Tratamientos a base de plantas

 

Los medicamentos naturales pueden ser de gran ayuda para relajar los músculos rígidos. Se puede tratar de extender hierbas aromáticas o aceites como: menta, tomillo, caléndula o milenrama, o es útil poner una pomada de árnica o de garra del diablo.

Para preparar el aceite de masaje terapéutico, calentar unas gotas de aceite de aromaterapia en una cuchara junto con un aceite como el de oliva, aguacate o de semilla de uva. Una vez que el aceite esté listo, se puede poner sobre los músculos rígidos.

 

Medicamentos para el dolor

El dolor de tortícolis a menudo no desaparece inmediatamente después de los remedios mencionados, por lo tanto los analgésicos de venta libre como la aspirina o el Neobrufen pueden ser útiles.

Los antiinflamatorios no esteroideos como el Diclofenaco (Voltaren) y los analgésicos como el paracetamol (Efferalgan) deberían reducir el dolor muscular.

Se puede aplicar un parche que contiene el fármaco, o se puede extender una pomada o gel con ibuprofeno como el Ibuprofeno Farmasierra gel.

 

Los medicamentos ayudan a relajarse, por lo tanto son importantes porque cuando se experimenta mucho dolor es difícil mantenerse relajados.

 

 

Tratamiento para la tortícolis
Tratamiento para la tortícolis

El método McKenzie es ideal para tratar la tortícolis.

El fisioterapeuta intenta mover el cuello en la dirección bloqueada, antes colocando la cabeza del paciente sobre una almohada, luego quitándola.

De este modo, al final de la primera sesión ya se puede ver una clara mejora y en dos sesiones el paciente debería sanar completamente.

Algunos fisioterapeutas aplican el Kinesiotape para promover la relajación de los músculos.

 

 

Prevención de la tortícolis

Las personas que sufren regularmente de tortícolis deberían analizar los hábitos diarios para eliminar los factores de riesgo. El estrés, la mala postura, el frío y el viento pueden causar tensión y dolor en el cuello. Hay que tomarse el tiempo para relajarse o hacer algo que nos guste todos los días, aunque sólo sea durante unos minutos. Se tendría que permanecer lejos de corrientes de aire y llevar una bufanda cuando hace frío. El cuello y la columna vertebral necesitan un buen soporte durante el sueño, esto puede ayudar a aliviar la rigidez y es útil en la prevención del dolor cervical.

La mala postura se puede mejorar con un programa regular de estiramiento y de gimnasia postural. Es posible realizar muchos ejercicios también en el escritorio, en el autobús o viendo televisión durante unos minutos cada hora. Con un pequeño esfuerzo para mantener el cuello en una posición correcta, con el tiempo llegará a ser natural y espontáneo. Hay que posicionar la pantalla del ordenador a una altura que permita mantener el cuello recto y relajado. Evitar las actividades que sobrecargan el cuello, como colocar el teléfono entre la cabeza y el hombro.

 

 

¿Cuando hay que ir al médico?

En algunos casos, la rigidez del cuello es el síntoma de otra enfermedad y podría indicar la presencia de una lesión grave. Si el dolor de cuello no mejora dentro de una semana hay que ir al médico para ver si hay algo más grave que causa el dolor.

Cuando se sufre un accidente de coche u otro trauma, podría ocurrir el clásico latigazo cervical que causa daños a las vértebras del cuello. Podría ser necesaria una radiografía u otras pruebas diagnósticas para descartar una lesión grave. A menos que haya una fractura grave, no se recomienda un collar cervical para tratar este problema.

 

Si no se observa una mejoría rápida no hay que alarmarse, pero si el dolor y la rigidez no desaparecen, es probable que haya una enfermedad asociada y sirve un examen preciso del médico.

Si el dolor empeora, se extiende o va acompañado por otros síntomas, podría ser un signo de una enfermedad grave, por lo tanto hay que consultar a un médico inmediatamente.

Síntomas como dolor de cabeza, somnolencia, fiebre, sueño o confusión, junto con rigidez del cuello, pueden ser los síntomas de una enfermedad como la meningitis.

El dolor en el cuello y en el brazo puede ser causado por un ataque al corazón, especialmente cuando va acompañado por falta de aliento, náusea y sudoración excesiva. En estas situaciones hay que ir inmediatamente a urgencias.

 

 

 

¿Cuánto dura? ¿Cuándo desaparece? El pronóstico

 

En caso de contractura muscular que causa la tortícolis al despertar por la mañana, la duración media es de aproximadamente 2 días o 48 horas.

Si el problema es causado por una enfermedad grave, el tiempo de recuperación depende de cuando se hace el tratamiento.

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.

Deja un comentario