Otitis media – síntomas y diagnóstico

La otitis media es un problema caracterizado por la inflamación del oído medio, que está compuesto por:

  • Tímpano
  • Cadena osicular (martillo, yunque y estribo)

 

ÍNDICE

  • Aguda
  • Crónica
  • Causas
  • Factores de riesgo
  • Síntomas
  • Complicaciones
  • Diagnóstico
  • Tratamiento
  • Remedios naturales
  • ¿Cuánto dura? El pronóstico

 

Causas de la otitis media

La mayoría de las inflamaciones del oído medio están causadas por una infección de las vías respiratorias altas que se extiende hacia el oído medio.

La infección puede ser:

  • Viral
  • Bacteriana

La otitis media puede estar causada por:

 

Factores de riesgo para la otitis media en los niños

Los factores de riesgo son:

  • Temporada: otoño-invierno
    • Frío
    • Viento
  • Bebés prematuros
  • Niños pequeños porque tienen la trompa de Eustaquio más corta, por lo tanto la propagación de la infección es más probable
  • Además, estos niños no se suenan la nariz y por lo tanto el moco no es expulsado del cuerpo, sino que se acumula y puede llegar al oído
  • Niños con alergias o expuestos al humo del cigarrillo porque el humo puede irritar la trompa de Eustaquio
  • Niños que no son amamantados. La leche materna contiene anticuerpos que ayudan a combatir las infecciones
  • Niños que beben la leche del biberón y la tragan acostados. La leche puede entrar en la trompa de Eustaquio y aumenta el riesgo de una infección de oído

Otitis media, infección, pus, oído, niños

 

Síntomas de la otitis media aguda

Cada niño puede sentir los síntomas de manera diferente, sin embargo estos son los más comunes en caso de otitis media:

  • Irritabilidad inusual
  • Dificultad para dormir o quedarse dormidos
  • Dolor de oído muy fuerte y palpitante
  • Fiebre
  • Acúfenos (pitido o zumbido en el oído)
  • Pérdida de líquido de un oído
  • Discapacidad auditiva
  • Sensación de oídos tapados
  • Las secreciones que salen del oído pueden causar picor, pero este síntoma generalmente es causado por la otitis externa

De acuerdo con un estudio realizado por Stephan Lang y Benjamin Kansy del Department of Otorhinolaryngology, Head and Neck Surgery, University Hospital Essen, University Duisburg-Essen, Essen, Alemania, el niño también puede tener los ganglios linfáticos hinchados debido a la infección respiratoria.

Signos y síntomas de una otitis media aguda en el recién nacido
Aunque la historia de la otitis media aguda varía de acuerdo con la edad, una serie de características constantes se producen en los niños muy pequeños:
Los niños pequeños no hablan, pero hay signos que hacen entender que el niño sufre de otitis:

Algunos niños tienen secreciones del oído.

 

Complicaciones de la otitis media

Laberintitis
La laberintitis es la inflamación de los canales circulares en el oído interno, puede ser una complicación de la otitis media.

La laberintitis provoca:

  • Pérdida del equilibrio
  • Vértigo
  • Náuseas y vómito

Mastoiditis
La mastoiditis es la infección de una protuberancia ósea del hueso temporal, es decir el hueso que se encuentra detrás del oído.

Entre los síntomas hay:

  • Se puede formar un absceso (acumulación de pus) en el hueso
  • La piel detrás del oído puede estar enrojecida y muy dolorida

Se requiere un tratamiento con antibióticos para evitar otros problemas como la meningitis (infección de las membranas que recubren el cerebro).

Colesteatoma, tímpano, oído

Colesteatoma
El colesteatoma es un tejido epitelial (piel) que crece en el oído medio y en el hueso mastoideo.
Inicialmente, puede haber secreciones intermitentes con un olor fétido característico que procede del oído afectado por el colesteatoma. En un momento posterior, cuando el colesteatoma se agranda dentro del oído medio, puede causar:

  • Sensación de que el oído está lleno o de presión en el oído
  • Pérdida de la audición
  • Mareo debido a la implicación de los órganos de equilibrio en el mismo lado en el que se encuentra el colesteatoma

Entre las complicaciones del colesteatoma en las fases avanzadas hay:

  • Erosión de la cadena osicular
  • Mastoiditis
  • Laberintitis
  • Meningitis
  • Absceso cerebral o cerebeloso
  • Tromboflebitis de los senos venosos endocraneales o de la vena yugular interna
  • Parálisis facial

Después de diagnosticar esta enfermedad, es necesaria una evaluación urgente por un médico especialista, un otorrinolaringólogo.

 

Diagnóstico de la otitis media

El médico puede diagnosticar una infección de oído según los síntomas y el examen físico.

Examen físico
Para evaluar el oído, el médico usa un otoscopio, este instrumento dispone de una luz y una lupa en la punta.
El médico inserta el instrumento en el oído para observar el canal auditivo y la membrana timpánica.

Hay un tipo de otoscopio para evaluar la rigidez del tímpano, el otoscopio neumático.
Con el otoscopio neumático se sopla aire en el tímpano, si esta estructura no se mueve significa que está llena de líquido y, por lo tanto, hay un derrame de líquido.

Examen del oído con el otoscopio
La membrana timpánica es muy delgada y semitransparente, tiene un borde llamado anulus fibroso.
Con el otoscopio, el único hueso que se puede observar es el mango del martillo porque está incorporado en la membrana timpánica.
La rama larga del yunque se puede ver si la membrana del tímpano se observa:

  1. Perfectamente transparente
  2. No inflamada
  3. Sin calcificaciones

En condiciones fisiológicas, el estribo no es visible.

La luz del otoscopio provoca la formación de un triángulo brillante, pero afortunadamente no interfiere con la visualización del oído.
La membrana timpánica no está exactamente en posición vertical, sino oblicua:

  • De arriba hacia abajo
  • De afuera hacia adentro

El martillo está inclinado de arriba hacia abajo y de adelante hacia atrás.

tímpano, cuatro cuadrantes

La membrana timpánica se divide en cuatro cuadrantes trazando:

  • Una línea a lo largo del mango del martillo (oblicua)
  • La otra perpendicular a ésta

De esta manera se forman los cuadrantes:

  • Antero-superior
  • Antero-inferior
  • Postero-superior
  • Postero-inferior

La membrana timpánica es similar a un paraguas: está ligeramente inclinada y tiene una concavidad.

Está compuesta por:

  • Pars tensa
  • Pars flácida

La pars tensa tiene una superficie más grande, la pars flácida está reducida y se encuentra en la parte superior, por encima de la apófisis lateral del martillo.
La pars tensa y la pars flácida tienen una composición y una estructura diferentes.
La pars flácida está compuesta solo por dos capas:

  • Cutánea
  • De la mucosa respiratoria

Falta la capa fibrosa, por lo tanto es más elástica y se mueve más.

La pars tensa tiene tres capas:

  • Una capa cutánea externa muy delgada (es la piel del conducto auditivo externo que continúa sobre la membrana timpánica)
  • Una capa intermedia fibrosa de soporte, compuesta por tejido conjuntivo con fibras orientadas en diferentes direcciones (circulares, radiales, etc.). Esta capa es muy robusta
  • Una capa interna (en la cavidad timpánica u oído medio) que está formada por una mucosa de tipo respiratorio, es decir epitelio respiratorio cilíndrico pseudoestratificado

Si durante la otoscopia, el paciente tiene la boca cerrada, se tapa la nariz y sopla, se puede observar el movimiento del tímpano.
Es importante evaluar este movimiento para saber si la trompa de Eustaquio funciona correctamente.
Esto es indispensable para compensar la presión cuando se viaja en avión o durante un buceo.

Al observar con un otoscopio a un paciente en el que se ha realizado la reconstrucción del tímpano, se observa la pérdida total:

  • De los puntos de referencia del tímpano
  • De la  anatomía normal

Durante una otoscopia es importante utilizar el otoscopio más grande posible, adecuado para el conducto auditivo, porque proporciona:

  • Mayor cantidad de luz dentro del oído
  • Una mejor observación