Blefaritis – síntomas y causas

La blefaritis es una inflamación crónica que afecta al borde de los párpados, o sea el borde entre la piel y la membrana mucosa del ojo (donde se originan las pestañas).
La blefaritis se produce cuando pequeñas glándulas sebáceas (glándulas de Meibomio) colocadas cerca de la base de las pestañas no funcionan correctamente.

Esto produce:

  • Inflamación y el enrojecimiento de los párpados
  • Ojos hinchados
  • Formación de escamas, costras y úlceras irritativas

 

Tipos de blefaritis

Hay tres tipos de blefaritis, dependiendo de la causa:
1. Blefaritis ulcerosa: la causa es una infección bacteriana, por lo general por estafilococo. La infección puede producirse en la niñez y puede continuar hasta la vejez.
2. Blefaritis hiperémica: generalmente no hay una causa específica, los síntomas son hinchazón y enrojecimiento de los párpados y ojos rojos.
3. Blefaritis escamosa o seborreica: está causada por una patología como:

Se caracteriza por la presencia de una secreción oleosa y de costras que se desprenden.

 

Clasificación basada en la posición de la blefaritis

  1. Blefaritis anterior, afecta a la parte anterior y exterior del párpado donde se originan las pestañas.
  2. Blefaritis posterior, vinculada a la disfunción de las glándulas de Meibomio en los párpados que secretan grasa para ayudar a lubricar el ojo.
  3. Forma marginal o mixta, es frecuente una forma mixta, anterior y posterior al mismo tiempo, pero con diferentes grados de severidad.

 

Síntomas de la blefaritis

  • Lagrimeo
  • Ojos rojos
  • Sensación de ardor y de cuerpo extraño en los ojos
  • Párpados que parecen grasosos
  • Picor en los párpados
  • Párpados hinchados y rojos
  • Descamación de la piel alrededor de los ojos
  • Pestañas con pequeñas costras al despertar
  • Párpados pegados (especialmente por la mañana)
  • Hipersensibilidad a la luz (fotofobia)
  • Pestañas que crecen de manera anormal
  • Pérdida de pestañas

Blefaritis anterior
La blefaritis anterior se puede dividir en: estafilocócica, seborreica y de Dermodex dependiendo de la causa.
El frío no causa blefaritis.

Los síntomas de la blefaritis estafilocócica causados por bacterias suelen ser graves y también pueden causar la caída de las pestañas.
La conjuntivitis (un tipo común de infección en los ojos) causada por bacterias puede ocurrir junto con la blefaritis.
Además del estafilococo, hay otros tipos de virus y bacterias que pueden causar la blefaritis anterior.
La blefaritis bacteriana no tratada puede causar efectos a largo plazo, por ejemplo:

  • Ectropión
  • Márgenes de los párpados engrosados
  • Capilares dilatados y visibles
  • Triquiasis
  • Entropión

En los casos de triquiasis y entropión, la córnea puede sufrir una erosión significativa por la fricción contra las pestañas.

La blefaritis seborreica está causada por una dermatitis seborreica, una afección cutánea que crea la descamación y el desprendimiento de la piel, incluso en los párpados.
No se conocen las causas de la dermatitis seborreica, pero a veces aparece en las personas con un sistema inmune debilitado.
Los hongos o algunos tipos de levadura que se alimentan de grasas (lípidos) en la piel pueden causar dermatitis seborreica, junto con la blefaritis.

demodex follicolorum

Demodex Fellicolorum

En la blefaritis por Demodex (demodicosis de las pestañas), los ácaros Demodex folliculorum y sus  desechos pueden causar la obstrucción de los folículos en las raíces de las pestañas y en algunos casos pueden estar asociados con el desarrollo de enfermedades de la piel, tales como:

  1. Rosácea
  2. Blefaritis

Un hisopo de algodón humedecido en aceite de árbol de té frotado sobre el párpado puede ser eficaz en el tratamiento de este tipo de blefaritis.
Otros tratamientos para la blefaritis demodex incluyen:

  • Aceite de azufre
  • Corticoides
  • Gel anti-parasitario (metronidazol)

Otro tipo de estos ácaros (Demodex brevis) se puede encontrar con mayor frecuencia en las glándulas sebáceas de la piel o de los párpados, éstas pueden empeorar los síntomas de la blefaritis.
Estos minúsculos ácaros se encuentran en todas las personas, pero los investigadores afirman que algunas personas desarrollan blefaritis demodex por una reacción:

  • Alérgica (a menudo por los cosméticos)
  • Autoinmune que causa la inflamación

Blefaritis posterior
La blefaritis posterior (también conocida como blefaritis de Meibomio o Meibomitis) se relaciona con la disfunción de las glándulas de Meibomio que secretan grasa dentro de los párpados.
Las aberturas de estas glándulas están en el borde interior de los párpados y la grasa que secretan las glándulas de Meibomio ayudan a prevenir la evaporación de las lágrimas.
La blefaritis de Meibomio obstruye glándula de Meibomio o produce secreciones de grasa anormales.
Los síntomas de la blefaritis posterior pueden ser:

  • Picor de los párpados
  • Márgenes de los párpados inflamados y engrosados
  • Costras en los párpados

Con este tipo de blefaritis, las lágrimas pueden tener un aspecto espumoso.
La blefaritis de Meibomio suele estar asociada con el síndrome del ojo seco.
La blefaritis rosácea se caracteriza por:

  • Inflamación del párpado vinculado a la disfunción de las glándulas sebáceas
  • Formación de escamas y costras

El acné rosácea es una inflamación de la piel frecuente caracterizada por:

  • Protuberancias similares a los granos
  • Enrojecimiento de la cara especialmente alrededor de las mejillas, la frente, la nariz y la barbilla

La blefaritis herpética puede estar causada por:

 

¿Cuáles son las posibles complicaciones de la blefaritis?

En la mayoría de los casos, la blefaritis puede ser molesta pero no es grave ni peligrosa para la visión.
Las complicaciones son raras. Entre ellas se encuentran:

  • Chalazión (quistes de Meibomio). Este problema es causado por la obstrucción de una glándula de Meibomio que se hincha, pero no es dolorosa. A veces el chalazión puede infectarse y hacerse doloroso.
  • Orzuelo. Este trastorno es causado por la inflamación de las glándulas sebáceas en la parte exterior del párpado.

Los cambios en las pestañas, solo en caso de blefaritis crónica desde hace mucho tiempo. Entre estos se encuentran:

  • Caída de las pestañas (madarosis)
  • Desviación de las pestañas hacia el ojo (triquiasis)
  • Despigmentación de las pestañas (Poliosis)
  • Ulceración del párpado. Esto puede causar la rotación o torsión del párpado hacia adentro contra el globo ocular (entropión) o hacia afuera (ectropión)
  • Conjuntivitis (inflamación de la parte anterior del ojo). Esto puede causar dolor ocular, enrojecimiento y las pérdidas
  • Ampollas conjuntivales. Hay pequeños nódulos duros (1-3 mm), triangulares, blanquecinos-amarillentos rodeados por vasos sanguíneos prominentes, pero pequeños.
    Las ampollas normalmente se forman en la parte inferior del ojo justo debajo de la córnea.
  • Inflamación de la córnea (queratitis), ulceración y formación de cicatrices. Esta complicación es poco frecuente pero grave porque puede afectar a la visión.

 

¿Cómo se diagnostica la blefaritis?

La blefaritis puede diagnosticarse mediante un examen completo de los ojos. La visita del oftalmólogo debe centrarse en:

  1. istoria clínica del paciente para determinar la presencia de otras enfermedades que pueden afectar a los problemas de los ojos.
  2. xamen externo del ojo, incluso la estructura de los párpados, la estructura y la consistencia de la piel además de la apariencia de las pestañas.
  3. Evaluación de los márgenes de los párpados, la base de las pestañas y las aberturas de la glándula de Meibomio utilizando la ampliación y la luz brillante.
  4. Evaluación de la cantidad y calidad de las lágrimas.