Bradicardia sinusal: diagnóstico y tratamiento

Diagnóstico de la bradicardia sinusal

El médico solicita una serie de pruebas para:

1. Medir la frecuencia cardíaca
2. Establecer una relación entre la frecuencia cardíaca lenta y los síntomas
3. Identificar las enfermedades que pueden provocar la bradicardia

Electrocardiograma (ECG)
El electrocardiograma es una prueba fundamental para evaluar la bradicardia. Un ECG utiliza pequeños sensores (electrodos) adheridos a pecho y  brazos para registrar las señales eléctricas mientras viajan a través del corazón.
El equipo determina el trazado de la intensidad de la corriente eléctrica.
El médico trata de identificar algunos patrones entre estas señales para determinar el tipo de bradicardia.

bradicardia, ECG

Características de la bradicardia sinusal en el electrocardiograma

Característica Valor
Frecuencia cardíaca <60 latidos/ min.
Ritmo Regular
Intervalo P/R Constante
Proporción P/QRS 1: 1

 

El médico puede prescribir un equipo de ECG portátil para tener en casa con el fin de obtener más información acerca de la frecuencia cardíaca y establecer una relación entre la frecuencia cardíaca lenta y los síntomas.

Entre estos equipos se encuentran:
Monitor cardíaco Holter: este equipo de ECG portátil se lleva en el bolsillo o el cinturón.
Permite registrar la actividad del corazón durante todo el tiempo que se mantiene, 24 horas al día, y proporciona al médico una idea del ritmo cardíaco.
Lo usual es que el médico le pida llevar un diario de los síntomas durante las 24 horas de la prueba.
Si se conocen los síntomas y el horario, se puede determinar la correlación con las anomalías del latido registrado por el monitor Holter.

Registrador de eventos cardíacos. Este equipo de ECG portátil sirve para monitorear la actividad cardíaca durante varias semanas o meses.
Cuando el paciente percibe los síntomas debe apretar un botón y el aparato registra un trazado ECG de algunos minutos, lo que permite al médico determinar el ritmo cardíaco cuando se presentan los síntomas.

Otras pruebas
El médico solicita análisis de sangre para saber si el paciente padece enfermedades que pueden provocar bradicardia, como por ejemplo:

  1. Infección
  2. Hipotiroidismo
  3. Desequilibrio electrolítico

Si se sospecha de la apnea del sueño, se pueden efectuar exámenes para monitorear el sueño.

 

bebé, corazón

Tratamiento para la bradicardia

Se tratan las enfermedades que provocan la bradicardia.
Si un trastorno es responsable de la bradicardia, por ejemplo el hipotiroidismo o la apnea del sueño, el tratamiento de la patología puede corregir la bradicardia.

Medicamentos
El médico puede recetar fármacos para aumentar la frecuencia cardíaca, como por ejemplo:

  • Atropina
  • Isoprenalina

 

Modificación de los medicamentos para la bradicardia iatrogénica

Algunos fármacos pueden provocar bradicardia, como por ejemplo los medicamentos para tratar otras enfermedades cardíacas. El médico revisa qué medicamentos están siendo administrados y puede recetar tratamientos alternativos.
Cambiando los medicamentos o reduciendo la dosis se puede corregir el problema de la frecuencia cardíaca baja. Por ejemplo, la oximetazolina puede provocar un aumento de la presión arterial y dar lugar a la bradicardia sinusal por activación vagal.
Si no es posible realizar un tratamiento alternativo y los síntomas son graves, se deben seguir las indicaciones para el marcapasos.

 

Marcapasos para la bradicardia sinusal

Un marcapasos es un aparato con una batería grande casi como la de un teléfono móvil que se implanta por debajo de la clavícula.
Los hilos del aparato llegan al corazón.
Al final de los cables, unos electrodos se adhieren a los tejidos del corazón.
El marcapasos mide la frecuencia cardíaca y genera los impulsos eléctricos para mantener un ritmo adecuado.

En la actualidad, existen aparatos sin hilos (wireless) que se implantan directamente en el ventrículo.
El médico accede a la arteria femoral y remonta la circulación para insertar la bacteria.

Las ventajas de este procedimiento son varias, por ejemplo:

  • No se requiere anestesia general
  • No se efectúa una incisión en el tórax
  • Riesgo de infección es reducido

 

Bradicardia sinusal: causas, síntomas y complicaciones