Paro cardíaco: diagnóstico, tratamiento y pronóstico

Exámenes diagnósticos después del paro cardíaco

El primer indicio del paro cardíaco repentino es la pérdida de consciencia, si bien suele diagnosticarse demasiado tarde.

En caso de paro cardíaco temporal, el médico solicita algunos exámenes para detectar la causa

Los exámenes diagnósticos incluyen:

  • Electrocardiograma (ECG): es un examen sencillo que registra la actividad eléctrica de la superficie del cuerpo. Un ECG puede detectar alteraciones del ritmo cardíaco y de los impulsos eléctricos, como un intervalo QT prolongado que aumenta el riesgo de muerte repentina en el paciente.
  • Radiografía del tórax. Gracias a la radiografía del tórax, el médico puede observar el tamaño y la forma del corazón.
    Es eficaz para el diagnóstico de insuficiencia cardíaca.
  • Ecocardiograma: utiliza las ondas sonoras para crear una imagen del corazón en movimiento. El ecocardiograma proporciona información sobre el tamaño, la forma y la funcionalidad de las cámaras y válvulas cardíacas. Puede ayudar a detectar si una región del corazón ha sufrido daños debido al paro cardíaco por lo que no consigue bombear la sangre normalmente, también puede detectar posibles alteraciones en las estructuras valvulares.

 

¿Qué hacer? Tratamiento inmediato para el paro cardíaco

El paro cardíaco repentino es una urgencia médica y se requiere un tratamiento inmediato. Si la intervención es rápida, las probabilidades de supervivencia aumentan. Cuando el corazón se detiene, la sangre oxigenada no llega al cerebro y puede ocasionar daños cerebrales en pocos minutos.
Por consiguiente, la muerte del paciente se produce en 8-10 minutos.

Manejo del paciente afectado
Las personas que asisten al paro cardíaco repentino de una persona deben:

  1. Llamar inmediatamente al 112
  2. Aplicar las técnicas de soporte vital básico (SVB)

Mientras esperamos a que llegue el servicio médico de urgencias, se deben proporcionar técnicas de soporte vital básico (SVB) o un masaje cardíaco.

La reanimación cardiopulmonar (RCP) puede salvarle la vida a la persona, ya que este procedimiento permite mantener la sangre y el oxígeno en circulación en el cuerpo hasta que llegue la ayuda especializada.

  1. paro cardíacoPara evitar que la lengua baje a la garganta se debe extender el cuello del paciente levantándole el mentón con dos dedos.
  2. Para realizar la reanimación cardiopulmonar (RCP) hay que presionar fuerte y rápido el tórax de la persona, liberando completamente el pecho tras cada compresión.
  3. Se debe mantener un ritmo de aproximadamente 2 compresiones por segundo hasta que llegue el servicio de urgencias

Se debe repetir este ciclo hasta que:

  1. Llegue el servicio médico de urgencias
  2. La persona recupere la consciencia

Si se dispone de un desfibrilador externo semiautomático (DESA), la manera mejor para salvar la vida al paciente es utilizarlo.

En lugares como aeropuertos y centros comerciales hay desfibriladores externos semiautomáticos (DESA) portátiles.
La presencia de un desfibrilador portátil es ideal en situaciones de emergencia, pero solo para quienes son capaces de utilizarlo.
Para emplearlo, se aplica una descarga eléctrica, si la condición del paciente lo requiere y luego o se vuelve a hacer la RCP mediante compresiones torácicas durante unos 2 minutos, aproximadamente.

Cuanto antes se efectúe la desfibrilación, mayores serán las probabilidades de supervivencia.
Cuando llega el equipo de urgencias se puede utilizar la desfibrilación para reanimar el corazón.

Cuando el paciente es llevado a urgencias, se intentan estabilizar las condiciones del paciente y se tratan los posibles trastornos:

  1. Paro cardíaco
  2. Insuficiencia cardíaca
  3. Desequilibrios electrolíticos

En muchos casos, se administran medicamentos para estabilizar el ritmo cardíaco.  Tras estabilizar al paciente, puede que sea necesario realizar otras pruebas para conocer la causa de la enfermedad.

Es muy importante que las personas reconozcan los síntomas de asistolia para poder intervenir de inmediato.

Este trastorno puede resolverse con un tratamiento a los pocos minutos del episodio.

¿Cómo detener personalmente un ataque al corazón?
No existe una manera efectiva para detener un infarto si la persona afectada se encuentra sola. Se requiere una intervención médica adecuada. La única manera es prevenir el infarto de miocardio antes de que ocurra llevando un estilo de vida saludable, una alimentación específica para la salud del corazón y siguiendo adecuadamente el tratamiento en caso de enfermedad cardiovascular.

 

¿Cuánto tiempo se puede resistir en caso de paro cardíaco? Pronóstico de asistolia

El pronóstico varía de un caso a otro. Algunos pacientes entran en coma, del que pueden despertar al cabo de unos días, semanas o un periodo indefinido. Otros recuperan las funciones solo de manera parcial.

La mortalidad aumenta de forma directamente proporcional al tiempo que pasa el corazón sin latir.

La tasa de supervivencia puede llegar al 90% si el tratamiento empieza en los primeros minutos después del paro cardíaco.
La tasa disminuye un 10% aproximadamente con cada minuto que pasa.
El pronóstico a largo plazo de las personas que sobreviven es favorable.

Una intervención en los primeros minutos puede salvar a la persona, pero al cabo de 9-10 minutos se produce la muerte cerebral.

Si el niño tiene un paro cardíaco debido a la fibrilación ventricular acude a urgencias del hospital solo después de un tiempo (por lo general de 5 a 7 minutos), la fibrilación se transforma fácilmente en asistolia.

Prevención
Para prevenir el paro cardíaco es necesario:

 

Paro cardíaco: causas y factores de riesgo