Úlcera: diagnóstico y tratamiento

Diagnóstico y pruebas de laboratorio para la úlcera

La gastroscopia es una prueba eficaz para confirmar una úlcera de estómago. Gracias a ésta, el médico observa el interior del estómago mediante la inserción de un endoscopio flexible y fino a través del esófago, lo que permite detectar inflamación o úlceras.

En caso de úlcera se realiza la prueba para la bacteria Helicobacter pylori. Si se detecta, es probable que ésta sea responsable de la úlcera.
Se puede comprobar mediante una muestra de heces, una “prueba de aliento”, un análisis de sangre o muestras de tejido extraídas mediante una endoscopia del estómago.

El médico puede solicitar una radiografía con medio de contraste para determinar si hay una úlcera de estómago.

Biopsia de estómago o de duodeno.
Se suele extraer una muestra de tejido del interior y exterior de la úlcera durante la endoscopia.
Después, se envía la muestra al laboratorio para su examen con el microscopio.

 

¿Cuáles son los tratamientos para la úlcera de estómago benigna?

Tratamiento farmacológico

Medicamentos antiácidos
Se suele recomendar un ciclo de 4-8 semanas de antiácidos que reducen en gran medida la cantidad de ácido producido por el estómago. El fármaco más utilizado es un inhibidor de la bomba de protones (IBP). Los IBP son una clase de compuestos que actúan sobre el revestimiento de las células del estómago, reduciendo la producción de ácido.

Entre estos medicamentos se encuentran: esomeprazol, lansoprazol, omeprazol (también se puede tomar durante el embarazo), pantoprazol y rabeprazol, en sus distintos nombres comerciales.
A veces se utiliza un medicamento de otra clase de fármacos conocidos como receptores H2 de la histamina. Estos fármacos actúan de manera diferente sobre las células de las paredes internas del estómago, reduciendo la producción de ácido.
Entre éstos se incluyen:

  • Famotidina
  • Nizatidina
  • Ranitidina
  • Cimetidina

Al reducirse en gran medida la cantidad de ácido, la úlcera suele curarse.

La úlcera se debe a Helicobacter pylori.
La mayoría de las úlceras de estómago se deben a una infección por Helicobacter pylori y el tratamiento tiene como objetivo principal eliminar la infección.
Si la infección no desaparece, es probable que la úlcera reaparezca al dejar de tomar los antiácidos.
Se necesitan dos tipos de antibiótico para eliminar la bacteria Helicobacter pylori.
Además, se requiere un medicamento antiácido para reducir el ácido del estómago, con el fin de permitir que los antibióticos funcionen bien. Se debe seguir este tratamiento combinado (en ocasiones denominado “triple” terapia) durante una semana. Un ciclo de tratamiento combinado permite eliminar H. Pylori en el 90% de los casos.

Si se elimina H. Pylori, la posibilidad de una recidiva de la úlcera de estómago es muy improbable. Sin embargo, en un pequeño número de casos de infección por H. Pylori puede producirse una recidiva en el futuro.

La úlcera se debe a un fármaco anti-inflamatorio.
En la medida de lo posible, se recomienda dejar de tomar el fármaco anti-inflamatorio, lo que permite que la úlcera se cure. Por lo general, también se receta un medicamento antiácido durante varias semanas que bloquea la producción de ácido gástrico en el estómago y permite que se cure la úlcera. Sin embargo, en muchos casos se requiere el fármaco anti-inflamatorio para aliviar los síntomas de artritis u otras enfermedades, o también la aspirina para protegerse de la formación de coágulos de sangre.
En estas situaciones, una opción es tomar diariamente un medicamento antiácido durante un tiempo indefinido. De esta forma, disminuye la cantidad de ácido producido por el estómago, reduciendo en gran medida la posibilidad de formación de una nueva úlcera.

Cirugía para la úlcera de estómago

Antiguamente, la operación quirúrgica era necesaria para el tratamiento de las úlceras de estómago.
Así era antes de descubrir que Helicobacter pylori era la causa de la mayoría de las úlceras de estómago y antes del descubrimiento de los antiácidos modernos.
Por lo general, la cirugía solo se realiza si es necesaria o si surgen complicaciones tales como la hemorragia grave o perforación.

Después del tratamiento
Suele recomendarse la repetición de la endoscopia un par de semanas después de finalizar el tratamiento, principalmente para comprobar que la úlcera se ha curado, así como para asegurarse de que la úlcera no fue ocasionada por un cáncer de estómago. Si la úlcera se debe a Helicobacter pylori se recomienda efectuar una prueba para comprobar que la bacteria ha desaparecido, al menos cuatro semanas después de finalizar el tratamiento.
En la mayoría de los casos, si el resultado de la prueba es “negativo” significa que la infección ha desaparecido. Si la bacteria sigue aún presente, el médico puede recomendar la repetición del tratamiento con otros antibióticos.

 

¿Qué comer? Dieta para la úlcera gástrica

Aunque algunas personas con úlcera de estómago no parecen tener problemas con ningún alimento, otras experimentan brotes de síntomas dependiendo de lo que comen.
Llevar un diario de alimentación puede ser útil para determinar qué alimentos desencadenan el dolor.
Si no, se pueden evitar los alimentos que más los provocan, entre los que se incluyen:

  • Café, té, refrescos y otras bebidas gaseosas o con cafeína
  • Bebidas alcohólicas o cócteles
  • Leche, pues aumenta significativamente la producción de ácidos gástricos
  • Alimentos grasos
  • Alimentos fritos
  • Alimentos picantes
  • Frutas cítricas (naranjas, limones, etc.), aunque se deben comer otras frutas
  • Alimentos a base de tomate, aunque es importante incluir en la dieta mucha verdura

Entre los remedios naturales contra la acidez estomacal por úlcera cabe mencionar el bicarbonato de sodio. Se recomienda tomar una cucharadita de esta sustancia disuelta en agua después de las comidas.
Si bien se trata de un remedio a corto plazo, algunos pacientes también se lo toman para digerir mejor la comida.
Para una curación más rápida, se recomienda tomarse una infusión de jengibre y consumir alimentos ricos en zinc, como cereales (avena y cebada) y legumbres (guisantes).

 

¿Por qué no se cura la úlcera gástrica?

Con el tratamiento adecuado, el tiempo de curación de la úlcera es breve (aproximadamente una semana o dos). Una úlcera péptica que no mejora con el tratamiento se denomina úlcera refractaria.

Existen muchas razones por las que una úlcera puede no curarse, como por ejemplo:

  • El paciente no sigue las indicaciones para la toma de medicamentos
  • Algunos tipos de Helicobacter pylori son resistentes a los antibióticos
  • Tabaquismo
  • Consumo regular de analgésicos que aumentan el riesgo de úlceras

Otras causas de menor importancia son:

  • Sobreproducción extrema de ácido gástrico, lo se ocurre por ejemplo con el síndrome de Zollinger-Ellison.
  • Una infección distinta de Helicobacter pylori.
  • Cáncer de estómago
  • Otras enfermedades que pueden provocar heridas, tales como úlceras en el estómago o el intestino delgado, como la enfermedad de Crohn

El tratamiento de las úlceras refractarias implica generalmente la eliminación de los factores que pueden interferir con la curación, junto con el uso de varios antibióticos.

 

Úlcera gástrica o úlcera de estómago: clasificación, causas y síntomas