Operación de próstata

La intervención quirúrgica para el tratamiento de la próstata agrandada se realiza cada vez con más frecuencia.
El nombre clínico del problema de agrandamiento de próstata es hiperplasia prostática benigna (HPB) o adenoma de próstata, lo que significa que el agrandamiento no tiene origen en algún tipo de cáncer.
En los hombres, esta enfermedad es uno de los trastornos de la próstata más frecuentes; de hecho, afecta a casi todos los hombres mayores.

Los informes muestran que los hombres mayores de 60 años son los que están más predispuestos a sufrir este problema.
Hoy en día, con la nueva técnica de preservación nerviosa (“Nerve Sparing”) se pueden evitar casi siempre efectos secundarios tales como problemas de erección e incontinencia.
Este tipo de prostatectomía tiene la ventaja de mantener la integridad de los nervios.

 

Tipos de intervenciones quirúrgicas para el tratamiento del agrandamiento de próstata

 A continuación, se presentan brevemente los procedimientos quirúrgicos realizados para el tratamiento del agrandamiento de próstata:Intervención quirúrgica de próstata

Un tipo tradicional de intervención quirúrgica para la próstata agrandada es la resección transuretral de la próstata (TURP).
Al agrandarse, la glándula presiona contra la vejiga urinaria, provocando síntomas urinarios fastidiosos.
La TURP es una operación que se realiza por vía laparoscópica y sirve para detener el crecimiento excesivo de tejido prostático que presiona contra la vejiga, aliviando la presión y los síntomas.
Este procedimiento quirúrgico es indoloro, ya que el paciente está bajo anestesia general.
En algunos casos, solo se insensibiliza la mitad inferior del cuerpo del paciente.
Su duración es de aproximadamente 1 hora.
En la mayoría de los casos, los hombres se recuperan completamente en unos pocos días.

Otra opción quirúrgica para el agrandamiento de la próstata es la incisión transuretral de la próstata (ITUP).
Esta opción se considera más segura que la anterior, ya que provoca menor sangrado.
Por lo tanto, los pacientes no idóneos para la TURP, o los que padecen un agradamiento de próstata moderado, reciben el método de tratamiento ITUP en endoscopia.
A diferencia de la TURP, este procedimiento no elimina el exceso de tejido, sino que realiza una o dos incisiones pequeñas en la glándula prostática.
Esto sirve para abrir un canal en la uretra, facilitando la micción.
¿Cuánto dura? La duración de la intervención quirúrgica ITUP es de unos 20/30 minutos.

Prostatectomía radical a cielo abierto (cirugía abierta)
En algunas personas, la glándula se agranda hasta el punto que ni el método TURP, ni tampoco el ITUP se pueden realizar. En estos casos, el cirujano realiza una incisión en la zona abdominal inferior para acceder a la glándula de la próstata afectada. Por esto, este procedimiento se conoce como prostatectomía a cielo abierto. Después de realizar la incisión, se extirpa la parte exterior de la glándula. Este procedimiento conlleva un alto riesgo de complicaciones, por lo que solo se realiza en caso de agrandamiento de próstata grave.
Por lo general, la duración de esta intervención es de aproximadamente 2 horas, pero en algunos casos puede durar más tiempo.

 

Ventajas y desventajas de la cirugía robótica de próstata

La prostatectomía robótica es una intervención quirúrgica en la que se extirpa el cáncer de próstata realizando pequeñas incisiones de alta precisión con la ayuda de equipos robóticos.
A continuación, se ofrece una comparación de este procedimiento con otras técnicas de prostatectomía.

Ventajas
Una de las principales ventajas de la prostatectomía robótica es la reducción del dolor y de las cicatrices, ya que es un procedimiento mínimamente invasivo.
Esta opción es especialmente recomendada para las personas con niveles bajos de hemoglobina o las que están predispuestas a sufrir un choque hipovolémico, ya que este método implica una pérdida de sangre menor con respecto a los procedimientos quirúrgicos tradicionales.
Además, en caso de una prostatectomía robótica, el tiempo de hospitalización es mucho menor.

Desventajas
Por otro lado, existen algunos informes de personas que, tras someterse a esta intervención quirúrgica, han experimentado efectos secundarios tales como incontinencia y problemas en las relaciones sexuales.
Sin embargo, si el paciente quiere comprobar si su salud sexual está comprometida, debe esperar un poco tras la intervención quirúrgica para conseguir una erección normal.
A veces, el médico recomienda un tratamiento de radioterapia después de la intervención quirúrgica, al fin de eliminar las células cancerosas restantes, o después de un cierto período de tiempo en caso de recurrencia.
La intervención quirúrgica con láser para el tratamiento de agrandamiento de la próstata es relativamente menos invasiva que los procedimientos antes descritos.
Por eso, se recomienda en caso de pacientes muy débiles, que no pueden hacer frente a una intervención quirúrgica con un alto riesgo de sangrado, y pacientes que sufren un agrandamiento de próstata moderado.
Como indica su nombre, este procedimiento utiliza láser de alta energía para eliminar el tejido de tamaño excesivo.

 

¿Qué es la cirugía de próstata con láser verde?

Este procedimiento se realiza con la ayuda de un pequeño láser de fibra. Se introduce el láser de fibra en la uretra a través de un cistoscopio. Cuando llega a la próstata, emite una luz láser de alta intensidad.
En calor generado por los rayos es muy intenso y calienta el tejido prostático, que luego evapora.
Este procedimiento se repite hasta eliminar el tejido obstructivo de la próstata agrandada o la próstata entera (dependiendo de si la prostatectomía es parcial o total).
También existe una nueva técnica con láser que consiste en la vaporización fotoselectiva de la próstata (PVP).
Este tratamiento consiste en la absorción del láser por la hemoglobina y el consiguiente calentamiento de células.
El resultado es la vaporización (evaporación) de los tejidos y vasos sanguíneos sin provocar sangrado.

Ventajas
Como se trata de un procedimiento breve, no es necesario pasar la noche en el hospital.
El tiempo de recuperación es muy corto con respecto a las operaciones quirúrgicas tradicionales.
Generalmente no se requiere cateterismo.
Sin embargo, si el paciente es muy débil, puede que necesite un catéter para facilitar la micción.
Éste se puede remover apenas el paciente orine sin dificultad, lo que generalmente sucede al cabo de un día.
Una de las mayores ventajas de este procedimiento es que las personas que sufren un agrandamiento de próstata se curan de inmediato, a diferencia de los procedimientos quirúrgicos tradicionales a cielo abierto, que requieren mucho tiempo antes de mostrar resultados.
Además, este procedimiento provoca un sangrado mínimo, por lo que es la opción preferida para las personas débiles o mayores.

Los posibles efectos secundarios, aunque existen, son muy leves.
La probabilidad de sufrir de disfunción sexual o eréctil es inferior al 1%.
Esto se debe a que, a diferencia de una intervención quirúrgica a cielo abierto, este procedimiento, considerada su alta precisión, no pone en riesgo los nervios y vasos presentes alrededor de la vejiga.

Otro procedimiento quirúrgico para la próstata agrandada es la terapia transuretral con microondas (TUMT). Aunque no elimine el agrandamiento de la próstata, este procedimiento restringe el órgano destruyendo su interior, facilitando así el flujo de orina.
Se utiliza la energía de microondas.
Por lo general, se realiza bajo anestesia general en una sola sesión.

La ablación transuretral con aguja (TUNA) es un procedimiento que utiliza energía de radiofrecuencia enviada al tejido prostático mediante algunas agujas colocadas en la glándula prostática. Estas ondas calientan y cicatrizan el tejido prostático, reduciendo el tamaño de la próstata y facilitando la micción.
No requiere hospitalización y se puede realizar bajo anestesia local. Esta opción se recomienda para las personas predispuestas a sufrir hemorragias o para las que sufren otras enfermedades.

Cirugía de próstata HIFU

La HIFU (Ultrasonidos Focalizados de Alta Intensidad) es un tipo de intervención quirúrgica que consiste en la destrucción de una parte de próstata mediante la utilización de ultrasonidos que aumentan la temperatura de las células, provocando su muerte.

 

Efectos secundarios de la cirugía de próstata

Disfunción urinaria
La disfunción urinaria es una de las consecuencias debidas al dolor durante la micción. Este efecto secundario afecta a muchas personas que se someten a una cirugía de próstata.

Disfunción eréctil
La disfunción eréctil es otro efecto secundario importante que afecta a muchos hombres.
Esto se debe a la remoción de algunos nervios presentes cerca de la próstata durante la cirugía.
Sin embargo, existen terapias disponibles para tratar los problemas de erección o impotencia.
Una solución a este problema es el uso de una prótesis de pene, es decir, una estructura formada por 3 componentes:

  • Cilindros,
  • Bomba,
  • Tanque de próstata

La prótesis permite conseguir una erección completa mediante una simple presión en la bomba que hace mover el líquido.
De la misma manera, el pene se puede volver flácido.

Anatomía-vejiga-próstataDisfunción intestinal
Además de la disfunción urinaria y eréctil, la disfunción intestinal puede ser el resultado de una cirugía de próstata. Este efecto secundario se debe a daños en el recto.

Dolor y sangrado
El dolor y sangrado son dos efectos secundarios muy frecuentes en los pacientes que se someten a una operación quirúrgica de próstata.
En casos normales, el dolor, el sangrado y la hinchazón de los testículos desaparecen al cabo de unas pocas semanas o meses.
Sin embargo, en otros casos, puede que sean necesarios tratamientos alternativos si el dolor y la hemorragia no se detienen.

Infertilidad
La infertilidad es uno de los efectos secundarios de la cirugía de próstata. La razón por la que algunas personas sufren de infertilidad es la eliminación de las vesículas seminales y de la próstata, que tienen un efecto directo sobre la fertilidad. Muchas personas que se someten a este tipo de cirugía pueden sufrir de un trauma importante, lo que podría ser una de las razones por las que no pueden tener hijos.

Eyaculación precoz y retrógrada
La eyaculación precoz (que consiste en la liberación de esperma antes de que el hombre haya alcanzado el clímax del orgasmo) también es uno de los efectos secundarios de la cirugía de próstata.
Sin embargo, en el caso de eyaculación retrógrada, el esperma entra por error en la vejiga en lugar de la uretra, mezclándose con la orina.
Al final, el esperma sale con la orina.
Esto es uno de los efectos secundarios más raros y se cree que no causa ningún daño.
Ambas situaciones pueden definirse como efectos secundarios sexuales de una intervención quirúrgica de próstata.

 

Recuperación tras la intervención quirúrgica de próstata

Curso postoperatorio
En caso de un paciente que se sometió a una operación quirúrgica a causa de cáncer de próstata, el tiempo de permanencia en el hospital depende en gran medida del tipo de cirugía y estado de salud tras la operación.
Durante la recuperación, se utiliza un catéter para contener la orina del paciente hasta que el flujo de orina se normalice.

La recuperación después de la cirugía es más rápida si el paciente sigue las instrucciones vitales, como por ejemplo evitar levantar objetos pesados durante unos meses, mantener una dieta equilibrada y saludable comiendo fruta y zumos de fruta y bebiendo una correcta cantidad de agua.

Aunque existen muchos efectos secundarios (tales como disfunción intestinal y urinaria, dolor, hemorragia, eyaculación precoz, disfunción eréctil e infertilidad), esta intervención quirúrgica ayuda a muchas personas a llevar una vida normal, reduciendo el riesgo de cáncer de próstata.

 

Tiempo de recuperación tras la intervención quirúrgica con láser

El tiempo de recuperación tras una cirugía de próstata con láser es de 7 a 15 días.
Tras la intervención, los médicos recomiendan reposo absoluto durante unos días.
Puede que no se necesite el uso de un catéter para retener la orina.
Los fármacos prescritos incluyen antibióticos y analgésicos, que deben administrarse según las instrucciones del médico.
Se recomienda evitar cualquier actividad pesada, tales como correr, levantar pesas, practicar deportes o conducir, ya que estos tipos de actividades pueden agravar la situación. Durante la recuperación, es posible experimentar problemas tales como:

  • Necesidad de orinar con frecuencia
  • Coagulación de sangre
  • Sensación de ardor al orinar
  • Sangre en la orina.

 

Recuperación tras una intervención quirúrgica robótica de próstata

La recuperación tras una cirugía robótica de próstata requiere menos tiempo que otros tipos de intervenciones quirúrgicas.
Algunas personas pueden caminar aun después de unas pocas horas de la operación, y en pocos días pueden realizar actividades diarias normales.
La razón es que las incisiones son muy pequeñas y el uso de gas bajo presión contribuye a limitar la hemorragia.
El paciente puede ser dado de alta el día después de someterse a esta intervención quirúrgica.

 

Incontinencia tras una intervención quirúrgica de próstata

Tipos de incontinencia tras una intervención quirúrgica de próstata: 

  • Incontinencia de urgencia: la incontinencia de urgencia es un tipo de incontinencia urinaria en la que hay una pérdida involuntaria de orina desde la vejiga debido a una necesidad repentina de orinar.
  • Incontinencia por estrés: la incontinencia por estrés es un tipo de incontinencia caracterizada por una ligera pérdida de orina al estornudar, toser, o ejercer presión sobre la vejiga.
  • Incontinencia mixta: la incontinencia mixta es una combinación de la incontinencia de urgencia y estrés. Los síntomas de este tipo de incontinencia suelen ser más graves.

 

Tratamiento para la incontinencia urinaria

 Algunos ejercicios gimnásticos conocidos como ejercicios de Kegel ayudan a fortalecer los músculos responsables de detener el flujo de orina.
Existen muchas otras medidas preventivas que se pueden realizar, como por ejemplo beber menos sustancias diuréticas tales como alcohol, cafeína, bebidas, etc.