Ganglios linfáticos del cuello hinchados

Los ganglios linfáticos del cuello hinchados pueden aparecer a causa de  varias enfermedades.
El agrandamiento del ganglio linfático se llama linfadenopatía.
En algunas partes del cuello, los ganglios linfáticos pueden identificarse según su localización anatómica (por ejemplo, por debajo de la barbilla, de la mandíbula, por encima de la clavícula, cervicales, etc.)
El agrandamiento de los ganglios linfáticos en la región del cuello es un ejemplo de linfadenopatía localizada.


Los ganglios linfáticos hinchados se pueden encontrar de manera temporal en varias partes del cuerpo (por ejemplo, en la ingle, axilas, cuello, etc), en este caso se habla de linfadenopatía generalizada.

 

Síntomas asociados a la hinchazón de los ganglios linfáticos en el cuello ganglios linfáticos, cuello, tórax

Los ganglios linfáticos hinchados en el cuello son un síntoma y pueden asociarse al dolor en el cuello y/o al aturdimiento en esa región.
Puede que haya cambios en la piel que cubre el área (enrojecimiento, úlceras, etc). El cutis que cubre los ganglios linfáticos puede moverse o quedarse pegado a ésos. Además, en algunos casos, puede que aparezcan granos cerca de los ganglios linfáticos hinchados.

Según el factor desencadenante, el agrandamiento de los ganglios linfáticos puede tener una consistencia diferente (por ejemplo, blando, gomoso, duro, etc.).
También puede haber otros síntomas que no se limitan a la región afectada.
Los síntomas pueden cambiar y dependen de la causa de la enfermedad que produce el agrandamiento de los ganglios linfáticos en el cuello.

 

Causas del agrandamiento de los ganglios linfáticos en el cuello

El agrandamiento de los ganglios linfáticos suele depender de una infección o de una masa maligna (tumor) en el cuerpo.
En muy pocos casos, los ganglios linfáticos hinchados son el resultado de enfermedades inmunológicas como el lupus o la artritis reumatoide.

Infecciones– hay varias infecciones frecuentes en la región del cuello y de la cabeza que pueden producir el agrandamiento de las ganglios linfáticos cervicales, por ejemplo el resfriado, dolor de garganta, gingivitis, infecciones en el oído, gripe, mononucleosis infecciosa, faringitis, amigdalitis, laringitis, parotiditis, etc.


Cáncer-son muchos los tipos de cáncer que pueden producir el agrandamiento de los ganglios linfáticos en el cuello.
Los cánceres que nacen en los tejidos linfoides pueden producir linfadenopatía localizada en el cuello, por ejemplo el linfoma (Hodgkin y no Hodgkin). La leucemia también (cáncer de la sangre) puede hacer que los ganglios linfáticos siempre aparezcan hinchados.
Casi todos los tipos de cáncer al desarrollarse (metástasis) pueden producir el agrandamiento de los órganos del sistema linfático.
Los cánceres en la región del cuello y de la cabeza (cáncer de garganta, cáncer de laringe) pueden producir el agrandamiento de los ganglios linfáticos en la región del cuello.
Los ganglios linfáticos por encima de la clavícula suelen hincharse a raíz de una neoplasia y, por tanto, es necesaria una evaluación completa para eliminar la posibilidad de la presencia de una masa maligna en el tórax o en el abdomen.
Hoy en día, en caso de cáncer, el cirujano realiza una intervención quirúrgica para extirpar el tejido anormal y el ganglio linfático que contiene las células cancerígenas. Hace algunos años, se eliminaban todos los ganglios linfáticos de la región afectada.

Mononucleosis
Ésta es una enfermedad viral frecuente y producida por el virus de Epstein-Barr (VEB).
Suele afectar a los jóvenes y hace que se produzca una sensación de aturdimiento y cansancio durante semanas o incluso meses.
También se llama “enfermedad del beso” porque se transmite a través de saliva, moco y lágrimas.
Entre los síntomas hay fiebre alta, dolor de garganta, debilidad y agrandamiento de los ganglios linfáticos en el cuello.
En algunos casos, también puede que haya un agrandamiento del bazo y, por tanto, hay dolor de barriga.
El tratamiento incluye mucho descanso, la administración de analgésicos y enjuagues con agua salada.
Hay que evitar deportes de contacto y levantamiento de pesas para proteger el bazo.

Otras causas

El agrandamiento de los ganglios linfáticos en el cuello también puede depender de:

  • Resfriado,
  • Infecciones en la piel,
  • Infecciones en el oído,
  • Infecciones en las vías respiratorias altas,
  • VIH/SIDA,
  • Herpes,
  • Tuberculosis,
  • Efecto adverso de algunos medicamentos o vacuna.

 

Ganglios linfáticos hinchados en el lado derecho o izquierdo

Los ganglios linfáticos en la cabeza y en el cuello se encuentran en la parte anterior y posterior del cuello, de las amígdalas, por debajo de la mandíbula, de la barbilla y por encima de la clavícula.
ganglios linfáticos, cuello, hinchadosLos conjuntos de los tejidos linfoides se inflaman por un ataque de bacterias, virus u otros microorganismos patógenos.
En la mayoría de los casos, el agrandamiento de los ganglios linfáticos en un lado del cuello puede depender de infecciones o inflamaciones.

La epiglotis es la lámina situada en la parte posterior de la lengua. Puede que se desarrolle una inflamación en esta estructura debida a infecciones respiratorias o a un traumatismo.
Si no se empieza un tratamiento para una lesión cutánea en el cuello, esta puede infectarse.
Esto puede producir un agrandamiento de los ganglios linfáticos que la rodean.
Entre las causas hay sinusitis, infecciones en el oído y abscesos dentales.
Otras enfermedades que pueden producir el agrandamiento de los ganglios linfáticos del cuello son sífilis, tuberculosis, SIDA, rubeola o toxoplasmosis.

 

¿Los ganglios linfáticos reactivos son sinónimo de cáncer?

Normalmente, cuando los ganglios linfáticos se describen como “reactivos”, significa que el trastorno en el ganglio linfático depende de una enfermedad benigna (como una irritación, una infección o una inflamación) y no maligna.
No siempre es posible decir que “reactivo” es un ganglio linfático.

 

Síntomas de los ganglios linfáticos hinchados y inflamados

Si se produce uno de estos síntomas, no podemos dar por sentado que se trate de linfadenitis crónica.
Estos síntomas pueden depender de otras enfermedades menos graves.
Entre los síntomas hay:

  • Ganglios linfáticos/glándulas hinchadas con dolor y duras,
  • La piel que cubre un ganglio linfático resulta roja y caliente al tacto,
  • Fiebre,
  • Escalofríos,
  • Pérdida del apetito,
  • Sudoración excesiva,
  • Ritmo cardíaco acelerado,
  • Debilidad generalizada,
  • Dificultad para deglutir,
  • Dificultad para respirar,
  • Rigidez en el cuello.

 

Diagnóstico y pruebas para los ganglios linfáticos hinchados ganglio-linfatico-estructura

El médico le pregunta al paciente cuáles son los síntomas y la historia clínica.
Después, se realiza una prueba para evaluar si los ganglios linfáticos que se pueden tocar están hinchados de manera leve o exagerada.
Los ganglios linfáticos se perciben al tacto y suelen ser visibles. Sin embargo, para el diagnóstico puede que sean necesarias unas pruebas que requieren el uso de algunos aparatos.
Hay que controlar los líquidos en el cuerpo y los tejidos.
Las pruebas que más se aconsejan son:

  • Hemograma completo,
  • Análisis de la sangre,
  • Ecografía,
  • Biopsia de ganglio linfático

 

¿Cuándo hay que preocuparse? ¿Cuándo son peligrosos los ganglios linfáticos hinchados?

Hinchazón que permanece más de 4 semanas
El agrandamiento que dura más de 4 semanas puede ser el síntoma de una enfermedad grave aunque, a menudo, la causa es benigna.

Hinchazón que permanece menos de 4 semanas
La localización de los ganglios linfáticos es importante para detectar cuáles son las causas. La hinchazón en el cuello podría aumentar por el agrandamiento de las glándulas salivales, de los nódulos tiroideos o por la activación de los ganglios linfáticos para luchar contra una infección.
Los ganglios linfáticos pueden hacerse evidentes en varias partes del cuello- parte anterior, posterior, en los lados, área superior e inferior del cuello.
Las glándulas salivales se encuentran en la parte superior del cuello, justo por debajo de la mandíbula y antes de la oreja.
La glándula tiroides está en la parte más baja del cuello, cerca de la nuez.

 

ganglios-linfaticos-hinchadosTratamiento para la hinchazón de los ganglios linfáticos en el cuello

El tratamiento depende de la causa.

Infecciones– el agrandamiento de los ganglios linfáticos suele depender de una infección.
El agrandamiento de los ganglios linfáticos por encima de la clavícula necesita una evaluación médica inmediata para (excluir) un tumor maligno.
Los ganglios linfáticos hinchados suelen producir dolor; podemos aplicar apósitos calientes y tomar antiinflamatorios no esteroideos (como el ibuprofeno).
Si el médico piensa que hay una infección bacteriana, los antibióticos pueden ser la solución.
Si el médico cree que hay un absceso en el ganglio linfático, puede que el drenaje quirúrgico sea necesario.

Cáncer– la intervención quirúrgica, la radioterapia y/o la quimioterapia (según la gravedad, la localización y la propagación del cáncer) son las opciones de tratamiento para el agrandamiento de los ganglios linfáticos en la región del cuello debido a un cáncer.
Normalmente, el cáncer que produce el agrandamiento de los ganglios linfáticos está en estadio avanzado (menos los cánceres en el sistema linfático, como el linfoma que se desarrolla en los mismos ganglios linfáticos).

 

Ganglios linfáticos hinchados en niños

Los ganglios linfáticos en el cuello suelen estar afectados a raíz de muchas infecciones respiratorias que se producen antes de la adolescencia. La amigdalitis es una de las causas más comunes de ganglios linfáticos hinchados en los niños y en los recién nacidos.

Vuelta al colegio
Los ganglios linfáticos no son infecciosos. Si el agrandamiento de los ganglios linfáticos está asociado a resfriado, dolor de garganta u otras infecciones, el niño puede volver al colegio cuando la fiebre desaparezca y cuando se encuentre lo suficientemente bien como para participar en las normales actividades.