Cáncer de estómago: diagnóstico, tratamiento y pronóstico

Diagnóstico del cáncer de estómago

Tumor de estómago, dolor, cáncer

Eraxion – bigstockphoto.com

Por lo general, el cáncer de estómago se detecta mediante una serie de pruebas, entre las que se encuentran:

  • Gastroscopia – el médico introduce un tubo fino y flexible a través de la garganta para observar el estómago, el esófago y el intestino superior.
  • Biopsia – el médico extrae una pequeña muestra de tejido del estómago durante una endoscopia para observarla por el microscopio.
  • Radiografía con bario – el bario líquido se observa en la pantalla mediante una radiografía del estómago y del sistema digestivo. Esto puede revelar anomalías en el estómago.
  • Ecografía abdominal – un dispositivo utiliza ondas sonoras para crear una imagen del estómago.
  • Análisis de sangre – estos análisis incluyen el examen del antígeno carcinoembrionario (ACE). El ACE lo producen en grandes cantidades algunas células tumorales.
    Esto ocurre aproximadamente en la mitad de los pacientes con cáncer de estómago.

En caso de diagnóstico del cáncer de estómago, puede que sean necesarias otras pruebas para comprobar si el cáncer se ha propagado, entre las que se incluyen:

Tomografía axial computarizada (TAC) – se trata de una prueba radiográfica especial que se toma desde diferentes puntos de vista para construir una imagen tridimensional del cuerpo. Se puede inyectar un medio de contraste que permite resaltar los órganos internos.

Resonancia magnética (RM) – similar a la TAC, en lugar de rayos X se utiliza un potente imán y el campo magnético para crear imágenes tridimensionales del cuerpo.

Tomografía por emisión de positrones (PET) – el médico inyecta una solución de glucosa que contiene una pequeña cantidad de material radioactivo. El escáner puede “ver” la sustancia radiactiva y las células cancerosas aparecen como “puntos calientes” (zonas donde se ha adquirido la glucosa).

 

Etapas del cáncer de estómago

Los pacientes con cáncer de estómago deben pasar por una etapa preoperatoria para decidir el tratamiento más apropiado.
La difusión puede ser local, linfática, sanguínea o atravesar la cavidad peritoneal y llegar, por ejemplo, hasta los ovarios (tumor de Krukenberg).

masa, tumor, cáncer de estómago

Las metástasis suelen formarse con mayor frecuencia en hígado, huesos, pulmones y con menor frecuencia en el cerebro.
La evaluación y clasificación inicial debe incluir una TAC del tórax y del abdomen para determinar la presencia o ausencia de metástasis.
En ausencia de metástasis, se valoran las condiciones de operabilidad preferentemente a través de una ecografía endoscópica.
Los exámenes para la clasificación son radiografía del tórax, ecografía abdominal, resonancia magnética, broncoscopia y laparoscopia.

Tumor, nodo y extensión de metástasis (TNM)
TX, NX o MX indica “no evaluado”
T0 – no hay signos de tumor primario
TIS – carcinoma in situ (intraepitelial)
T1 – invade la lámina propia o submucosa
T2 – invade la mucosa muscular o subserosa
T3 – penetra en el peritoneo visceral pero no en las estructuras adyacentes
T4 – invade las estructuras adyacentes (bazo, colon, etc.)

N0 – no hay metástasis LN.
N1 – 1-6 ganglios linfáticos positivos
N2 – 7-15 ganglios linfáticos
N3 – más de 15 ganglios linfáticos

M0 – ausencia metástasis a distancia
M1 – presencia de metástasis a distancia, en los ganglios linfáticos mesentéricos, retroperitoneales o distantes.

 

¿Cuáles son las opciones de tratamiento para el cáncer de estómago?

Las opciones de tratamiento son cirugía, quimioterapia y, a veces, radioterapia.
El tratamiento recomendado para cada caso depende de varios factores, como el estadio del cáncer (tamaño o extensión) y el estado de salud en general.

Es importante comer bastante y acudir a un dietista para que le proporcione la mejor dieta posible.

Se debe hablar con un especialista que conozca el caso.
El médico puede explicarle los pros y los contras, las probabilidades de éxito, los posibles efectos secundarios y otros detalles sobre las posibles opciones terapéuticas para ese tipo de cáncer.

Asimismo, se recomienda hablar con un especialista acerca de los objetivos del tratamiento.
Por ejemplo:
Algunos tipos de cánceres estomacales se pueden curar, especialmente si se tratan en las primeras etapas de la enfermedad.

El tratamiento puede servir para controlar el cáncer. Si no hay posibilidad de curación, con el tratamiento es posible limitar el crecimiento o la propagación del cáncer para que progrese con menor rapidez. Esto puede revertir los síntomas durante algún tiempo.
El tratamiento puede servir para aliviar los síntomas.
Si no hay posibilidad de curación, se puede llevar a cabo el tratamiento para reducir el tamaño del cáncer. De esta forma, se pueden aliviar síntomas como el dolor.
Si el cáncer está en una etapa avanzada se pueden llevar a cabo tratamientos con suplementos nutricionales, analgésicos, así como otras técnicas para el dolor y otros síntomas.

 

¿Cuándo operar? Operación quirúrgica para el cáncer de estómago

La eliminación del tumor puede ser decisiva si el cáncer se encuentra en una etapa temprana. La operación más común es cortar la parte afectada del estómago.
A veces se elimina todo el estómago, una operación quirúrgica que puede realizarse por vía laparoscópica.
Aunque el cáncer se encuentre en estado avanzado y no se pueda llevar a cabo ningún tratamiento, algunas técnicas quirúrgicas pueden ser útiles para aliviar los síntomas. Por ejemplo, se puede aliviar un bloqueo eliminando una parte del estómago por medio de una cirugía con láser o una operación de bypass.

Quimioterapia
La quimioterapia es un tratamiento para el cáncer que se realiza con fármacos antineoplásicos que eliminan las células tumorales o impiden que se multipliquen, si bien comporta muchos efectos secundarios, entre los que se incluyen la diarrea, la reducción de glóbulos rojos, blancos y plaquetas, la pérdida del cabello y el cansancio.
Cuando la quimioterapia se lleva a cabo junto con la cirugía se denomina quimioterapia adyuvante.
Por ejemplo, tras una intervención quirúrgica puede llevarse a cabo un ciclo de quimioterapia, con el fin de destruir cualquier célula cancerosa que pueda propagarse desde el tumor primario. A veces, la quimioterapia adyuvante se administra antes de la cirugía para reducir un tumor grande y que la operación sea más sencilla.
El cirujano puede recomendar este tratamiento si el cáncer es inoperable.

Radioterapia
La radioterapia es un tratamiento que emplea radiaciones de alta energía en el tejido canceroso, afectando únicamente a la parte del cuerpo tratada. Este tratamiento elimina las células tumorales o bloquea la multiplicación de células tumorales.
La radioterapia no suele realizarse con frecuencia para el tratamiento del cáncer de estómago.
A veces se emplea para reducir el tamaño de una parte del cáncer que provoca los síntomas.

 

Quimioradioterapia para cáncer d estómago

En algunos casos, junto con la cirugía se lleva a cabo un tratamiento combinado de quimioterapia y radioterapia (quimioradioterapia).

 

¿Cuál es el pronóstico, la tasa de supervivencia y la esperanza de vida?

Sin tratamiento, un cáncer de estómago puede crecer y propagarse a otras partes del cuerpo.
Si se diagnostica y se trata a tiempo (antes que crezca por encima de las paredes del estómago o se propague a los ganglios linfáticos y a otras zonas del cuerpo), existen buenas probabilidades de regresión mediante una operación quirúrgica.
Por desgracia, la mayoría de casos no se diagnostican en una etapa temprana.

Si el cáncer se diagnostica cuando se ha desarrolla a través de las paredes del estómago o se propaga a otras partes del cuerpo, es menos probable que se pueda curar (fase terminal).
Sin embargo, el tratamiento puede retrasar la progresión del cáncer mediante fármacos de quimioterapia.

Si el cáncer se limita a la submucosa del estómago y no se ha producido metástasis, la supervivencia a 5 años es del 90%.
En caso de cáncer gástrico en fase avanzada, la supervivencia a 5 años no supera el 25%.

estñomago, mucosa, acapa muscular, glándulas

 

¿Es posible prevenir el cáncer de estómago?

La respuesta puede ser sí y no.

En parte “No”

Los expertos no saben exactamente qué provoca el cáncer de estómago, no existen vacunas para protegerse, por lo que no hay manera segura de prevenirlo.

En parte “sí”

Entre los tratamientos alternativos para reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad se encuentra la dieta para el cáncer y una alimentación saludable.
Frutas y verduras – las personas que consumen mucha fruta y verdura son menos propensas que otras a desarrollar cáncer de estómago.

Alimentos salados y ahumados – se deben evitar al máximo los alimentos salados y ahumados.
Tabaquismo – si no se fuma, las probabilidades de padecer cáncer de estómago disminuyen.
Acudir al médico – consultar con el médico si una enfermedad puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de estómago. Se recomienda llevar a cabo periódicamente un cribado de cáncer.

 

Cancér de estómago: tipos, síntomas y causas