Tuberculosis: desarrollo y tipos

Desarrollo de la tuberculosis (fisiopatología)

Mycobacterium tuberculosis

La microbacteria de la tuberculosis tiene características específicas:

  • Membrana celular con alto contenido de lípidos y ceras
  • Multiplicación lenta (cada 20 horas)
  • Resistencia al alcohol y a los ácidos
  • Reacción de hipersensibilidad retrasada (reacción inmunitaria del cuerpo) que causa síntomas.

Además, la mayoría de los antibióticos que se utilizan en este caso no son eficaces contra la microbacteria de la tuberculosis.

La bacteria entra en el cuerpo y penentraen los alvéolos pulmonares.
Los macrófagos (células que fagocitan las bacterias y los deshechos de las células) son las primeras células en actuar:

  • En las personas con un sistema inmunitario sano, puede haber una respuesta inmunitaria innata (de macrófagos y de leucocitos polimorfonucleares). Esto elimina la microbacteria de la tuberculosis y el paciente se recupera de manera espontánea.
  • En la mayoría de los casos  (sujeto inmunocompetente) se da el proceso de contención: la bacteria permanece latente o inactiva, pero puede activarse si el sistema inmunitario se debilita.
  • En pacientes inmunoderimidos (ocurre raramente, pero puede ocurrir en pacientes con SIDA) no hay defensas inmunitarias por lo que se desarrolla directamente una tuberculosis infecciosa.

Granuloma 
El granuloma está formado por una zona central en la que hay necrosis (conocida como necrosis caseosa), delimitada por:

  • Células mononeucleadas
  • Macrófagos
  • Células gigantes epitelioides
  • Fibroblastos
  • Linfocitos

El tubérculo (nódulo granulomatoso) es una formación que rodea la inflamación tubercular.

nódulo pulmonar, tuberculoma

En esta zona, la bacteria puede vivir indefinidamente, incluso hasta por toda la vida del paciente.
Sin embargo, la enfermedad se activa si en el paciente ocurre una disminución de las defensas inmunitarias, por ejemplo en caso de:

  • SIDA
  • Enfermedades crónicas
  • Quimioterpia

Fromación de necrosis y del granuloma

Etapa I 
Los granulocitos neutrófilos y los macrófagos fagocitan la bacteria de manera ineficaz.
Las consecuencias son:

  • Destrucción de las células
  • Liberación de proteaza (enzima que descompone las proteínas): hidrolasa, colagenasa, elastasa

Etapa II 
Las proteínas de la microbacteria de la tuberculosis quedan reducidas a péptidos.
Los péptidos son recogidos por las células dendríticas que presentan el antígeno a los linfocitos, es decir, muestran las sustancias extrañas a ciertas células del sistema inmunitario para activar las reacciones de defensa del cuerpo.
Luego, el linfocito se convierte en la célula más importante debido a que produce secreciones de citocinas:

  • IFN-y que favorece la cicatrización
  • MIF (factor inhibidor de la migración de macrófagos)
  • TNF-alfa (factor de necrosis tumoral) que induce el proceso de apoptosis (muerte celular)

Evolución del granuloma
En el tubérculo puede presentarse:

  • Fibrosis o formación de tejido cicatricial
  • Desarrollo de calcificaciones
  • Fluidificación, el contenido del granuloma se desborda formando:
    • Úlceras
    • Fístulas (formación de un conducto anormal entre dos órganos o cavidades)
    • Cavernas

 

Tuberculosis latente y tuberculosis activa

Infecciones latentes 
No todas las personas que inhalan las bacterias desarrollan tuberculosis. En el caso de individuos sanos, el sistema inmunitario lucha contra las bacterias e impide su multiplicación. Sin embargo, las bacterias pueden permanecer en el cuerpo en estado latente.
La prueba cutánea de la tuberculina o prueba de Mantoux muestra si una persona ha estado expuesta a las bacterias de la tuberculosis.
Si la prueba es positiva y el paciente no tiene síntomas, el diagnóstico es de infección de tuberculosis latente.
Las personas con tuberculosis latente no pueden contagiar a los demás, pero la infección puede evolucionar hasta volverse activa.

Infección activa 
La enfermedad se manifiesta con síntomas típicos.

 

Tuberculosis pulmonar

La tuberculosis pulmonar se origina en los pulmones y se expande a las demás partes del cuerpo.
Los síntomas característicos de tuberculosis pulmonar activa son:

  1. Tos desde al menos 3 semanas (con o sin sangre y flemas)
  2. Dolor en el tórax
  3. Pérdida de peso sin motivo aparente
  4. Cansancio
  5. Fiebre
  6. Sudoración nocturna
  7. Pérdida de apetito

 

Tuberculosis extrapulmonar

La TBC extrapulmonar se produce cuando la infección afecta a otros órganos, en cuyo caso la tuberculosis se define:

  1. Ósea y osteoarticular
  2. Ocular
  3. Pleural, que afecta a la pleura pulmonar
  4. Linfática o linfadenitis tuberculosa, es la el tipo de tuberculosis extrapulmonar más frecuente y afecta especialmente a los ganglios linfáticos cervicales y submandibulares
  5. Meníngea, cuando afecta a las meninges (la membrana que recubre el cerebro y la médula espinal)
  6. Gastrointestinal, la infección afecta a la mucosa intestinal (raramente ocurre en los países industrializados)
  7. Peritoneal o peritonitis tuberculosa, afecta a la membrana que protege los órganos del abdomen
  8. Pericárdica, la infección afecta al pericardio, es decir, la membrana externa del corazón
  9. Cutánea (raramente)
  10. Hepática (puede provocar un absceso tuberculoso en el hígado)
  11. Genital, en las mujeres la tuberculosis afecta a las trompas de Falopio, mientras que en los hombres afecta a la próstata y a los testículos
  12. Renal o en la vejiga

La TBC extrapulmonar no es contagiosa ya que la bacteria no se contagia por transmisión aérea. Sin embargo, a veces las personas con TBC extrapulmonar también pueden padecer TBC pulmonar.
En estos casos, la infección puede contagiarse de una persona a otra por contacto.

La tuberculosis extrapulmonar es más frecuente en las personas inmunodeprimidas.

 

Tuberculosis: causas, etapas y síntomas