Encías inflamadas

 

La inflamación de las encías es frecuente y afecta a los adultos, ancianos y niños.

Causas de las encías inflamadas

Entre las causas de las encías inflamadas se encuentran:

Placa dental
La placa que se produce en el borde de la encía provoca la irritación de las mucosas, produciendo inflamación y dolor. La placa es un conjunto de células bacterianas que se adhieren (biofilm) a la superficie de los dientes.

encías inflamadas, dentista Al mineralizarse, la placa se convierte en sarro.
El sarro puede provocar una infección bucal.

Alergia
La alergia a ciertos alimentos (como nueces, marisco de concha, soja) puede provocar problemas de encías, como por ejemplo dolor, inflamación, calor y picor. Esta enfermedad puede tener su origen en algunos medicamentos, incluyendo ciclosporina (medicamento inmunosupresor), fenitoína (antiepiléptico), nifedipino (medicamento contra la hipertensión o presión arterial alta).

Infección
Las infecciones bacterianas, fúngicas y virales pueden provocar una reacción inflamatoria en las encías.
La inflamación provoca hinchazón, lesiones, dolor en las encías y los dientes, dolor de garganta, inflamación de los ganglios linfáticos del cuello, fiebre, halitosis (mal aliento) y, en casos graves, un absceso.
Entre los microorganismos que pueden infectar las encías, se encuentran:

  • Porphyromonas gingivalis
  • Treponema pallidum
  • Estreptococo
  • Cándida
  • Histoplasma capsulatum
  • Herpes simple
  • Varicela zoster

Llaga
Las llagas son úlceras dolorosas y redondas que se desarrollan en diferentes zonas de la boca, tales como el interior de los labios, de las mejillas, la lengua y la base de las encías.
Las úlceras aftosas se pueden confundir con herpes labial provocado por herpesvirus.
Una forma de distinguir las úlceras aftosas del herpes es la localización. Las llagas aparecen dentro de la boca, mientras que las úlceras por herpes labial se encuentran en la parte externa, es decir, en los labios.

Granuloma piógeno
A pesar de su nombre, el granuloma piógeno no es un cáncer. Se trata de un nódulo benigno en las encías que aparece durante el segundo trimestre del embarazo. Esta enfermedad provoca molestia, dolor e inflamación de las encías.
El granuloma piógeno tiene su origen en los cambios hormonales del embarazo. Algunos granulomas piógenos desaparecen después del embarazo.
Otros se originan por el sarro o por la mala higiene oral. Los expertos han descubierto que el granuloma se desarrolla como reacción inflamatoria a una irritación local.

Enfermedad periodontal o periodontitis
Una gingivitis no tratada puede convertirse en una enfermedad periodontal. Las bacterias de la placa provocan la contracción de la encía del diente: esto provoca la formación de “bolsas” entre las encías y los dientes.
Estas bolsas se extienden provocando la caída de dientes.
La progresión se produce muy lentamente. La periodontitis puede tratarse, especialmente en los niños.
El mejor tratamiento para la periodontitis es una buena higiene oral.
La gingivitis y la periodontitis son enfermedades frecuentes que se pueden prevenir lavándose los dientes con regularidad.

Trauma
Un trauma en la boca puede provocar una lesión y el sangrado del tejido gingival. Es importante lavar los dientes y las encías para reducir las probabilidades de contraer una infección. Se puede aplicar una compresa de hielo en la parte externa de la mejilla para reducir la inflamación e hinchazón.
Los siguientes tratamientos dentales pueden provocar lesiones en las encías:

  • Obturación de caries
  • Puente dental
  • Extracción de una muela de juicio
  • Corona dental
  • Prótesis
  • Intervención quirúrgica

Cáncer
Las encías inflamadas pueden ser síntoma de leucemia y varios tipos de cáncer.
Si el paciente presenta los signos presentados a continuación, es necesario acudir a un médico lo antes posible para un chequeo:

  • Formación de nódulos
  • Manchas en las encías
  • Hemorragia en la boca
  • Cansancio
  • Sudores nocturnos

Prótesis dentales
La inflamación de las encías puede tener su origen en el uso de prótesis dentales que no se adapten perfectamente a la forma de la boca.
Con frecuencia, las encías se inflaman y sangran después de una limpieza dental muy agresiva o cuando su utiliza un cepillo de cerdas duras.

Otras causas

  • Lesiones de la mucosa
  • Úlceras
  • Estrés

 

Factores de riesgo de las encías inflamadas

Humo
El tabaquismo es la causa principal de enfermedades de las encías. Además, el hábito de fumar retrasa la curación de las encías inflamadas.

Cambios hormonales en chicas y mujeres
Las alteraciones en los niveles hormonales que se producen después de la ovulación y antes del ciclo menstrual aumentan las posibilidades de padecer gingivitis.

Diabetes
Las personas que padecen diabetes tienen un mayor riesgo de contraer infecciones, incluyendo enfermedades de las encías.

Otras enfermedades
Enfermedades tales como cáncer y SIDA provocan problemas de encías.

Fármacos
Existen varios medicamentos que reducen el flujo de la saliva que protege la boca.
Sin saliva, es más fácil que la boca padezca infecciones y enfermedades gingivales.
Algunos medicamentos pueden provocar hinchazón en las encías, como por ejemplo la fenitoína (medicamento para las convulsiones).
Esto compromete una correcta higiene oral y, en concreto, la limpieza de dientes y encías.

Genética
Algunas personas son más propensas a padecer enfermedades gingivales que otras personas.

 

Signos y síntomas de la inflamación de las encías

Los síntomas de las encías inflamadas son muchos.
Ellos suelen presentarse en personas que padecen enfermedades tales como gingivitis periodontal o periodontitis.
Entre los síntomas se encuentran:

  • Sangrado de la mucosa
  • Dolor de dientes
  • Encías hipersensibles
  • Recesión de encías
  • Sarro
  • Dientes inestables
  • Mucosas de color rojo intenso
  • Encías de color rojo oscuro o violeta

El enrojecimiento es un signo de infección, debido a la respuesta inmunitaria producida por los microbios.

 

aparato fijo, dientes¿Qué hacer? Tratamiento para la inflamación de encías

Si el trastorno no desaparece con el tiempo (por ejemplo, después de un mes), el dentista suele recetar enjuagues de flúor o un antibiótico para tratar la infección.
La limpieza dental es muy importante, ya que elimina las bacterias y la placa más difíciles de eliminar.
Si la hinchazón de la encía es grave, se recomienda una intervención quirúrgica o laserterapia.

 

Remedios naturales para las encías inflamadas

Cepillo de dientes
Muchas enfermedades de las encías se curan aumentando la frecuencia de limpieza dental.
Se recomienda utilizar un cepillo de dientes de cerdas suaves y llevar a cabo una correcta higiene oral al menos dos veces al día.
La técnica es igualmente importante: el movimiento debe ser firme, pero no excesivamente agresivo.
Se deben realizar movimientos suaves y circulares que alcancen toda la superficie de los dientes.

Hilo dental
Se aconseja utilizar el hilo dental al menos una vez al día. Es importante usar el hilo antes de acostarse y después de comer.
El uso del hilo dental elimina los residuos de alimentos que se depositan entre los dientes.
El cepillo de dientes no logra eliminar estos residuos, que atraen a las bacterias.
Estos microorganismos producen ácidos peligrosos que provocan enfermedades gingivales.
Es necesario deslizar el hilo desde abajo hacia arriba, y no al contrario, ya que al entrar en contacto con las encías, el hilo puede provocar dolor y pequeñas lesiones.

Enjuague bucal
Enjuagar la boca contribuye a mantener limpia la cavidad oral.
Se puede emplear peróxido de hidrógeno, vinagre, agua con bicarbonato, una infusión de malva o un enjuague bucal.
Se recomienda escupir estos líquidos, no ingerirlos.
Otra sustancia muy utilizada es el aceite de clavo de olor.
Si las encías están inflamadas debido a bacterias, el aceite de clavo de olor es una buena opción, ya que es un antibacteriano y antiinflamatorio natural. De hecho, combate los microbios y reduce el dolor.
Se aplica el aceite sobre las zonas afectadas con un copo de algodón. Se pueden realizar enjuagues con agua añadiendo 3 o 4 gotas de aceite.
Repetir los enjuague dos veces al día.
Como alternativa, si la inflamación es aguda, se puede mantener un cubito de hielo o agua fría en la boca durante un minuto. Repetir este procedimiento cada 5 minutos.

Existen sustancias muy eficaces en el tratamiento de la inflamación de las encías.

  • Agua, sal y jengibre: mezclar estos ingredientes para formar una crema. Aplicar sobre las encías dos veces al día.
  • Aceite de ricino y alcanfor: mezclar aceite y alcanfor para formar una pasta y aplicar sobre las encías masajeando suavemente por la mañana y la noche.
  • Esencia de rosa y limón: realizar enjuagues varias veces al día.
  • Limón y agua caliente: uno de los remedios caseros contra la inflamación de encías consiste en hacer gárgaras con agua y limón para reducir los síntomas.

Masaje
Masajear suavemente las encías. No realizar movimientos que puedan provocar dolor. Masajear la encía entre los dientes y en la parte de arriba. Este masaje contribuye a eliminar residuos de alimentos y aumenta la circulación de sangre en la mucosa. El aumento del flujo sanguíneo ayuda al sistema inmunitario a combatir la infección y a restaurar los tejidos.
Si después de probar estos remedios el dolor y sangrado no desaparecen, es necesario acudir al dentista.

 

¿Cómo prevenir la inflamación de las encías?

Alimentaciónencías inflamadas, inflamación, prevención
Comer fruta y verdura frescas ricas en vitaminas (especialmente vitamina C) reduce la hinchazón de las encías.

Lo que no se debe comer
Evitar alimentos salados y crujientes que puedan irritar las encías. Los alimentos ricos en azúcar se adhieren a los dientes y a las encías, lo que requiere cepillarse enérgicamente los dientes para eliminar los residuos.

Higiene oral
Un lavado frecuente de los dientes previene la infección e hinchazón de las encías.
Se recomienda lavar los dientes dos veces al día (y después de cada comida). Cepillar suavemente a lo largo del borde entre el diente y la encía.
Utilizar el hilo dental después de comer para prevenir la inflamación y acumulación de placa.
La aplicación de aceites esenciales, tales como el aceite del árbol del té, puede reducir la placa.
También es útil utilizar un enjuague bucal. Por ejemplo, el hidrocloruro de bencidamina (Tantum Verde) es un antiinflamatorio y un desinfectante empleado para prevenir las infecciones.

Usar aparatos o prótesis dentales totales o parciales, puentes o reconstrucciones dentales aumenta la probabilidad de padecer una inflamación de las encías. Es necesario evaluar junto con el dentista la opción de remover el aparato y realizar una limpieza dental completa cada día para evitar de contraer una infección.