Disminución de voz

 

La disminución de la voz es un trastorno frecuente que suele originarse por problemas de la garganta.

La ronquera se produce por un uso excesivo, la irritación o la infección de las cuerdas vocales.
La disminución de la voz puede ser aguda o crónica.

El término médico para la pérdida de voz es afonía, que puede ser parcial o completa.
La pérdida parcial de la voz se caracteriza por la ronquera, mientras en caso de pérdida completa, la voz suele manifestarse como un susurro.

La voz la producen las cuerdas vocales, que se encuentran por encima de la tráquea.

Las cuerdas vocales son pliegues transversales en la membrana mucosa de la laringe que vibran para producir sonidos, lo que nos permite hablar.
Cuando el aire pasa a través de las cuerdas vocales, empieza a vibrar, produciendo un sonido.
Para producir un sonido adecuado, los pliegues vocales deben mantenerse bien hidratados o lubricados, para vibrar rápidamente y cerrarse por completo.
Una inflamación o irritación de las cuerdas vocales puede alterar su capacidad para vibrar correctamente, manifestándose en la pérdida parcial o completa de voz.

Causas de la disminución de la voz

  1. Laringitis;
  2. Dolor de garganta;
  3. Cáncer de pulmón o de las vías respiratorias;
  4. Trastorno psicosomático provocado por la ansiedad o el estrés;
  5. Resfriado, infección viral o bacteriana. En este caso la ronquera es más intensa por la mañana;
  6. Fumar cigarrillos (puede provocar muchos trastornos, incluyendo cáncer de pulmón, de la laringe, infartos, etc);
  7. Alergia. Una reacción alérgica puede provocar una hinchazón repentina de la garganta que altera la voz;
  8. Gritar o cantar durante un período prolongado, por ejemplo durante un concierto o en una discoteca;
  9. El llanto en bebés o niños;
  10. Aerosol junto a ciertos corticoides (medicamentos de cortisona) para el tratamiento de otras enfermedades;
  11. Lesión de las cuerdas vocales o de algunos nervios durante una intervención quirúrgica (por ejemplo, tiroidectomía o extirpación de un nódulo o pólipo);
  12. Hipotiroidismo, es decir cuando la tiroides produce una cantidad menor de hormonas;
  13. Exposición a productos químicos agresivos (si la garganta es muy sensible).

Síntomas de la disminución de voz

Aunque la ronquera es un síntoma, existen varias enfermedades que pueden provocar otros síntomas junto con la pérdida de la voz, como por ejemplo:

  1. Sequedad bucal,
  2. Hinchazón de laringe y garganta,
  3. Acumulación de flema o moco en la garganta,
  4. Fiebre,
  5. Dolor al tragar o al hablar,
  6. Dificultad para respirar.

Estos síntomas suelen aparecer cuando una persona tiene un resfriado o una infección viral.
Fumar cigarrillos puede dar lugar a la disminución de la voz sin dolor de garganta.

¿Es contagiosa la laringitis?
La causa de la laringitis puede ser contagiosa. Por ejemplo, si una persona padece un resfriado o una infección bacteriana, puede transmitir el virus o la bacteria a otras personas.

¿Qué se puede hacer? ¿Cuál es el tratamiento para la disminución de voz?

Fármacos
El médico receta fármacos en función de la patología responsable de la pérdida de la voz.
Por ejemplo, en caso de una infección bacteriana en la garganta, suele recetar el antibiótico amoxicilina (Augmentine) y antiinflamatorios para reducir la hinchazón, como por ejemplo ketoprofeno (Orudis).

Remedios naturales para la disminución de la voz (también durante el embarazo)

Existen muchos remedios caseros para la laringitis, que pueden llevarse a cabo en casa.
Uno de los tratamientos más eficaces para la disminución de la voz consiste en inhalar vapor, ya que reduce la irritación de la garganta y de las cuerdas vocales.
Se recomienda beber al menos 8-10 vasos de agua caliente a lo largo del día para humedecer la garganta.
Chupar caramelos balsámicos también puede ser un remedio útil para reducir la inflamación de la garganta.

Dejar reposar la garganta
Si la disminución de voz tiene su origen en un resfriado, laringitis, dolor de garganta o simplemente por haber gritado excesivamente, se debe hablar lo menos posible.
Tampoco se debe tratar de susurrar, ya que se ejerce una presión excesiva sobre las cuerdas vocales.

Disminución de vozBeber más líquidos
Es importante beber una gran cantidad de líquido durante el día. El agua mantiene la laringe hidratada y es un remedio rápido.
Sin embargo, no se debe beber agua muy caliente o fría; es mejor una bebida tibia, como por ejemplo la sopa.

Miel
La miel es uno de los remedios más rápidos para recuperar la voz. Se puede añadir miel al agua caliente u otras bebidas y beber esta mezcla.
También se puede añadir miel al té de hierbas para aumentar su eficacia contra la disminución de voz.
Se trata de un remedio que le gusta mucho a los niños; se debe tomar esta bebida al menos dos veces al día.
Otro remedio casero para la pérdida de voz y la laringitis es el zumo de limón mezclado con miel y agua tibia.
La miel se emplea en la medicina ayurvédica y es excelente para la garganta y para mantener una voz sana.

Humidificar el aire
Aumentar el nivel de humedad en el aire mediante un vaporizador o un humidificador puede contribuir a mantener las cuerdas vocales bien hidratadas.
Este remedio es de gran utilidad, especialmente si la causa de la inflamación de la garganta es un ambiente seco.
Los vaporizadores de buena calidad están disponibles en tiendas locales y farmacias.

Inhalar vapor
El vapor puede ayudar a reducir la inflamación de las cuerdas vocales.
Se puede tomar una ducha de agua caliente o inhalar el vapor de un recipiente lleno de agua caliente.
Se pueden realizar inhalaciones con una olla de agua caliente con bicarbonato.
Los tratamientos naturales con vapor aceleran el tiempo de curación.
Inhalar vapor durante 10-15 minutos y repetir este tratamiento un par de veces al día.

Gárgaras
Las gárgaras con agua caliente son útiles para hidratar las cuerdas vocales.
Si la pérdida de la voz tiene su origen en un resfriado o dolor de garganta, hacer gárgaras con agua salada es un remedio casero muy eficaz.
Esto aumenta el suministro de sangre a la zona y reduce rápidamente la infección.
Sin embargo, no se debe exagerar con las gárgaras de agua salada, porque la sal tiende a secar las mucosas, empeorando el trastorno.
De forma alternativa, se pueden hacer gárgaras con:

  • Una cucharada de sal en una taza de agua tibia,
  • Una pizca de sal en el zumo de limón,
  • Vinagre mezclado con agua.

Alimentación, fitoterapia o remedios herbales para la disminución de la voz

Infusioneslaringitis, bebida, jugo, tisana
Las hierbas aromáticas como el tomillo y la manzanilla pueden ayudar a aliviar la inflamación de la garganta.
La infusión de tomillo y manzanilla puede aliviar las molestias de esta enfermedad.
La infusión de raíz de jengibre es un remedio útil para aliviar la ronquera.
La alicina es una sustancia presente en el ajo que tiene propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas.
Se puede preparar una sopa de ajo y abeto rojo con hierbas aromáticas.
Como alternativa, una infusión de jengibre, heno griego, eucalipto, marrubio o malvavisco (Althaea officinalis) es beneficiosa para relajar la garganta y recuperar la voz.

Gotas para la tos
Se pueden utilizar gotas para la tos o caramelos balsámicos para aliviar el dolor de garganta.

Qué hay que evitar

  • Limitar el consumo de bebidas con cafeína, tales como café, té y Coca cola hasta la recuperación de la voz. Estas bebidas deshidratan el cuerpo.
  • Dejar de fumar, ya que el humo irrita la garganta y provoca sequedad en la boca.
    El tabaquismo pasivo irrita la laringe y retrasa el proceso de curación.
  • Abstención de alcohol mientras que la garganta esté inflamada, ya que puede deshidratar el cuerpo y agravar el problema. El alcohol provoca sequedad en la garganta.
  • Evitar lugares donde pueda estar expuesto a polvo, humo, aire frío y otros irritantes.
  • No emplear descongestionantes, porque resecan las cuerdas vocales.

¿Cuánto dura la disminución de voz? ¿Cuándo desaparece?

En general, la disminución de la voz después de gritar (por ejemplo, un profesor de primaria) desaparece entre 24 y 48 horas.
En caso de infección viral o bacteriana, la duración no suele exceder los 5 días.
Si no funciona ninguno de estos remedios y la enfermedad persiste durante más de dos semanas o incluso un mes, se debe consultar a un médico.
El paciente podría padecer una enfermedad grave como cáncer de pulmón o de laringe, especialmente si su edad es avanzada.
Durante la visita, el médico puede solicitar un análisis de sangre y hemograma completo, un análisis de orina, una radiografía de tórax y, eventualmente, un exudado faríngeo.