Rodilla hinchada e inflamada

La rodilla hinchada (también llamada “líquido en la rodilla”) es un problema frecuente producido por la acumulación de líquido en el interior o alrededor de la articulación.
La hinchazón de la rodilla puede aparecer de repente o de manera gradual y puede limitar el movimiento de la pierna y hacer que tengamos molestias al andar.
El derrame en la articulación de la rodilla se desarrolla sobre todo después de un traumatismo o de un esguince, debido a un problema en la rodilla o, en algunos casos, sin motivo.

 

¿Qué es lo que produce la hinchazón de la rodilla?

La rodilla tiene una cápsula articular que se parece a un saco alrededor de la articulación.
La cápsula contiene la sinovia que alimenta y lubrica la articulación. Así pues, se puede mover sin problemas.
La cápsula articular actúa como una bolsa que mantiene el líquido en el interior de la articulación.
La hinchazón de la rodilla se produce cuando el líquido en exceso se acumula en el interior de la cápsula.
Éste puede producirse por:

  • Un sangrado en la articulación (hemoartrosis): suele depender de una lesión y la hinchazón en la rodilla aparece de manera muy rápida. La hinchazón puede ser muy aguda y producir rigidez en toda la pierna.
  • Una acumulación de sinovia (líquido en la pierna): en este caso, la hinchazón tiende a hacerse patente de manera gradual. En algunos casos, la hinchazón puede aparecer y desaparecer. Por otra parte, la cantidad de líquido en la rodilla es variable. Suele estar producida por la artrosis.
  • La rodilla hinchada puede ser el efecto de una operación quirúrgica; por ejemplo, el reemplazo de la articulación a través de la prótesis. En este caso, la hinchazón desaparece después de algunos meses de la operación aunque el dolor desaparezca antes. Mis pacientes suelen preguntarme cuánto tarda la hinchazón articular en reducirse porque quieren recuperarse lo antes posible. Yo subrayo que la recuperación y la hinchazón no siempre están relacionados. El paciente puede volver a trabajar porque la rodilla puede estar hinchadas sin que haya dolor después de una operación quirúrgica.

 

Hinchazón repentina en la rodilla después de una lesión

La rodilla que se hincha de repente después de una lesión procede de la hemoartrosis, es decir, la sangre se acumula dentro de la articulación.
En este caso, una de las estructuras que están dentro de la rodilla resulta dañada y empieza a sangrar. Por consiguiente, la presión dentro de la articulación aumenta. La hinchazón se desarrolla y la rodilla se parece a una pelota roja y caliente.
En este caso, el derrame articular se percibe en la parte superior, inferior y alrededor de la rodilla.
La articulación parece estar afectada por rigidez, dolor y, en algunos casos, moratones.

Las tres causas más importantes de hemoartrosis son:

  • Ruptura de los ligamentos: un ligamento se rompe por completo. Ésta es una causa frecuente y suele afectar el ligamento cruzado anterior de la rodilla (LCA). En caso de lesión de los cruzados, la rodilla no consigue doblarse más de 90/100° y ni siquiera consigue estirarse durante muchas semanas.
  • Lesión de menisco: una lesión en la parte más externa del cartílago de la rodilla.
  • Fractura de la rodilla: una ruptura en uno de los huesos que forman parte de la articulación de la rodilla. Una rodilla hinchada de este tipo puede necesitar tratamientos médicos urgentes para hacer que no haya complicaciones.

fractura-de-la-rodilla

Rodilla hinchada después de un accidente

Si la hinchazón en la rodilla se desarrolla después de algunas horas-días de la lesión, puede que ésta dependa del aumento de la sinovia en la articulación (o sinovitis).
Esto se produce cuando hay algún daño dentro de la rodilla y, por consiguiente, la sinovia aumenta. Pese a que la gravedad de la hinchazón dependa del caso, suele ser menor con respecto a la que se produce por la hemoartrosis.
Si ponemos una mano en ambas rodillas, nos daremos cuenta de que la rodilla resulta hinchada y caliente: es un efecto normal de la inflamación.
Es posible que haya una especie de saco en la rodilla después de un traumatismo: se habla de bursitis en la rodilla.

Las causa más frecuentes de hinchazón en la rodilla son:

  • Lesión de menisco: una lesión en la parte interna del cartílago que rodea la articulación (la parte interna del menisco tiene un aporte de sangre escaso y, por tanto, cuando hay una lesión, no sangra mucho).
  • Hiperextensión de la rodilla: cuando un ligamento se extiende demasiado y algunas fibras resultan dañadas aunque no haya graves problemas.
    La acumulación de líquido puede cambiar día tras día y suele mejorar a medida que la lesión desaparece.
    Normalmente, los tejidos blandos (músculos y ligamentos) tardan 6-12 semanas en recuperarse de las lesiones. Las lesiones del cartílago pueden necesitar más tiempo porque están caracterizados por una menor cantidad de sangre.

 

rodilla-hinchada-e-inflamadaRodilla que se hincha de manera gradual sin una lesión

La artritis o la artrosis son enfermedades crónicas que hacen que la rodilla se hinche de manera gradual sin que haya traumatismos. La hinchazón puede cambiar según los días y las actividades realizadas.
Normalmente, la hinchazón no resulta muy evidente.

La artrosis (es decir, la degeneración de las articulaciones) es la enfermedad que, más a menudo, produce una hinchazón de este tipo.
La artrosis hace que el cuerpo produzca aún más líquido en la rodilla.
Durante aquellos días cuando hay sobrecarga de la pierna, la rodilla puede inflamarse y producir más líquido para intentar protegerse y recuperarse.
La hinchazón lateral puede depender de una reducción del cartílago en esas partes de la rodilla y suele producirse en la primera fase de artrosis.


La hinchazón en la parte externa suele ser menos frecuente que la del lado interno porque esta parte de la rodilla tiene más posibilidad de estar afectada por artrosis.
La hinchazón en la parte externa se produce sobre todo en caso de rodilla valga porque hay una sobrecarga mayor en la parte lateral de la rodilla.

La tendinitis produce una inflamación del tendón, sobre todo, del cuádriceps en la parte alta (en la parte superior de la rótula) y en la parte inferior del tendón rotuliano. No obstante, no se produce una hinchazón que se perciba desde el exterior.

 

Rodilla que se hincha de manera rápida sin una lesión

En algunos casos, la hinchazón se desarrolla de manera rápida sin ningún traumatismo. Las causas más frecuentes de este trastorno son:

  • Infección: las infecciones hacen que aumente la cantidad de sinovia que se produce. Las infecciones suelen aparecer después de una operación quirúrgica o de una herida profunda y pueden llegar hasta las articulaciones. Lo de luchar contra una infección articular resulta ser complicado y, en algunos casos, una operación quirúrgica es necesaria para que el problema desaparezca.
  • Gota: la acumulación de cristales de ácido úrico (producido durante la digestión) en las articulaciones. La acumulación de cristales produce la inflamación y una leve hinchazón en la rodilla. La gota se cura con la administración de medicamentos y a través de una dieta adecuada.

 

Rodilla hinchada en la parte lateral

La hinchazón también puede afectar la parte externa de la cápsula articular.
Suele estar producida por la inflamación de una de las bolsas de la rodilla (bursitis) o por un traumatismo que afecta los músculos que rodean la rodilla (hematomas). Las hinchazones más frecuentes en la parte externa de la articulación son:

  • Bursitis: las bolsas son pequeños sacos llenos de líquido que se encuentran entre el hueso y los tejidos blandos. Éstas son útiles para que se reduzca la fricción entre las estructuras. Si la fricción aumenta por la presencia de una enfermedad, estas bolsas pueden inflamarse.
    En este caso, la hinchazón no afecta toda la rodilla sino que se localiza donde se encuentra la bolsa. La hinchazón delante de la rótula puede depender de la bursitis prerrotuliana.
    Una hinchazón detrás de la rodilla, que mide más o menos lo mismo que una naranja, procede de una bursitis poplítea, también llamada quiste de Baker.
  • Hematoma: un traumatismo que afecta los tejidos blandos de la rodilla puede producir sangrado.
    La sangre que se encuentra alrededor de los músculos puede acumularse en un coágulo duro.
    Si sólo hay un sangrado leve, lo que suele producirse es un pequeño moratón llamado contusión.

 

Hinchazón en la rodilla después de una intervención

Es normal que la rodilla se hinche después de una intervención quirúrgica y, a menudo, el paciente también tiene fiebre.
Una operación muy frecuente como la intervención para el menisco roto produce una hinchazón que dura algunas semanas.

artroscopia-rodilla-menisco

No hay que tener ansiedad por la hinchazón después de la intervención. La hinchazón en la rodilla tarda mucho en desaparecer.
Después de una operación para la reconstrucción del LCA (ligamento cruzado anterior), la hinchazón en la rodilla tarda por lo menos 4/6 semanas en desaparecer. La articulación suele parecer más grande después de una operación y ésta es una consecuencia normal. Ya no se trata de un derrame articular porque nos damos cuenta de que la la parte hinchada de la rodilla está dura.

cirugía-para-el-ligamento-cruzado-anterior

Otras causas de hinchazón en la rodilla

El líquido que se produce suele quedarse dentro de la rodilla porque la cápsula actúa como una barrera y hace que el líquido no salga. No obstante, en algunos casos, puede que haya unas hinchazones fuera de las articulaciones.
Las infecciones y, sobre todo, la sífilis, la tuberculosis y la brucelosis, pueden producir hinchazón en la rodilla.
En este caso, los antibióticos reducirán los síntomas.

 


Causas no muy comunes de hinchazón en la rodilla

  • Dislocación de la rótula: durante la flexión o la extensión, la rodilla se desplaza y acaba en la parte anterior de la rodilla. Una fuerza externa puede deslizarla hacia un lado y hacer que se salga de su lugar anatómico. Este traumatismo produce hinchazón en la rodilla.
  • Rodilla de corredor: la inflamación del tendón de la rodilla puede producir una hinchazón leve en la parte anterior de la rodilla.
  • Tumor óseo: hay varios tipos de tumor que pueden producir hinchazón en la rodilla, incluso en los niñ
  • TVP: la trombosis venosa profunda es una coágulo de sangre que se acumula en una vena que se encuentra en lo profundo de una parte del cuerpo, por lo general las piernas.
    Normalmente, estos coágulos producen dolor y se crean después de descansar mucho tiempo en la cama, después de una intervención quirúrgica o de un viaje en avión.
  • Sangrado espontáneo: es un sangrado repentino que se produce en la articulación de aquellas personas afectadas por problemas de coagulación de la sangre o de los que toman medicamentos para fluidificar la sangre, por ejemplo Warfarina.

 

Rodillas hinchadas durante el embarazo rodilla hinchada, hinchazón, inflamación

Durante el embarazo, las mujeres suelen estar afectadas por rodillas hinchadas, sobre todo en el segundo trimestre.
Este problema se desarrolla porque el peso del niño aumenta y esto produce un aumento en la presión que el útero ejerce sobre la vena cava (una vena muy grande que lleva la sangre desde las piernas hasta el corazón).
Esta condición puede llevar a la retención de líquidos en las rodillas. Sin embargo, también las manos y los pies pueden estar afectados.

Para que la hinchazón en las piernas se reduzca, hay que evitar quedarse mucho tiempo de pie y hay que intentar descansar lo más posible con las piernas levantadas.
Si nos quedamos mucho tiempo de pie, la presión sobre la vena cava aumenta y la calidad del flujo sanguíneo se reduce.
El calor tiende a empeorar la hinchazón en las piernas. Al contrario, las gasas frías pueden hacer que la hinchazón en las rodillas disminuya.

Hay que tener mucho cuidado con las piernas hinchadas durante el embarazo porque pueden depender de una enfermedad más grave como preeclampsia o hipertensión.
Hay que consultar al médico para eliminar la posibilidad de que haya una enfermedad más grave cuando la hinchazón no desaparece tras descansar o cuando afecta muchas partes del cuerpo.
Hay que decirle al médico si la hinchazón de la rodilla se produce junto al dolor de cabeza, problemas para ver o dolor en el bajo vientre.

 

Rodilla hinchada en los niños

Los niños suelen tener hinchazón en la rodilla debido a un golpe o una lesión. Sin embargo, en algunos casos, la hinchazón puede depender de otras causas.
La rodilla hinchada por una lesión resulta ser menos evidente con respecto a los mayores y a los ancianos.
La enfermedad de Lyme puede producir inflamación e hinchazón continuas en las articulaciones. La enfermedad de Lyme afecta a mucha gente que vive en la región nororiental de los Estados Unidos. Así pues, es importante eliminar la posibilidad de estar afectados por esta enfermedad, sobre todo en las regiones con un riesgo más alto.
Una infección o la artritis juvenil también pueden producir líquido en la rodilla de los niños.
La artritis séptica es una infección que produce dolor, calor e hinchazón. La bacteria que produce esta infección suele afectar las rodillas aunque también puede encontrarse en otras articulaciones.

 

Tratamiento para la rodilla hinchada

Hay muchas maneras para hacer que la hinchazón en la rodilla desaparezca y el tratamiento depende del factor desencadenante:

  • Hielo: puede utilizarse para disminuir la velocidad del flujo sanguíneo y, por tanto, para reducir la hinchazón y el dolor. Es importante que el hielo se utilice de manera correcta, cada 10 minutos.
  • Compresión: para reducir la hinchazón, hay que usar vendajes elásticos y rodilleras para que haya la justa compresión sobre la rodilla.
  • Fámacos: los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) como el neobrufen o el voltaren pueden recetarse para reducir la hinchazón en la pierna.
  • Aspiración: el médico, a través de una aguja, puede extraer el líquido de la rodilla. En algunos casos, el líquido puede volver a aparecer.
  • Infiltraciones de cortisona: la cortisona es una hormona esteroidea que, al suprimir el sistema inmunológico, reduce la inflamación y el dolor.

 

Remedios naturales para la rodilla hinchada

Si la hinchazón y el dolor duran más de 48 horas o están acompañados por fiebre y dolor agudo, hay que ir al médico para que las revisiones lleven a un diagnóstico correcto.
No hay que cargar la rodilla que produce dolor hasta que la hinchazón desaparezca.
Un vendaje elástico no ayuda a hacer que la hinchazón en la rodilla desaparezca. Es mejor aplicar arcilla verde durante toda la noche.

Hielo. Hay que poner hielo triturado en un trapo y dejarlo en la rodilla durante 20 minutos. El hielo mejora la hinchazón y el dolor en la rodilla.
Hay que repetirlo cada 2-4 horas y mantener la pierna levantada.
El hielo sólo es útil en las primeras 24 horas después de una lesión o después de la aparición/empeoramiento del dolor.

Levantar el pie. Podemos apoyar el pie en algunos cojines.
Un consejo para tener la pierna levantada durante toda la noche es el de poner unos soportes debajo de las patas de la cama. Así pues, durante la noche, los tobillos estarán más altos que el cuerpo.

Rehabilitación. Si el individuo sufre de artrosis en la rodilla, es importante hacer ejercicios de stretching y que fortalecen el tono muscular.
Estos ejercicios ayudan a calentar y estirar los músculos y son muy útiles después de largos periodos de descanso.
La actividad física regular es muy útil para mejorar la forma física y el tono muscular.
No hay que exagerar con los ejercicios si el individuo no está acostumbrado.
Hay que elegir actividades suaves que no produzcan dolor como el yoga o la natación.

Obesidad. En caso de sobrepeso, hay que cambiar de dieta para perder el exceso de kilos. Para conseguirlo, siempre hay que acudir a un profesional experto y cualificado.
El exceso de peso ejerce una presión mayor sobre las articulaciones y en los músculos, sobre todo en las rodillas y en los tobillos.
La presión excesiva favorece la inflamación de la articulación y, por tanto, es un factor desencadenante de la rodilla hinchada.
La mesoterapia es un tratamiento muy útil que puede asociarse a los que se han descrito para hacer que la hinchazón en la rodilla desaparezca.
El tratamiento manual favorece la producción de endorfinas y de otras sustancias químicas analgésicas. Además, favorece una circulación eficaz.