Pólipos del útero

Un pólipo del útero, también conocido como pólipo endometrial, es el crecieminto anormal de las células endometriales que se adhieren a la mucosa del útero (revestimiento glandular).
Generalmente, es un tumor benigno, pero es necesario realizar los exámenes de control recomendados por el médico porque podría transformarse en un tumor maligno.
Los pólipos del útero se derivan del crecimiento excesivo de las células, se trata de formaciones comunes que requieren varios tratamientos.

Apenas aparece el primer síntoma de menstruación anormal o de molestia pélvica es necesario acudir al médico lo antes posible por los riesgos y las complicaciones asociadas a los pólipos del útero.
El tamaño de los pólipos puede ir desde pocos milimetros hasta varios centimetros.

Generalmente, se adhieren a la pared del útero por el contacto prolongado o por la presencia de un pedúnculo delgado.
Se pueden tener uno o más pólipos del útero.
Por lo general, se encuentran limitados dentro el útero, aunque, en muy pocos casos, pueden deslizarse hacia abajo a través de la apertura del útero (cérvix) en la vagina.
ùtero-ovarios-trompasLa formación de los pólipos requiere poco tiempo.
Generalmente, los pólipos son tumores benignos (no cancerosos), aunque algunos pueden ser cancerosos o pueden transformarse en un tumor maligno (pólipos precancerosos).

 

¿Quiénes están en riesgo?

No se conoce con exactitud la causa de los pólipos del útero, pero se sabe que son sensibles a las hormonas de estrógeno.

Existe una probabilidad mayor de desarrollar pólipos si se presentan las siguientes características:

  • Edad comprendida entre 40-50 años,
  • Estar cercana a la menopausia o haber entrado en menopausia recientemente,
  • Obesidad,
  • Si se toma o se tomaba un medicamento antiestrógeno como el tamoxifeno Cinfa (tamoxifeno).

 

¿Cuáles son las causas del pólipo del útero?

 No se conoce con exactitud la razón por la cual se forman los pólipos, pero las alteraciones en los niveles hormonales pueden ser un factor que favorece su formación.
Al parecer, los estrógenos, que contribuyen a engrosar el endometrio cada mes, están relacionados con la formación de pólipo del útero.

 

¿Cuáles son los síntomas del pólipo del útero?

Lo síntomas de los pólipos del útero son los siguientes:

  • Ciclo menstrual irregular (menstruación adelantada o astrasada)
  • Flujo menstrual abundante e inusual.
  • Sangrado o pérdidas de sangre intermenstrual de color anormal, los pólipos son vascularizados y por lo tanto pueden sangrar
  • Manchas de color rosa o marrón en la ropa interior
  • Anemia
  • Sangrado después de la menopausia
  • Infertilidad

El síntoma más común de los pólipos del útero es la menstruación irregular o impredecible.
La menstruación de la mayoría de las mujeres dura de cuatro a siete días.
Generalmente, el ciclo menstrual de una mujer ocurre cada 28 días, pero los ciclos menstruales normales pueden ir de 21 a 35 días.
Cerca de la mitad de las mujeres con pólipos del útero tiene una menstruación irregular.
Los pólipos del útero son la causa del sangrado anormal en alrededor del 25 % de esos casos.
La imposibilidad de quedar embarazada o de llevar a cabo un embarazo también puede ser un signo de pólipos del útero.

 

Pólipo en el útero
Pólipo en el útero

Infertilidad y pólipos del útero

La infertilidad se define como la incapacidad de concebir después de haberlo intentado por año.

Según el Jones Institute of Reproductive Medicine, cuando una mujer es estéril y no presenta síntomas de pólipos del útero, la posibilidad de que tenga pólipos asintomáticos es del 3 % al 5 %.

Las mujeres que tienen un sangrado anormal, tienen más probabilidades de desarrollar pólipos.
Un pólipo del útero puede funcionar como un dispositivo intrauterino normal (DIU) ya que impide que el óvulo fecundado se implante en la pared uterina.
También puede obstruir el conducto que conecta las trompas de Falopio y la cavidad uterina, impidiendo que el esperma se desplace a través de las trompas para fecundar el óvulo.
Así mismo, puede obstruir el canal del cérvix impidiendo que el esperma entre en el útero.
Los pólipos pueden desempeñar un papel importante en el aborto espontáneo de algunas mujeres.

Según un estudio publicado en 2005 en la revista Human Reproduction, las mujeres sometidas a inseminación artificial después de que los pólipos han sido extirpados, quedan embarazada dos veces más rápido respecto las mujeres que no se han sometido a la extirpación de pólipos.
De hecho, a menudo, las mujeres que se han sometido a la extirpación de los pólipos quedan embarazadas sin necesidad de recurrir a la inseminación artificial.

 

Diagnóstico del pólipo del útero

 Generalmente, el diagnóstico depende del legrado (raspado de la superficie del útero) y del análisis del tejido en el laboratorio (examen histológico) que sirven para saber si el pólipo es peligroso.

Ecografía transvaginal: este es un procedimiento en el que se introduce en la vagina un dispositivo portátil delgado llamado transductor de ultrasonidos.
El dispositivo emite ondas sonoras y según la onda que retorna se crea una imagen del interior del útero, que incluye las posibles irregularidades que pueden aparecer.

Otros métodos de diagnóstico incluyen:

La histerografía, es una radiografía que muestra el tamaño y la forma de la cavidad uterina.
La histeroscopia es un examen endoscópico que se realiza para observar la cavidad uterina y el canal del cérvix del útero.
Puede realizarse para el disgnóstico o como tratamiento.
Es importante tomar una muestra del tejido del pólipo para enviarla al laboratorio y realizar una biopsia para descartar un cáncer.

La citología que se realiza periódicamente no es suficiente para analizar el pólipo ya que en este examen se revisa solamente el cuello del útero.

 

El tratamiento para el pólipo del útero y los medicamentos

Para los pólipos del útero, el médico puede recomendar:

Espera alerta
Los pólipos pequeños que no manifiestan síntomas (asintomáticos) pueden desaparecer por sí solos. El tratamiento es inútil, excepto cuando existe el riesgo de que se desarrolle un cáncer del útero.

Medicamentos
Algunos medicamentos hormonales, entre estos los progestágenos y los agonistas de la hormona liberadora de gonadotropina, pueden reducir el pólipo uterino y sus síntomas.
Generalmente, tomar estos medicamentos puede ser una solución a corto plazo, en el mejor de los casos los síntomas regresan, a menudo, esto ocurre cuando deja de tomarse el medicamento.

 

¿Cuándo es necesaria una operación? ¿Cuándo extirpar el pólipo? pólipo, útero

 El médico puede recomendar una intervención quirúrgica dependiendo de los síntomas de la mujer, de la infertilidad, del resultado del examen histológico para saber si las células son cancerosas.

¿Cómo se extirpa un pólipo del útero? Legrado o curetaje

El médico utiliza un instrumento largo de metal con un anillo en la punta para raspar la parte interior de las paredes del útero.
Esto puede realizarse para tomar una muestra para el examen de laboratorio o para extirpar un pólipo del útero (si el tamaño es inferior a 2cm, aproximadamente).
El médico puede realizar un curetaje con la ayuda de un histeroscopio, que le permite observar dentro del útero antes y después del legrado.
La intervención de histeroscopia dura 20 minutos aproximadamente, después de la intervención la mujer debe permanecer en cama hasta que lo diga el médico.
legado-uterino
Pueden percibirse algunos síntomas causados por la anestesia total, como vómito, náusea y somnolencia.
Generalmente, la anestesia general es “leve” y la intervención se realiza sin necesidad de hospitalización, es decir, que la paciente vuelve a casa el mismo día de la operación.


Evolución posoperatoria
Cuando desaparecen los efectos de la anestesia, la paciente puede sentir un dolor que dura algunos días, pero al día siguiente de la intervención pueden retomarse las actividades normales de la vida cotidiana.
Durante la convalecencia, hay que evitar las relaciones sexuales, por dos semanas, como mínimo.

Las posibles complicaciones son:

  • Fiebre
  • Hemorragia uterina
  • Dificultad para orinar
  • Cólicos abdominales fuertes
  • Dolor abdominal que tiende a empeorar
  • Pérdidas de flujo vaginal con un fuerte olor que pueden indicar una infección.

 

Remoción quirúrgica de un pólipo del útero

Durante la histeroscopia, los instrumentos que se introducen a través del hiteroscopio (el dispositivo que utiliza el médico para observar dentro del útero) permiten identificar y luego extirpar los pólipos. El pólipo extirpado puede enviarse al laboratorio para ser analizado en el microscopio.
Si un pólipo uterino cotiene células cancerosas, el médico explica lo pasos a seguir para la valoración y el tratamiento.
Si aparecen pólipos uterinos puede ser necesario someterse a más de un tratamiento.
La paciente sigue siendo fértil y sigue teniendo la posibilidad de concebir.

 

Prevención contra los pólipos del útero

A menudo, la aparición de pólipos es reincidente, por lo tanto, para evitar que los pólipos regresen a veces los médicos prescriben la píldora anticonceptiva o el DIU (espiral).