Hernia de hiato o hiatal

La hernia de hiato se produce cuando una parte del estómago entra en el tórax a través de una abertura en el diafragma llamado hiato.

El diafragma es un músculo grande que tiene la forma de una cúpula y separa el tórax del abdomen.
La mayoría de las personas con una hernia de hiato no tienen síntomas. Sin embargo, la hernia favorece el ardor de estómago y el reflujo gastroesofágico.
La hernia de hiato es muy común, el 30% de las personas mayores de 50 años sufren de este trastorno.

Hernia de hiato o hiatal
Sin embargo, es probable que este porcentaje sea más alto debido a que muchas personas con una hernia de hiato tienen síntomas muy leves o ningún síntoma, y no se dan cuenta.

 

Clasificación de la hernia de hiato

Hernia de hiato por deslizamiento
Este es el tipo más común, que afecta al 80% de las personas con hernia de hiato. En una hernia hiatal deslizante, la unión entre el esófago y el estómago (conocido como esfínter gastroesofágico) y una parte del estómago deslizan por encima del diafragma.
La unión puede permanecer de forma permanente en el pecho, pero con frecuencia se queda allí por un tiempo. Esto ocurre porque con la deglución se contraen los músculos del esófago y tiran hacia arriba el estómago. Cuando la deglución ha terminado, la parte del estómago herniada regresa al abdomen.

Hernia de hiato paraesofágica
En este tipo de hernias, la unión entre estómago y esófago se mantiene unida al diafragma, en su posición normal, pero una parte del estómago se desliza hasta el tórax a un lado del esófago.
Una hernia hiatal paraesofágica muy voluminosa puede obstaculizar el paso de los alimentos en el estómago, especialmente si comprime el esófago adyacente y puede causar el reflujo de los alimentos hacia el esófago. En el estómago herniado también pueden formarse úlceras debido al trauma causado por la comida que está bloqueada por el ácido del estómago.
Afortunadamente, las hernias paraesofágicas grandes son raras.

 

Causas de la hernia de hiato

Actualmente todavía no se conocen con exactitud las razones exactas que llevan a la producción de dicha hernia, pero es muy probable que se desarrollen en los mayores de 50 años, los fumadores o los obesos.
Otros factores que aumentan el riesgo para el desarrollo de una hernia de hiato son:

  • Tos excesiva, vómito o esfuerzo físico en el gimnasio;
  • Diafragma debilitado, se hace más débil a medida que se envejece;
  • Los qua han sido sometido a una operación previa de una hernia hiatal.

La hernia de hiato es más común en las mujeres que en los hombres. Las mujeres a menudo tienen síntomas de reflujo durante el embarazo debido al aumento de presión en el abdomen cuando el niño crece.
Las enfermedades como la esofagitis crónica (inflamación del revestimiento del esófago) pueden causar el acortamiento esofágico. Esto puede aumentar el riesgo de desarrollar una hernia de hiato.

La hernia de hiato no se debe a la ansiedad, sino a otros trastornos relacionados, como el reflujo gastroesofágico, que pueden ser provocados o agravados por ansiedad, preocupaciones, culpas y estrés.

 

¿Cuáles son los síntomas de la hernia de hiato?

Muchas personas con hernia de hiato no tienen síntomas.

Síntomas del reflujo ácido
La hernia en sí es generalmente asintomática. Sin embargo, en el caso de hernia de hiato los sistemas que normalmente impiden que el ácido del estómago fluya hacia el esófago no funcionan bien. El esfínter puede no funcionar correctamente y la presión normal del diafragma en el esófago se reduce.
Por lo tanto, el reflujo de los ácidos del estómago en el esófago se produce con facilidad.
El ácido refluido puede causar una inflamación de las paredes inferiores del esófago que puede causar uno o más de los siguientes síntomas:

  • Ardor de estómago: este es el síntoma principal es una molestia que se origina en el abdomen o la parte superior de la parte inferior del pecho y se dirige hacia el cuello. (Es confuso pero no tiene nada a que ver con el corazón)
  • Dolor de estómago y dolor al pecho,
  • Malestar general,
  • Sabor amargo en la boca,
  • Eructos,
  • Dificultad para tragar (disfagia).

Como el ardor de estómago, estos síntomas tienden a aparecer y desaparecer y después de una comida van empeorando.

Pueden producirse algunos síntomas raros:
Si se experimentan cualquier de estos síntomas, puede hacer difícil el diagnostico debido a que estos síntomas pueden ser similares a los de otras enfermedades.

Por ejemplo:
A veces se produce una tos persistente, especialmente por la noche, esto es debido a la irritación de la tráquea por el reflujo ácido.
Otros síntomas de la boca y la garganta que pueden aparecer son problemas encías, mal aliento, dolor de garganta, ronquera y una sensación de nudo en la garganta.

Nota: la mayoría de las personas con reflujo ácido no tienen hernia de hiato. Además, la mayoría de las personas con hernia hiatal no tienen síntomas de reflujo ácido.
Entonces, en el caso de hernia no significa necesariamente que el esfínter entre el esófago y el estómago no funciona bien. Simplemente la hernia de hiato aumenta las probabilidades de tener un mal funcionamiento del esfínter y por tanto es más probable tener síntomas típicos del reflujo ácido gástrico.

Sin embargo, las personas con una hernia de hiato tienen reflujo, en media, tienen síntomas más graves relacionados con el reflujo ácido.
Esto puede ocurrir porque con una hernia de hiato, cualquier ácido que entra en el esófago es más probable que se mantenga en contacto con las paredes internas del esófago.

 

¿Cuáles son las posibles complicaciones de una hernia de hiato?

Las posibles complicaciones del reflujo de ácido en el esófago a largo plazo son:

Estenosis: en caso de inflamación severa y de larga duración puede causar cicatrices y estrechamiento del esófago inferior. Esta complicación es rara.

Esófago de Barret. En esta afección las células que revisten el esófago inferior sufren alteraciones.
Las células modificadas son más propensas a convertirse en cancerosas.
Aproximadamente 1 o 2 personas de cada 100 que sufren de esófago de Barret desarrollan el cáncer de esófago.

Cáncer: el riesgo de desarrollar el cáncer de esófago es ligeramente mayor de lo habitual por el reflujo acido de larga duración.

Otras complicaciones son:

  • Anemia causada por el sangrado en el esófago, la sangre se puede encontrar en el vómito o en las heces,
  • Úlcera en el esófago,
  • El reflujo ácido puede entrar en los pulmones y puede causar tos crónica, dificultades para respirar, asma y, rara vez, neumonía.

 

¿Cómo se hace el diagnostico de una hernia de hiato?

Lo primero que hay que hacer es un examen médico para descubrir lo que causa los síntomas.
El médico debe realizar la palpación, la ausculatación y la percusión para analizar la consistencia y los sonidos emitidos por el abdomen.
A continuación, se debe evaluar la movilidad del estómago para ver si hay adherencias o estructuras demasiado tensas que impiden el movimiento.
Las hernias de hiato se diagnostican por casualidad al hacer una radiografía gastrointestinal o una endoscopia del abdomen superior para determinar la causa de los síntomas gastrointestinales superiores o el dolor abdominal superior.
En la endoscopia y los rayos X la hernia de hiato aparece como una bolsa separada que se encuentra en el esófago y el estómago.
Esta bolsa es delineada por el esfínter esofágico inferior por encima y por debajo del diafragma. Sin embargo, la hernia puede ser visible sólo durante la deglución.

 

Tratamiento de la hernia de hiato

El tratamiento de la hernia de hiato está destinado a aliviar y reducir los síntomas. A veces el médico de cabecera o el gastroenterólogo prescribe un tratamiento farmacológico o da consejos sobre la alimentación. Puede ser necesario realizar una operación quirurgica, pero es raro.

 

Remedios caseros naturales

El objetivo del tratamiento de la hernia de hiato es aliviar los síntomas y prevenir las complicaciones por medio de los siguientes cambios en el estilo de vida:

  • Los pacientes obesos deben hacer una dieta para perder el peso en exceso,
  • Comer comidas en cantidades moderadas con frecuencia e intentar no comer antes de ir a la cama,
  • No fumar ni beber alcohólicos,
  • Llevar ropa cómoda que no sea ajustada,
  • Tener la cabeza levantada de la cama antes de dormir,
  • Tratar de no beber bebidas demasiado ácidas o que contienen cafeína, jugo de naranja, bebidas azucaradas o gaseosas, café o bebidas energéticas.
  • Hay algunos alimentos que no se deben comer, como cebollas, chocolate, comida picante o grasas,
  • Se recomiendan la actividad fisica y el ejercio en el gimnasio, pero hay que evitar los ejercicios para fortalezer los músculos abdominales que aumentan la presión en el abdomen y pueden agravar la hernia.

La osteopatía puede ser útil, ya que reduce las tensiones que bloquean el movimiento de los huesos y los órganos, y permiten un buen funcionamiento del estómago y una mejor digestión.

 

Fármacos
Existen varios medicamentos disponibles que pueden ayudar a reducir los síntomas de la hernia de hiato. Los más comunes son los antiácidos que neutralizan el ácido en el estómago.
La eficacia de los antiácidos varía de persona a persona. Si no son suficientes para aliviar los síntomas, el médico puede recomendar un medicamento diferente.

 

Cirugía para reparar la hernia de hiato

¿Cuándo es necesario operar?
Un pequeño porcentaje de los casos de hernia hiatal puede necesitar cirugía. La cirugía generalmente se reserva para las situaciones de emergencia y las personas que no pueden tomar fármacos para aliviar el ardor de estómago y el reflujo ácido.
La cirugía de reparación de la hernia de hiato se combina a menudo con una cirugía para la enfermedad de reflujo gastroesofágico.

Cirugía para la hernia de hiato, funduplicatura

La funduplicatura según Nissen-Rossetti. En esta cirugía, el cirujano envuelve la parte superior del estómago alrededor del esófago inferior.
Esto refuerza el esfínter esofágico inferior, por lo que es menos probable el reflujo ácido en el esófago.
La operación para una hernia hiatal puede servir para:

  • Bajar el estómago en el abdomen,
  • Apretar la abertura del diafragma,
  • Reconstruir un esfínter esofágico débil o eliminar la parte herniada del estómago.

En algunos casos, esto se hace con una única incisión en la pared torácica (toracotomía) o abdomen (laparotomía).
En otros casos, el cirujano puede insertar una pequeña cámara e instrumentos quirúrgicos especiales a través de unas pequeñas incisiones en el abdomen.
El cirujano realiza la operación mientras visualiza las imágenes del interior del cuerpo en un monitor (cirugía laparoscópica)

Es probable que hay que quedarse en hospital hasta tres días después de la operación.
Generalmente, es posible volver a trabajar en dos o tres semanas en el caso de la cirugía mini-invasiva.
A veces, es posible que se necesite una cirugía a cielo abierto para reparar la hernia de hiato.
Esto se hace a través de una incisión en el abdomen.
El tiempo de recuperación es generalmente más largo cuando se realiza la cirugía a cielo abierto.