Hernia de hiato o hiatal: clasificación, causas y síntomas

La hernia de hiato se produce cuando una parte del estómago entra en el tórax a través de una abertura en el diafragma denominada hiato.

El diafragma es un músculo grande con forma de cúpula que separa el tórax del abdomen.
La mayoría de las personas con una hernia de hiato no presentan síntomas.

Sin embargo, la hernia favorece el ardor de estómago y el reflujo gastroesofágico.

La hernia de hiato es muy común, el 30% de las personas mayores de 50 años sufren este trastorno.Hernia de hiato o hiatal
Sin embargo, es probable que este porcentaje sea más alto, pues muchas personas con una hernia de hiato tienen síntomas leves o ninguno y no se dan cuenta.

 

Clasificación de la hernia de hiato

Hernia de hiato por deslizamiento
Es el tipo más común, que afecta al 80% de las personas con hernia de hiato. En este tipo de hernia, la unión entre el esófago y el estómago (conocido como esfínter gastroesofágico) y una parte del estómago se deslizan por encima del diafragma.

La unión puede quedarse en el pecho de forma permanente, aunque lo usual es que permanezca poco tiempo. Esto ocurre porque, al deglutir, se contraen los músculos del esófago tirando el estómago hacia arriba. Cuando la deglución termina, la parte del estómago herniada regresa al abdomen.

Hernia de hiato paraesofágica
En este tipo de hernias la unión entre estómago y esófago se mantiene adherida al diafragma, en su posición natural, pero una parte del estómago se desliza hasta el tórax al lado del esófago.

Una hernia hiatal paraesofágica muy voluminosa puede obstaculizar el paso de los alimentos en el estómago, especialmente si comprime el esófago adyacente, ocasionando el reflujo de los alimentos hacia el esófago.
En el estómago herniado también pueden formarse úlceras debido al trauma provocado por la comida bloqueada por el ácido estomacal.
Afortunadamente, las hernias paraesofágicas grandes son muy raras.

 

Causas de la hernia de hiato

Actualmente, se desconocen aún las razones exactas que conducen al desarrollo de una hernia de hiato, si bien es muy probable que se desarrolle en:

  • Personas mayores de 50 años
  • Fumadores
  • Personas con obesidad

Otros factores que aumentan el riesgo de desarrollo de una hernia de hiato son:

  • Tos excesiva, vómito o esfuerzo físico en el gimnasio
  • Diafragma debilitado, que se vuelve más débil a medida que se envejece
  • Las personas que han sido sometidas previamente a una operación de hernia de hiato

La hernia de hiato es más común en mujeres que en hombres. Las mujeres suelen experimentar síntomas de reflujo durante el embarazo debido al aumento de presión en el abdomen a medida que crece el niño.
Enfermedades como la esofagitis crónica (inflamación del revestimiento del esófago) pueden provocar el acortamiento del esofágo, lo que aumenta el riesgo de desarrollar una hernia de hiato.

La hernia de hiato no la provoca la ansiedad. Sin embargo, otros trastornos relacionados, como el reflujo gastroesofágico, pueden deberse o agravarse debido a:

  • Ansiedad
  • Preocupaciones
  • Sensación de culpabilidad
  • Estrés

 

diaragma, tórax, abdomen

¿Cuáles son los síntomas de la hernia de hiato?

Muchas personas con hernia de hiato no presentan síntomas.

Síntomas del reflujo ácido
Por lo general, la hernia en sí es asintomática. Sin embargo, en el caso de una hernia de hiato los sistemas que normalmente impiden que el ácido del estómago fluya hacia el esófago no funcionan bien. Puede que el esfínter no funcione correctamente y se reduzca la presión normal del diafragma en el esófago.
De esta forma, es fácil que se produzca el reflujo de los ácidos del estómago en el esófago.
El ácido refluido puede provocar una inflamación de las paredes inferiores del esófago que puede dar lugar a uno o más de los siguientes síntomas:

  • Ardor de estómago: éste es el síntoma principal. Se trata de una molestia originada en el abdomen superior o en la parte inferior del pecho y que se dirige hacia el cuello (no tiene nada que ver con el corazón)
  • Dolor de estómago y dolor de pecho
  • Malestar general
  • Sabor amargo en la boca
  • Eructos
  • Dificultad para tragar (disfagia)

Como el ardor de estómago, estos síntomas tienden a reaparecer y desaparecer, empeorando después de las comidas.

Pueden producirse algunos síntomas raros, lo que puede dificultar el diagnostico debido a que estos síntomas pueden ser similares a los de otras enfermedades.

Por ejemplo:
A veces se experimenta tos persistente, especialmente por la noche, esto es debido a la irritación de la tráquea por el reflujo ácido.
Otros síntomas de la boca y la garganta que pueden aparecer son:

hernia hiatal, delizamiento, estómago, diafragma

Nota: la mayoría de las personas con reflujo ácido no tienen hernia de hiato. Además, la mayoría de las personas con hernia de hiato no tienen síntomas de reflujo ácido.
Por tanto, una hernia de hiato no implica necesariamente que el esfínter entre el esófago y el estómago no funcione bien.
Simplemente la hernia de hiato aumenta la probabilidad de un mal funcionamiento del esfínter, por lo que es más probable experimentar los síntomas propios del reflujo de ácido gástrico.

Sin embargo, las personas con hernia de hiato que tienen reflujo suelen tener síntomas más graves relacionados con el reflujo ácido.
Esto puede ocurrir porque con una hernia de hiato, cualquier ácido que entra en el esófago tiene mayor probabilidad de mantenerse en contacto con las paredes internas del esófago.

 

¿Cuáles son las posibles complicaciones de una hernia de hiato?

Las posibles complicaciones del reflujo de ácido en el esófago a largo plazo son:

Estenosis: aunque se trata de un complicación rara, la inflamación grave y de larga duración puede ocasionar cicatrices y el estrechamiento del esófago inferior.

Esófago de Barret: con esta afección, las células que revisten el esófago inferior sufren alteraciones y son más propensas a convertirse en cancerosas.
Aproximadamente 1-2 de cada 100 personas que sufren esófago de Barret desarrollan cáncer de esófago.

Cáncer: el riesgo de desarrollar cáncer de esófago es ligeramente mayor de lo habitual por culpa del reflujo ácido de larga duración.

Otras complicaciones son:

  • Anemia provocada por una hemorragia en el esófago. La sangre se puede encontrar en el vómito o en las heces
  • Úlcera en el esófago
  • El reflujo ácido puede entrar en los pulmones y provocar tos crónica, dificultad para respirar, asma y, muy pocas veces, neumonía

 

Hernia de hiato: diagnostico, tratamiento y remedios