Ictericia en recién nacidos y adultos

¿Qué es la ictericia neonatal?

La ictericia neonatal es un término para indicar que la piel del bebé y la esclerótica (la parte blanca de los ojos) se vuelven de color amarillo o amarillento.

La aparición de la ictericia en un adulto significa que la persona padece una enfermedad. Tiene su origen en la acumulación excesiva en la sangre de una sustancia denominada bilirrubina.
La ictericia neonatal es muy común, aproximadamente 3 de cada 5 niños (60%) la padecen, y suele producirse a los pocos días después de nacer.

La mayoría de las veces es leve, no perjudica al bebé y desaparece sin necesidad de tratamiento. Pero si el bebé padece una ictericia grave y no comienza un tratamiento rápidamente, puede provocar daños cerebrales.Ictericia neonatal, bebé, lactante, recién nacido

¿Qué es la ictericia en los adultos?

En los adultos, la ictericia no puede considerarse una enfermedad, sino más bien una señal que puede deberse a diferentes enfermedades.
La ictericia es la coloración amarillenta de la piel y la esclerótica de los ojos y tiene su origen en niveles altos de bilirrubina química en la sangre (hiperbilirrubinemia).
El color de la piel y la esclerótica varían en función del nivel de bilirrubina:

  • Amarillento, si el nivel de bilirrubina es ligeramente más alto.
  • Marrón-moreno si el nivel de bilirrubina es elevado.

Se habla de ictericia cuando los valores de la bilirrubina son superiores a 2,5 mg/dl o si los valores de bilirrubina total son superiores a 13 mg/dl en recién nacidos a término y 15 mg/dl en bebés prematuros.
La subictericia es un término empleado cuando los valores de bilirrubina en la sangre oscilan entre 1,5-2,5 mg/dl.

Bilirrubina conjugada y no conjugada
La bilirrubina es un producto de degradación del grupo hemo, es decir un componente de la hemoglobina en los glóbulos rojos.
Antes de llegar al hígado, la bilirrubina es indirecta o “no conjugada”, se trata de una forma soluble en agua que debe unirse a una proteína (albúmina) para circular en el torrente sanguíneo.

En el hígado, la bilirrubina se combina con ácido glucurónico para crear una forma soluble en agua denominada bilirrubina directa o conjugada.
La bilirrubina conjugada pasa del hígado al colon, donde se convierte de nuevo a la forma no conjugada para ser expulsada del cuerpo.
Cuando los glóbulos rojos mueren naturalmente, se crea la bilirrubina como subproducto de los residuos.
Si todo funciona bien, las heces deberían ser marrones y la orina de color amarillo claro.

higado-ictericia

Causas de la ictericia en los adultos

Existen tres tipos de ictericia, dependiendo del motivo de la acumulación de bilirrubina en el cuerpo.

1. Ictericia prehepática (o hemolítica) – provocada por la hiperproducción de bilirrubina, se manifiesta antes de que esta sustancia sea transportada por la sangre al hígado.
Si una infección o enfermedad destruye los glóbulos rojos de manera precoz, los niveles de bilirrubina aumentan. Este fenómeno se denomina ictericia prehepática.
Las enfermedades que pueden ocasionar este trastorno son malaria, anemia falciforme, talasemia, esferocitosis hereditaria y síndrome de Crigler-Najjar.

2. Ictericia intrahepática (también conocida como ictericia hepatocelular) – la acumulación se produce en el interior del hígado.
Hay dos posibilidades:

  • Las células del hígado liberan la bilirrubina conjugada, pero no son capaces de convertir la no conjugada.
  • Se produce un defecto en el metabolismo o en la captación o de la bilirrubina.

Si el hígado está lesionado, puede resultarle difícil elaborar la bilirrubina, lo que provoca ictericia intrahepática.
El daño hepático puede ser consecuencia de:

  • Enfermedad hepática alcohólica
  • Hepatitis
  • Fiebre glandular
  • Cáncer de hígado
  • Consumo de drogas (por ejemplo éxtasis)
  • Sobredosis de paracetamol

La obesidad y la esteatosis hepática no alcohólica también pueden provocar cirrosis hepática e ictericia.

3. Ictericia obstructiva o posthepática – un obstáculo bloquea el conducto biliar e impide que la bilis pase a la vesícula biliar y al intestino.
En este caso, la orina es oscura, mientras que las heces son más claras.
Entre las causas de la ictericia posthepática se encuentran cálculos biliares, pancreatitis, cáncer de páncreas y cáncer de la vesícula biliar.
La ictericia originada por un cáncer suele provocar un empeoramiento, porque el conducto permanece bloqueado debido a la obstrucción mecánica de la masa.
Una dieta rica en grasas puede provocar colesterol alto, que aumenta el riesgo de tener cálculos biliares.

Ictericia colestásicaictericia-neonatal-y-en-los-adultos
La ictericia colestásica se define como la incapacidad de la bilis para pasar del hígado al duodeno.
El origen de la interferencia puede residir en los conductos biliares principales (colestasis extrahepática) o dentro del hígado (colestasis intrahepática).
Morfológicamente, la colestasis se caracteriza por la acumulación de bilis en las células de los conductos biliares.
Los síntomas suelen ser prurito y una aparición lenta de la ictericia.
El término “ictericia obstructiva” hace referencia a la colestasis de origen extrahepática.

Ictericia gravídica
Las mujeres embarazadas pueden padecer este trastorno debido a ciertas enfermedades, como por ejemplo: hepatitis (A, B, C, D, E), cirrosis hepática, colestasis intrahepática del embarazo, cálculos biliares, preeclampsia.

Causas de la ictericia neonatal

Es normal que el nivel de bilirrubina del niño sea un poco más alto al nacer.

A medida que el bebé crece en el útero, la placenta elimina la bilirrubina del cuerpo del bebé.
La placenta es el órgano que se desarrolla durante el embarazo para alimentar al bebé.

Al nacer, el hígado del bebé comienza a realizar esta tarea y desempeñarla correctamente puede llevarle tiempo.
La mayoría de los bebés presenta una ictericia más o menos leve, lo que se conoce como “ictericia fisiológica”.
Es inofensiva y suele ser peor cuando el bebé tiene 2-4 días. Por lo general, desaparece en 2 semanas y no provoca otros trastornos.

 

Tipos de ictericia en recién nacidos

Ictericia del recién nacido prematuro: se produce con frecuencia en los niños que aún no están listos para excretar la bilirrubina de manera eficaz.
La ictericia en los bebés prematuros debe reducirse a un nivel de bilirrubina inferior a los bebés nacidos a término para evitar complicaciones.

Ictericia por lactancia materna
La ictericia por lactancia materna se produce en los bebés que toman el pecho durante su primera semana de vida.
La ictericia puede producirse durante la lactancia porque el recién nacido tiene dificultades para alimentarse o porque todavía no hay suficiente leche en el pecho.
No se debe a un problema en la leche materna, sino a que el niño no consigue beber lo suficiente.

Ictericia por leche materna
En el 1-2% de los niños que toman el pecho, la ictericia puede tener su origen en sustancias producidas en la leche materna que pueden provocar un aumento del nivel de la bilirrubina,
Estas sustancias pueden impedir la expulsión de la bilirrubina a través del intestino. Empieza después de los primeros 3-5 días y mejora lentamente al cabo de 3-12 semanas.

Incompatibilidad del grupo sanguíneo (Rh o AB0): si el grupo sanguíneo del bebé es distinto del de la madre, ésta puede producir anticuerpos que destruyen los glóbulos rojos del recién nacido, creando una acumulación repentina de bilirrubina en la sangre del bebé.
La ictericia por incompatibilidad puede comenzar desde el primer día de vida.

Antiguamente, los problemas de Rh daban lugar a la forma más grave de ictericia, pero ahora se pueden prevenir con una inyección de inmunoglobulina Rh a la madre dentro de las 72 horas siguientes al nacimiento.
La infiltración previene la formación de anticuerpos que pueden poner en peligro eventuales embarazos futuros.

Ictericia patológica (causada por la enfermedad) en el recién nacido

Todas las causas de la ictericia se consideran patológicas, excepto la ictericia fisiológica, la ictericia por lactancia materna o la ictericia por leche materna.
Las características de la ictericia patológica son:

  • Aparición de la piel amarillenta en las 24 horas posteriores al nacimiento.
  • Rápido aumento de la concentración de bilirrubina total en la sangre (más de 5 mg/dl al día).
  • Nivel total de bilirrubina sérica superior a 17 mg/dl en un bebé nacido a término.

Otras características que se deben tener en cuenta son:

  • Ictericia prolongada.
  • El diagnóstico de una enfermedad.
  • El nivel de bilirrubina conjugada superior a 2 mg/dl o superior al 20% de la bilirrubina total en la sangre.

Causas de la ictericia patológica en recién nacidos

Cefalohematoma (hematoma craneal)
Algunas veces, en el momento del parto, el bebé puede sufrir un traumatismo en la cabeza cuya consecuencia es la formación de un hematoma en el cráneo.
Dado que esta sangre se reabsorbe de manera natural y provoca un aumento repentino de la bilirrubina en la sangre, puede que el hígado inmaduro del recién nacido no sea capaz de procesar toda la bilirrubina.

Déficit enzimático de glóbulos rojos

  • Déficit de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (que protege a los glóbulos rojos de la oxidación).
  • Déficit de piruvato quinasa (enzima implicada en la glucólisis), que puede provocar un aumento de la hemólisis y, en consecuencia, de los niveles de bilirrubina.

Anomalías en la membrana de los glóbulos rojos
La esferocitosis (glóbulos rojos de forma esferoidal, más frágiles y menos deformables) puede ocasionar un aumento en la destrucción de eritrocitos.

Otras causas de la ictericia neonatal son:

  • Parto prematuro
  • Madre diabética
  • Policitemia (aumento de los glóbulos rojos)
  • Infección/sepsis
  • Hipotiroidismo
  • Atresia biliar (obstrucción de los conductos biliares)
  • Fibrosis quística
  • Síndrome de Crigler-Najjar
  • Síndrome de Gilbert
  • Hepatitis
  • Talasemia (tipo de anemia)
  • Galactosemia (incapacidad para metabolizar la galactosa)

Síntomas de la ictericia en recién nacidos y en adultos

Generalmente, los síntomas se manifiestan entre el segundo y el cuarto día después de nacer e incluyen:

  1. Color amarillento de la piel
  2. Color amarillento de los ojos

La ictericia suele verse por primera vez en el rostro del niño. Si la enfermedad empeora, el color amarillo puede observarse en los ojos, en el pecho, en el abdomen, en los brazos y en las piernas.
La mejor manera para detectar la ictericia en los niños es presionar suavemente con el dedo sobre la frente o la nariz del bebé. Si la piel presenta un color amarillo en la zona donde se ha presionado, es probable que el bebé tenga ictericia.
Si el niño no tiene ictericia, el color de la piel debería mostrarse un poco más claro que su color normal durante algún tiempo.
Se recomienda examinar al niño con una buena iluminación, preferentemente con luz natural.

¿Cuándo hay que preocuparse? ¿Cuándo acudir al médico?

  • Si el bebé parece enfermo: no quiere comer, tiene somnolencia excesiva o fiebre.
  • Si el color amarillento empeora en lugar de mejorar.
  • Si la ictericia se extiende de la cara al resto del cuerpo.
  • Si la ictericia dura más de 20 días.
  • Si el bebé no aumenta de peso o no come lo suficiente.
  • Si las heces del bebé son claras y su orina es oscura.

Posibles complicaciones de la ictericia en recién nacidos

  1. Encefalopatía por ictericia
    Enfermedad provocada por la acumulación de bilirrubina en el cerebro.
    La bilirrubina es tóxica para las células del cerebro.
    Los síntomas son fiebre, cansancio, llanto, rechazo a comer, arqueamiento de espalda y cuello hacia atrás.
  2. Kernícterus (ictericia nuclear)
    Síndrome potencialmente mortal que se produce si la encefalopatía por bilirrubina provoca daños permanentes en el cerebro, parálisis cerebral coreoatetósica, retraso mental, apatía, hipotonía y pérdida de reflejos primitivos.

Diagnóstico de la ictericia neonatal

Antes de salir del hospital con el bebé, se puede solicitar al médico que realice la prueba de la bilirrubina para la ictericia. El médico comprueba la bilirrubina en el bebé empleando un medidor de luz que se coloca en la cabeza del bebé.

Esta prueba muestra el nivel de bilirrubina transcutánea. Si es alta, lo más probable es que el médico solicite un análisis de sangre.
La mejor manera de medir con precisión la bilirrubina es tomar una pequeña muestra de sangre del talón del bebé, que muestra el nivel de bilirrubina sérica total (TSB).

Si el nivel es elevado, en función de la edad del niño medida en horas y otros factores de riesgo, es probable que se necesite un tratamiento. A continuación, se repiten los análisis de sangre para estar seguros de la reducción del TSB con el tratamiento administrado.
Generalmente, los niveles de bilirrubina son más elevados cuando el niño tiene 3-5 días. Es necesario comprobar la ictericia de los bebés cada 8-12 horas durante las primeras 48 horas de vida y después en los primeros 5 días de edad.

¿Cuál es el tratamiento para la ictericia en recién nacidos y adultos?

La mayoría de los bebés con ictericia no requiere ningún tratamiento.

La ictericia suele desaparecer al cabo de 2 semanas en los recién nacidos alimentados. Puede prolongarse más de 2-3 semanas si toman el pecho. Si la ictericia del niño dura más de 3 semanas, es recomendable acudir al médico.
Si el niño padece ictericia patológica, puede que sea necesario uno de los siguientes tratamientos:

Fototerapia (también denominado tratamiento con luz). Se expone al niño a una lámpara especial que favorece la descomposición de la bilirrubina en el cuerpo y su expulsión a través de la orina.
Mientras está bajo la luz, el bebé solo tiene un pañal y unas gafas especiales en los ojos.
Durante el tratamiento, algunos niños pueden permanecer tumbados sobre una manta con pequeñas luces brillantes en su interior (también denominada manta de fibra óptica).
Se puede emplear la manta a la vez o en lugar de la luz. La fototerapia puede llevarse a cabo en el hospital o en casa y es segura para el bebé.

Transfusión de sangre. Si la fototerapia no funciona y los niveles de bilirrubina del niño siguen siendo muy elevados, puede que se requiera un tipo especial de transfusión de sangre llamado exanguinotransfusión.
La exanguinotransfusión permite eliminar la bilirrubina reemplazando la sangre del bebé con sangre fresca en pequeñas cantidades.

Inmunoglobulina intravenosa (IgIV). Si la madre y el bebé tienen un grupo sanguíneo diferente, el médico puede optar por realizar una inyección intravenosa de inmunoglobulina (proteína de la sangre) en el niño, lo que puede ayudar a tratar la ictericia. De esta manera, existen menos posibilidades de realizar una transfusión de sangre.

¿Cuánto dura la ictericia neonatal? Pronóstico, consecuencias y tiempo de recuperación

Por lo general, la ictericia neonatal no es grave ni presenta riesgo de muerte.
En la mayoría de los niños, la ictericia mejora sin tratamiento al cabo de 1-2 semanas.
Un nivel muy alto de bilirrubina puede dañar el cerebro, lo que se conoce como Kernícterus, encefalopatía neonatal bilirrubínica o ictericia nuclear. Sin embargo, la enfermedad suele diagnosticarse casi siempre antes de que el nivel sea lo suficientemente alto como para provocar este daño.
Para los niños que requieren un tratamiento, éste suele ser eficaz.

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.