Metástasis ósea

Rate this post
¿Qué es una metástasis ósea?

Las metástasis en los huesos son una complicación frecuente en los pacientes con un cáncer avanzado.

 

ÍNDICE

  • ¿Qué son las metástasis en los huesos?
  • ¿Cómo se forman?
  • Metástasis osteolíticas y osteoblásticas
  • Tumores que pueden dar origen a las metástasis
  • Síntomas
  • Diagnóstico
  • Tratamiento
  • Cirugía
  • Pronostico y esperanza de vida

 

Es más probable que el cáncer se extienda en los pacientes con:

  • Cáncer de mama metastásico,
  • Cáncer de próstata.

 

Se trata de una neoplasia secundaria que se desarrolla en otro órgano y posteriormente se difunde en el tejido óseo a través de:

  • La circulación sanguínea,
  • El sistema linfático,
  • La proximidad (órganos cercanos).

 

No hay que confundirla con el cáncer óseo primario.

 

Las metástasis en los huesos se originan sobre todo en:

  • La columna vertebral,
  • La pelvis,
  • Los huesos del cráneo,
  • El fémur,
  • El húmero.

 

¿Cómo se forman las metástasis en los huesos?

Las metástasis se desarrollan cuando las células tumorales se separan del cáncer primario, es decir del lugar donde el cáncer tiene origen.

Las células pueden entrar en el flujo sanguíneo o linfático y llegar a la médula ósea.

La matriz de la médula ósea produce citocinas, es decir proteínas que pueden atraer las células tumorales.

Las células tumorales pueden permanecer escondidas e inactivas en el hueso durante mucho tiempo.

En cierto momento las células pueden empezar a multiplicarse y a generar nuevas vías sanguíneas para tener acceso al oxígeno o a los nutrientes que necesitan.

Esto permite la formación de uno o más tumores.

 

Metástasis óseas osteolíticas y osteoblásticas

Las metástatis en los huesos se suelen clasificar como:

  1. Osteolíticas si se aprecia la destrucción del hueso normal,
  2. Osteoblásticas si la metástasis causa el depósito de nuevo tejido óseo.

Esta distinción no es absoluta: muchos pacientes con metástasis tienen solo masas osteolíticas, otros tienen solo metástasis osteoblásticas, en otros casos se aprecian metástasis osteolíticas y osteoblásticas juntas.

 

Tumores que pueden dar origen a las metástasis en los huesos.

Los huesos son órganos que padecen frecuentemente de metástasis.

Casi todos los tumores pueden extenderse a los huesos, algunos producen metástasis con más frecuencia que otros, por ejemplo:

  • Cáncer de mama;
  • Cáncer de pulmón;
  • Cáncer de próstata;
  • Cáncer de riñón;
  • Cáncer de tiroides;
  • Cáncer de vejiga;
  • Leucemia – linfoma;
  • Melanoma maligno.

Este es un listado parcial y casi todos los tumores pueden extenderse a los huesos.

 

Síntomas de las metástasis en los huesos

En el 25% de los casos las metástasis en los huesos no presentan síntomas y el diagnóstico se hace a través de exámenes que se realizan por otros motivos. En los otros casos, las metástasis en los huesos pueden causar dolores fuertes.

Al principio puede ser difícil entender lo que está causando los síntomas.

Cabe recordar que no todos los dolores tienen origen en el cáncer.

Es importante informar al médico enseguida si se nota uno cualquiera de los siguientes síntomas de metástasis en los huesos:

  • Dolores en los huesos. A menudo se trata del primer síntoma de metástasis en los huesos. Al principio puede presentarse en ocasiones. Normalmente empeora por la noche y mejora con el movimiento. De todas formas, el dolor no desaparece en el tiempo;
  • Fractura. Esto ocurre porque las metástasis en los huesos debilitan el hueso y aumenta el riesgo de lesiones. La fractura es más frecuente en:
    • La columna vertebral,
    • El húmero,
    • El fémur.
  • Entumecimiento, parálisis o dificultad para orinar. La presión en la médula espinal que se debe a la metástasis en los huesos de la columna vertebral lumbar puede causar estos síntomas.
  • Pérdida de apetito, náusea, estreñimiento, micción frecuente o cansancio. Estos síntomas pueden tener origen en altos niveles de calcio en la sangre. Cuando las metástasis se desarrollan en los huesos, se produce liberación de calcio en la sangre.

 

Diagnóstico de las metástasis en los huesos

Algunas de las pruebas utilizadas para detectar las metástasis en los huesos son:

  • La radiografía es el primer examen que se realiza, pero en las primeras fases no muestra alteraciones en los huesos. En las fases más avanzadas, si se ha formado una masa, se detectan grandes áreas claras. En cambio una metástasis osteolítica se convierte en una mancha más oscura en la radiografía.
  • Gammagrafía ósea: hoy en día se utiliza con menos frecuencia que en el pasado para detectar las metástasis en los huesos y a veces puede ser difícil diferenciar el cáncer de otras enfermedades en los huesos;
  • Tomografía por emisión de positrones (PET): es una técnica muy delicada para detectar las metástasis en los huesos. Se utiliza para encontrar las áreas de crecimiento del cáncer en los huesos;
  • Resonancia magnética nuclear;
  • Tomografía axial computarizada (TC);
  • Biopsia ósea: consiste en extraer una parte de hueso para exámenes de laboratorio. Se usa para establecer si la masa es un cáncer primario (sarcoma) o la metástatis de un cáncer no relacionado con los huesos.
  • Análisis de sangre para saber si hay marcadores tumorales:
    • Fosfatasa Alcalina,
    • Hidroxipolina,

 

Tratamiento para las metástasis en los huesos

Cirugía ortopédica

La destrucción metastásica del hueso reduce la capacidad de soporte, se pueden producir:

  • Lesión de las trabéculas óseas;
  • Algunas microfracturas;
  • La pérdida total de integridad en los huesos.

La fractura de las costillas y los colapsos vertebrales son más frecuentes.

Las secuelas son:

  • Pérdida de altura,
  • Lesiones múltiples y graves en las costillas causan la cifoescoliosis y la reducción de la capacidad de expansión del pulmón.

 

De todas formas, la fractura de un hueso largo (fémur, húmero) o la extensión de un cáncer en la espina dorsal provoca la mayoría de las discapacidades. En estos casos, a menudo es necesario que el paciente permanezca en la cama y sea ingresado.

Las fracturas patológicas no son inevitablemente una manifestación de la enfermedad terminal.

La estabilización interior y luego la radioterapia suelen ser los tratamientos elegidos para una sola metástasis o metástasis pequeñas y permite recuperar la movilidad y aliviar el dolor.

Es raro que las fracturas patológicas que no reciben tratamiento sanen solas.

 

Radioterapia externa

La radioterapia utiliza rayos de energía de alta potencia, como los rayos X, para eliminar las células tumorales.

La radioterapia puede ser una opción de tratamiento:

  • Para reducir la masa de las metástasis en los huesos;
  • Contra el dolor que no tiene alivio con los medicamentos analgésicos.

Según el caso, la radiación del hueso puede realizarse con una gran dosis de rayos o repitiendo muchas veces con dosis pequeñas.

En general, la radioterapia externa causa las siguientes secuelas:

  • Enrojecimiento de la piel,
  • Esterilidad,
  • Problemas articulares,
  • Linfedema,
  • Alteración de las células de la sangre (anemia, plaquetas bajas, leucopenia),
  • Pérdida de pelo,
  • Náusea,
  • Boca seca,

 

Tratamiento farmacológico

Algunos de los tratamientos que se utilizan para las metástasis en los huesos son:

  • Quimioterapia. Este tratamiento utiliza combinaciones de muchos medicamentos para eliminar las células tumorales. Puesto que estos medicamentos pueden afectar a todo el sístema, también las células sanas se pueden dañan, incluso:
    • Los glóbulos blancos,
    • Las plaquetas.

La quimioterapia se realiza en ciclos que se alternan a periodos de descanso para recuperar el recuento sanguíneo.

  • Tratamiento hormonal o endocrino. Este tratamiento farmacológico se utiliza para los tumores afectados por hormonas.

Las hormonas son sustancias químicas que las glándulas del cuerpo producen. En algunos tipos de cáncer, las hormonas pueden:

  • Ayudar las células tumorales a crecer y a propagarse,
  • Destruir las células tumorales e impedir que se expandan.

El tratamiento interviene:

  • Aumentando el nivel de las hormonas,
  • Bloqueando su producción.

El cáncer de mama y de próstata son ejemplos de tumores primarios que a menudo se tratan con el tratamiento hormonal.

Usos clínicos del bifosfonato

Bifosfonatos para hipercalcemia debida a un tumor maligno

La hipercalcemia es la más frecuente complicación metabólica del cáncer que causa muchos síntomas gastrointestinales y neurólogicos que pueden molestar.

Los factores que pueden contribuir al desarrollo de las metástasis son:

  1. Osteolisis localizada de células tumorales,
  2. Osteolisis que se debe a las hormonas que el cáncer secreta, de hecho algunas hormonas estimulan o inhiben los osteoclastos (células que causan la resorción ósea),
  3. Mayor reabsorción de calcio en los riñones,
  4. Función renal afectada a nivel de los glomérulos.

Los bifosfonatos intravenosos, junto con la rehidratación, se han vuelto en el tratamiento más elegido para:

  • La hipercalcemia,
  • Reducir o bloquear la resorción del hueso que estimula la formación de nuevas metástasis.

El 70-90% de los pacientes alcanza la normocalcemia, y con ella alivio para los síntomas y mejora de la calidad de vida.

Bifosfonatos para el dolor de huesos

La radioterapia sigue siendo el tratamiento más empleado para el dolor localizado de huesos, pero muchos pacientes sienten un dolor difundido y no mecánico, en cambio otros sienten recurrencias de dolor en las áreas de los huesos que habían sido tratadas.

Los bifosfonatos son un tratamiento complementario para estos pacientes.

Los bifosfonatos son medicamentos que reducen el dolor debido a metástasis en los huesos y pueden:

  • Mejorar la salud general del hueso,
  • Prevenir fracturas.

Además, estos medicamentos se utilizan en el tratamiento y en la prevención:

  • De la osteoporosis,
  • De otras enfermedades en los huesos, por ejemplo la enfermedad de Paget (osteítis deformante).

Los bifosfonatos:

  • Bloquean la erosión ósea que se debe a las células llamadas osteoclastos,
  • Pueden estimular los osteoblastos que producen el tejido óseo de manera indirecta.

Los resultados son:

  • La prevención de fracturas si hay tumores o metástasis en los huesos,
  • Una mayor esperanza de vida de los pacientes.

El ácido zoledrónico es un ejemplo de bifosfonato que se puede utilizar en el tratamiento y en la prevención de las metástasis en los huesos.

Estos medicamentos se administran por vía intravenosa cada 3-4 semanas.

Estos son relativamente seguros, pero rara vez pueden causar:

  • Una complicación conocida como osteonecrosis del maxilar o de la mandíbula,
  • Problemas en los riñones.

 

Novedades en el tratamiento del dolor para las metástasis en los huesos

Entre las ultimas novedades en el tratamiento para las metástasis en los huesos cabe destacar el ultrasonido focalizado guiado por RMN.

Se trata de un tratamiento del dolor que elimina o reduce la masa tumoral.

El ultrasonido:

  • Aumenta la temperatura en un área limitada del cuerpo,
  • Causa la muerte de las células.

Los resultados son evidentes dentro de tres días.

Este tratamiento no prevé radiaciones y las secuelas son irrelevantes.

 

Cirugía para las metástasis en los huesos

La cirugía:

  • Puede ayudar a estabilizar un hueso que corre el riesgo de romperse, se llama “fractura inminente”, es decir el hueso es muy débil y puede romperse incluso permaneciendo en la cama,
  • Sirve para sanar un hueso fracturado.

 

¿Cuándo operar?

  • Cirugía para estabilizar el hueso. Si el hueso está en peligro de lesionarse debido a metástasis, los cirujanos pueden estabilizar el hueso utilizando placas metálicas, tornillos y clavos intramedulares (fijación ortopédica). La fijación ortopédica puede aliviar el dolor y mejorar las funciones de los huesos. A menudo la radioterapia se realiza después de la cirugía.
  • Cirugía para inyectar cemento en el hueso. Los huesos que no pueden fortalecerse fácilmente con placas metálicas o tornillos pueden beneficiar de inyecciones de un cemento óseo especial (por ejemplo los huesos de la pelvis y de la columna vertebral). Los médicos inyectan el cemento en un hueso fracturado o lesionado por metástasis en los huesos.

Este procedimiento puede reducir el dolor.

  • Cirugía para sanar una fractura. Si las metástasis han provocado una lesión en los huesos, los cirujanos pueden operar para sanar el hueso.

Este procedimiento prevé placas metálicas, tornillos y clavos para estabilizar el hueso.

Otra opción puede ser reemplazar la articulación, como por ejemplo la prótesis de cadera, pero en general se realiza si el paciente padece de un cáncer en:

  • El riñon (carcinoma renal de células claras),
  • La tiroides.
  • Cirugía por compresión medular, el cirujano tiene que reducir la presión de la metástasis en la médula espinal. En este caso el neurocirujano trata la metástasis como si fuera un tumor primario y la técnica consiste en:
    • Extirpación de la masa,
    • Enclavado de huesos.

La cirugía no está indicada para los pacientes con muchas lesiones óseas o cuando estas se desarrollan de manera rápida. En este caso, las fracturas debidas a las metástasis se tratan con una órtesis o una escayola.

  • Calentamiento y congelación de células tumorales. Los tratamientos para eliminar las células tumorales con el calor o con el frío pueden ayudar a aliviar el dolor.

 

Pronóstico y esperanza de vida

Durante el tratamiento de la metástasis en los huesos es importante conocer los factores del pronóstico para sanar las metástasis.

Hay cinco factores que permiten predecir la supervivencia en el caso de metástasis en los huesos:

  1. Estado de salud general;
  2. Número de metástasis en el cuerpo vertebral;
  3. Metástasis en los principales órganos internos;
  4. Área primaria del cáncer;
  5. Gravedad de la parálisis de la médula espinal (síntomas neurológicos).

Alrededor del 80% de los pacientes con metástasis en los huesos son mujeres con cáncer de mama metástasico. La esperanza media de vida de la paciente con cáncer de mama metástasico que tiene solo metástasis en los huesos es de alrededor de 24-52 meses según afirma un informe publicado por el Yonsei Medical Journal (2013) – fuentes:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3743183/

 

Algunos informes científicos (Hideshi Sugiura, Kenji Yamada y otros) destacan que la tasa de supervivencia en el caso de metástasis en los huesos que originan en el cáncer de pulmón es de:

  • 59,9% hasta 6 meses,
  • 31,6% hasta 1 año,
  • 11,3% hasta 2 años.

La supervivencia media es de 9,7 meses.

 

Otras investigaciones enseñan que:

  • La duración media de la esperanza de vida para los pacientes con un cáncer en fase cuatro es de alrededor de 6 meses.
  • La duración media de la esperanza de vida para los pacientes con cáncer de pulmón y metástasis en los huesos es de alrededor de 5-6 meses.
  • En alrededor del 70% de los pacientes con metástasis en los huesos, la muerte ocurre dentro de un año a partir de la formación de la masa.
  • Aunque el pronóstico en los pacientes con cáncer de pulmón y metástasis en los huesos no solía ser alentador, 7 pacientes sobre 118 (6%) han vivido durante almenos 2 años. Se han notificado dos pacientes con una metástasis aislada que han vivido durante más tiempo gracias a la resección quirúrgica del hueso con metástasis y a la quimioterapia.
  • También se ha notificado el caso de un paciente con una metástasis aislada en los huesos que ha vivido durante más tiempo gracias a un tratamiento agresivo.
Metástasis ósea ultima modifica: 2017-11-12T23:22:28+00:00 da Fisioterapia Rubiera