Pérdida de peso

La pérdida de peso corporal puede ser voluntaria o involuntaria.

Enfermedades que ocasionan la pérdida de peso

La reducción en el peso corporal puede estar causada por una enfermedad.
A veces, un paciente puede no reconocer la enfermedad que está causando la pérdida de peso porque los signos y síntomas no son evidentes.
La causa más frecuente de pérdida de peso involuntaria es la consecuencia de falta de apetito, de náuseas, o de un limitado aporte calórico.


La mala absorción es otro factor.
Otra causa puede ser una movilidad reducida que impide u obstaculiza la preparación y la ingestión de comida.
En el caso de pérdida de peso repentina hay que ir al médico lo antes posible porque la causa podría ser una enfermedad grave.

Caquexia
La caquexia es un término médico que indica la pérdida de peso y la pérdida de masa muscular que se verifica en el caso de:

  • Infecciones sistémicas como el SIDA;
  • Insuficiencia de órgano;
  • Cáncer, por ejemplo, la leucemia;
  • Aumento del catabolismo, es decir, de la descomposición de los nutrientes para obtener energía;
  • La pérdida de peso en las primeras fases de la enfermedad puede estar causada por la falta de apetito, náuseas y mala absorción.

 

Causas patológicas de pérdida de peso involuntaria

Las enfermedades que se mencionan a continuación son algunas de las causas más comunes de pérdida de peso. No todos los síntomas o signos clínicos mencionados pueden ser evidentes. Hay otras causas que se deben considerar en caso de pérdida de peso sin explicación.

Adicción a las drogas
La pérdida de peso es una característica común de la mayoría de los tipos de adicción, como el alcoholismo, el abuso de estupefacientes y la farmacodependencia. Incluso la nicotina puede causar una disminución del apetito.

Cáncer
Un tumor maligno puede no verse hasta las últimas fases de la enfermedad. Fatiga y pérdida de peso sin explicación pueden ser los únicos signos en las primeras fases.
La pérdida de peso se produce incluso si se come como antes porque las células cancerosas consumen una gran cantidad de energía para crecer.
Un tumor puede también causar síntomas como: fiebre, cansancio extremo (fatiga), o pérdida de peso.

Dolor crónico
Puede estar causado por enfermedades como la fibromialgia, o por causas desconocidas. Puede verificarse junto con otros síntomas, por ejemplo:

  • Movimiento limitado;
  • Dificultad para dormir;
  • Irritabilidad;
  • Depresión.

Diabetes
Tanto la diabetes mellitus como la diabetes insípida pueden causar una pérdida de peso.
Se puede verificar junto con otros síntomas, por ejemplo:

  1. Frecuente / excesiva micción (poliuria)
  2. Aumento de la sed (polidipsia).

La metformina es un medicamento que se utiliza para tratar la diabetes, si se toma con regularidad puede causar una ligera reducción en el peso corporal.


Trastornos de la alimentación
La pérdida de peso es una característica común en la mayoría de los trastornos alimentarios, en particular, la anorexia nerviosa.
Esta causa se debería sospechar en adolescentes y jóvenes, especialmente en las mujeres.
Puede verificarse junto con otros comportamientos, por ejemplo:

  • Evitar la comida;
  • Ingestión compulsiva;
  • Vómito;
  • Falta de autoestima;
  • Obsesión con la forma física o con el peso

Infecciones gastrointestinales
Pueden ser debidas a agentes infecciosos virales, bacterianos, fúngicos o parasitarios.
Los parásitos intestinales humanos pueden pasar desapercibidos durante largos períodos de tiempo.
Otros síntomas que causa la gastroenteritis son:

  • Indigestión;
  • Dolor de barriga;
  • Fiebre;
  • Diarrea;
  • Cambios en la frecuencia de la defecación.

VIH / SIDA
La infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) o la aparición del SIDA puede causar la pérdida de peso con la caquexia visible en las últimas fases. Los otros síntomas de la enfermedad son:

  • Sudores nocturnos;
  • Fiebre;
  • Fatiga;
  • Infecciones repetidas, como resfriados o gripe estacional.

Hipertiroidismo
También conocido como tirotoxicosis, la pérdida de peso está causada por la hiperactividad de la glándula tiroides y por los altos niveles de hormonas tiroideas que aumentan el metabolismo basal. Los otros síntomas de hipertiroidismo son:

  • Intolerancia al calor;
  • Sudoración excesiva o anormal;
  • Temblor;
  • Ojos saltones (exoftalmos);
  • Fatiga;
  • Irritabilidad;
  • Ansiedad;
  • Insomnio


Enfermedades mentales
Éstas incluyen depresión, trastorno bipolar, esquizofrenia y demencia.
Las enfermedades mentales pueden causar los siguientes síntomas:

  • Falta de autoestima;
  • Delirio;
  • Alteraciones en las capacidades de cognición o percepción;
  • Comportamiento irracional;
  • Esquemas de comportamiento anormales en las actividades diarias y la interacción social.

Tuberculosis
La pérdida de peso puede estar causada por una infección por Mycobacterium tuberculosis activa.
La tuberculosis afecta principalmente a los pulmones, pero también puede afectar a otros órganos sin que los pulmones sean afectados.

  • Sudores nocturnos;
  • Fiebre;
  • Fatiga;
  • Dolor torácico, falta de aliento (disnea), tos con sangre (hemoptisis), tos persistente en la tuberculosis pulmonar.

Estrés
La pérdida de peso puede estar causada por el estrés mental o emocional como consecuencia de la falta de apetito y de la reducción de la ingestión de alimentos.
La persona suele estar preocupada por una actividad o por un acontecimiento pasado, pero incluso las causas hormonales (hormonas del estrés) pueden estar involucradas en la falta de apetito.
Aparte del estrés de trabajo o de las preocupaciones económicas, recientes incidentes traumáticos (como muerte y divorcio) o post traumáticos (guerra, crímenes) pueden causar pérdida temporal de apetito y de peso.
Se pueden verificar junto con otros síntomas, por ejemplo:

  • Irritabilidad;
  • Depresión;
  • Ataques de pánico;
  • Insomnio;
  • Pesadillas

 

La pérdida de peso durante el embarazo

¿Por qué se pierde peso durante el embarazo?
Parece extraño perder peso cuando una está embarazada, pero si la pérdida de peso se verifica en el primer trimestre, probablemente no hay nada de qué preocuparse.

¿Qué podría causar una pérdida de peso durante el embarazo?
Las náuseas matinales junto con la pérdida de apetito pueden causar la pérdida de algunos kilos en el primer trimestre.
No hay que preocuparse: esta pérdida se compensa en los meses siguientes.
La mayoría de las mujeres ganan sólo dos o tres kilos en los primeros tres meses.

¿Hay que preocuparse si se pierde peso o no aumenta?

Pérdida de peso, delgadez
Pérdida de peso

Perder peso en el primer trimestre es muy frecuente y el crecimiento durante el primer trimestre de sólo tres kilos.
Si una mujer ha empezado el embarazo con 65 kilos y en el segundo trimestre pesa sólo 58 kilos, eso podría ser del todo normal.
Es necesario hacer revisiones médicas regulares para controlar el peso.

En la mayoría de las mujeres el peso comienza a crecer de nuevo en el segundo trimestre, aunque han perdido peso durante los primeros tres meses del embarazo.

 

¿Cuándo hay que acudir al médico a causa de la pérdida de peso durante el embarazo?

Si se continúa a perder peso o si no se puede comer, hay que consultar con el médico.
Si se pierde peso al final del embarazo, puede ser un problema de salud, sobre todo si se verifica en el noveno mes.

¿Cuándo es peligrosa la pérdida de peso?
Aunque perder peso durante los primeros tres meses del embarazo es relativamente frecuente y suele ser normal, hay casos en los que la pérdida de peso durante el primer trimestre puede ser anormal.
Si se padecen excesivas náuseas matutinas o si se tiene dificultad para ingerir alimentos y líquidos, incluso el agua, se puede tener una enfermedad conocida como hiperemesis.
La hiperemesis puede llegar a ser muy peligrosa y puede dar lugar a un riesgo de deshidratación y desnutrición para la madre y el niño.

 

¿Qué hay que hacer para tratar la pérdida de peso durante el embarazo?

Se puede actuar para que la madre y el niño tomen los nutrientes necesarios.
Lo mejor es tomar las vitaminas prenatales, incluso si se podría tomar un suplemento alimenticio con una dosis de hierro baja porque este mineral puede empeorar las náuseas.
Hay que intentar comer cada vez que se puede soportar la comida. El estómago vacío y los niveles de azúcar en la sangre bajos pueden causar náuseas, por lo tanto, se aconseja comer antes de tener mucha hambre y llevar siempre algo para comer.
Dormir más y reducir el estrés favorece el apetito.
Un remedio alternativo es el jengibre (bebidas de jengibre, caramelos de jengibre, carne al jengibre con guisantes). Esto puede reducir las náuseas.
Hay pulseras de acupuntura que se encuentran en la mayoría de las farmacias.
Las pulseras son útiles para prevenir los mareos y han ayudado a muchas mujeres embarazadas con náuseas.

 

La pérdida de peso en los recién nacidos

La pérdida de peso neonatal es otro motivo de preocupación para enfermeras y pediatras. Una pérdida de peso del 5% en la primera semana de vida se considera normal, porque los bebés son alimentados con el biberón.
Una pérdida de 7% es fisiológica (normal) en la primera semana para un bebé amamantado, una pérdida de 10% es el máximo permitido.
Si el niño pierde el 7% de peso en las primeras 72 horas, se debería controlar la lactancia materna con un profesional para mejorar la técnica.
Si el niño está amamantado bien, parece en buena salud y evacua correctamente las heces, después de dos días se debería programar otro control de peso.

 

La pérdida de peso en el recién nacido

Al momento del alta del hospital, el niño pesará mediamente el 5-10% menos de lo que pesaba al nacer, pero no hay que preocuparse.

¿Por qué hay una pérdida de peso?
El bebé está solamente perdiendo líquido, esto es normal después del parto.
Dado que el niño no necesita tanta comida en esta fase, no ganará esos gramos enseguida.
Esto es algo positivo porque la leche materna no sale en los días después de dar a luz.
No hay que preocuparse, dentro de 10-14 días, el niño vuelve al peso que tenía al nacer, o va a ganar incluso más gramos.
El pediatra controla el peso del niño durante revisiones que se programan después de una, dos y cuatro semanas después del nacimiento (si el profesional planea menos citas, no dude en llevar el niño al pediatra para un control de peso en cualquier momento).

Además, muchos grupos de atención y apoyo para las nuevas madres tienen las balanzas para lactantes, así que es posible tener una lectura rápida.
En general, los niños ganan 170-230 gramos por semana durante los primeros meses, un total de uno o dos kilos en un mes.

Después de unos cuatro meses, los lactantes alimentados con la leche en polvo ganaran peso con un ritmo un poco más rápido porque la leche en polvo tiene más calorías de la leche materna y los padres tienden a empujar al bebé para que termine el biberón (en cambio, las madres que amamantan permiten al bebé de parar de comer cada vez que quiera).
Otra buena estimación: si el niño come lo suficiente usa ocho- diez pañales al día.
Si el bebé está alimentado con leche materna, todos los días ensucia con heces por lo menos cinco pañales, mientras si se está alimentado leche en polvo produce menos excrementos.

 

La pérdida de peso durante la menstruación

Las mujeres con sobrepeso no son las únicas que pueden tener problemas con los ciclos menstruales.
Las mujeres con trastornos alimentares que causan la pérdida extrema de peso (por ejemplo, la anorexia nerviosa) y las mujeres con bajo peso pueden tener un retraso menstrual que puede durar varios meses.
Las mujeres con poca grasa corporal pueden tener un número menor de ciclos menstruales porque el ciclo menstrual se hace más lento.
Un régimen muy estricto puede causar un bloqueo de la ovulación.
El hambre, la práctica de ejercicios extremos y el estrés puede afectar a la actividad del hipotálamo.
Algunas mujeres están tan en por debajo del peso normal que el cuerpo deja de producir hormonas.
Además, la falta de grasa no permite que las células conviertan el colesterol en estrógeno.

 

Efectos secundarios de la pérdida de peso demasiado rápida

Pérdida de masa muscular
Un efecto secundario importante de la pérdida de peso repentina es la reducción del tejido muscular magro. Comer una cantidad insuficiente de calorías determina una falta de energía para el cuerpo.
En lugar de recargarse de energía gracias a la ingestión de comida, el cuerpo regula el metabolismo para conservar la energía almacenada, la grasa y comienza a digerir el tejido muscular para obtener energía.

Problemas de vesícula biliar
Los cálculos biliares son depósitos de colesterol que se forman en la vesícula biliar cuando el hígado produce colesterol o un exceso de bilis.
Entre las causas se encuentran una rápida pérdida de peso y un régimen muy estricto.
Si se introduce poca grasa, esto puede causar un mal funcionamiento de la vesícula biliar que puede incluso dejar de funcionar.
La mayoría de las personas que desarrollan cálculos biliares no tiene síntomas, pero algunos padecen dolores.

Sentir frío
Un efecto secundario temporal, pero desagradable de la pérdida de peso demasiado rápida son los escalofríos y la sensación de frío.
La grasa aísla el cuerpo y evita la pérdida de calor del cuerpo.
Una pérdida de peso rápida elimina una parte de este aislamiento.
Por el contrario, algunas personas con sobrepeso sudar en exceso.

Pérdida del pelo
Otro efecto secundario de la pérdida rápida de peso a corto plazo es la pérdida de cabello.
En general, se produce como consecuencia de la ingestión insuficiente de proteínas; el cuerpo renuncia a ciertas proteínas que sirven para el pelo para utilizarlas por otras funciones importantes del cuerpo.
La buena noticia es que en cuanto la persona vuelve a comer bien, con cantidades adecuadas de proteínas, el pelo vuelve a crecer.