Prótesis de rodilla

La intervención de prótesis total de rodilla es una operación quirúrgica que implica la sustitución de la articulación de la rodilla por una artificial.
La articulación de la rodilla es una articulación que une el fémur (hueso del muslo) con la tibia (la parte inferior de la pierna) y permite el movimiento de flexión y extensión.

Las enfermedades que se pueden tratar con la intervención de reemplazo de rodilla son:

  1. Grave artrosis de rodilla
  2. Infección, que puede causar artrosis grave
  3. Lesiones graves en el cartílago de la rodilla
  4. Artritis reumatoide
  5. Hemofilia
  6. Gota y condrocalcinosis (pseudogota)
  7. Necrosis avascular (muerte del hueso)
  8. Desalineación (genu valgo o varo grave).

prótesis de la rodilla, cirugía

Clasificación de prótesis

Hay 3 tipos de prótesis según el desgaste articular:

Reemplazo unicompartimental
Si la articulación entre la tibia y el fémur se ha dañado en un solo lado (interior o exterior), se puede utilizar una prótesis más pequeña (llamada unicompartimental) para sustituir la parte dañada.
La recuperación es más rápida, aproximadamente 3 meses después de la operación, salvo complicaciones.

protesis de rodilla

Reemplazo bicompartimental
En este tipo de intervenciones se sustituyen:

  1. Un lado de la articulación entre el fémur y la tibia (medial o lateral);
  2. La juntura entre el fémur y la rótula.

La recuperación es más larga que la cirugía de reemplazo unicompartimental, alrededor de 5/6 meses.

Reemplazo tricompartimental
Si la resonancia magnética muestra un desgaste muy marcado de toda la articulación, el cirujano puede recomendar el reemplazo de rodilla tricompartimental. En esta cirugía se reemplazan todos los extremos articulares entre el fémur, la tibia y la rótula.
Esta intervención quirúrgica tiene riesgos mayores y la recuperación es mucho más lento, los pacientes señalan una mejora lenta durante 6/12 meses.

intervencion de protesis de rodilla

¿Cuándo hay que operar?

Si la articulación está muy desgastada, existen varias terapias para reducir el dolor:

  1. Terapia magnética
  2. Tecarterapia
  3. Inyecciones de ácido hialurónico o de cortisona
  4. Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos

Si todos estos tratamientos no son suficientes y el paciente siente dolor constante (incluso por la noche), se puede considerar la cirugía.

 

Contraindicaciones a la cirugía de prótesis de la rodilla

Las contraindicaciones de la operación de implantes de rodilla son:

  • Problemas cardíacos graves,
  • Insuficiencia respiratoria,
  • Diabetes descompensa,
  • Insuficiencia renal,
  • Sistema inmunitario comprometido,
  • Artritis séptica de rodilla,
  • Osteoporosis grave.

 

Antes de la cirugía de prótesis de la rodilla

Dos semanas antes de la cirugía:

  • En las dos semanas antes de la cirugía hay que dejar de tomar medicamentos anticoagulantes.
    Estos incluyen la aspirina, el ibuprofeno (Buscafem), el ketoprofeno, naproxeno (Antalgin), y otros medicamentos.
  • Podría ser necesario dejar de tomar medicamentos que aumentan el riesgo de infección.
    Estos incluyen metotrexato, etanercept (Enbrel) u otros medicamentos que suprimen el sistema inmunitario.
  • Informar al cirujano en el caso de la diabetes, enfermedades cardíacas u otras enfermedades.
  • Es aconsejable dejar de fumar porque el humo retrasa la cicatrización de las heridas y de los huesos.
  • Informar al médico sobre el estado salud de los días antes de la cirugía (fiebre, gripe, herpes y otras enfermedades)
  • Ponerse en contacto con un fisioterapeuta para hacer unos ejercicios pre-operatorios, con el fin de preparar la rodilla a la cirugía.

 

El día de la cirugía de prótesis de la rodilla

  1. Por lo general, hay que estar en ayunas (no hay que comer ni beber) durante las 6-12 horas antes de la cirugía.
  2. Tomar los medicamentos necesarios con una mínima cantidad de agua.
    Durante la cirugía, se extirpan de la articulación el cartílago y el hueso dañados.
    Las partes extirpadas se reemplazan con partes artificiales llamadas prótesis.
    Durante la cirugía no se siente ningún tipo de dolor gracias al efecto de la anestesia.

Existen principalmente dos tipos de anestesia:

  1. La anestesia general. Todo el cuerpo está dormido por lo que no se siente el dolor.
  2. La anestesia regional (espinal o epidural). El medicamento se inyecta en la espalda para hacer “dormir” sólo mitad del cuerpo, desde la cintura para abajo. También se administra un medicamento con efecto soporífero para dormir a la persona y un principio activo que ayuda a no recordar la operación.

Después de la administración de la anestesia, el cirujano comienza la operación cortando la piel por encima de la rodilla para abrirla.
Esta incisión es de aproximadamente 8-10 cm de longitud.
Luego se procede de la siguiente manera:

  • Se desplaza la rótula para llegar al fémur y la tibia. A continuación, el cirujano extrae los dos extremos óseos para montar la prótesis.
  • Se corta la parte posterior de la rótula para adaptarla a las nuevas partes.
  • Se fijan las prótesis a los extremos de la tibia y del fémur.
  • Se unen ambos reemplazos a la parte posterior de la rótula. Para conectar estos tres componentes, el cirujano utiliza un cemento óseo especial.
  • Se cosen los músculos y los tendones que rodean la articulación y se sutura la incisión quirúrgica.

intervencion quirurgica, protesis de rodilla

Duración de la cirugía de prótesis de la rodilla y de la hospitalización

La cirugía dura aproximadamente 2 horas.
Después de la operación, se cubre la rodilla con un apósito; se drena el exceso de líquidos a través de un tubo de plástico insertado directamente en el interior de la articulación.
Después de la cirugía se administran antibióticos para reducir el riesgo de infecciones y medicamentos para fluidificar la sangre para reducir el riesgo de coágulos de sangre.

En caso de fuerte dolor, se pueden administrar analgésicos en gotas o por vía epidural.
A partir del segundo día postoperatorio se puede volver a comer libremente.
Es importante empezar a mover pronto la rodilla, la pierna y los pies para prevenir la formación de coágulos.
Se debería comenzar a caminar el segundo día después de la operación.
La intervención de reemplazo de rodilla prevé una hospitalización sin complicaciones de siete a diez días.
Los puntos de sutura se quitan unos diez días después de la cirugía.

 

Después de la cirugía de prótesis de la rodilla

Antes de la cirugía hay que planear la rehabilitación postoperatoria.
Durante varias semanas después de la cirugía es necesario andar con muletas o con un andador.
Hay que organizar de antemano el transporte de casa al hospital y de vuelta a casa.
Hay que conseguir ayuda para realizar las actividades diarias como cocinar, ducharse y hacer la colada.
Hay que hacer unas modificaciones en casa para ajustarla a las necesidades del paciente.
Primero hay que poner todos los objetos necesarios en la misma planta (preferentemente la planta baja o un nivel accesible por el ascensor), porque podría ser difícil subir y bajar escaleras.
Se pueden instalar barras de seguridad en la ducha o en la bañera.
Poner un pasamanos a las escaleras.
Si el inodoro es muy bajo, utilizar un asiento elevador.
Utilizar un taburete o una silla estable para ducharse.
Eliminar todas las alfombras y los cables en el suelo que se encuentran en la casa.

 

Riesgos y complicaciones de la prótesis de rodilla

La cirugía de reemplazo de rodilla puede implicar los siguientes riesgos:

El riesgo de infección es bajo, pero hay que consultar al médico de inmediato si se tienen los siguientes síntomas:

Si se infecta el reemplazo de rodilla infectado, se trata con una cirugía para eliminar las partes artificiales y con un tratamiento farmacológico a base de antibióticos para eliminar las bacterias.
Después de tratar la infección, se implanta una nueva prótesis.

Las prótesis están sujetas a desgaste.
Si las nuevas articulaciones se desgastan mucho, se necesita otra cirugía para reemplazarlas.

Los reemplazos sometidos a estrés diarios se desgastan, aunque estén hechos de metales y plásticos resistentes. Las partes artificiales se desgastan más rápidamente si se practican actividades de alto impacto o muy estresantes para las articulaciones.

 

Tiempo de recuperación y pronóstico de prótesis de la rodilla

Los resultados de una intervención de artroplastia total de rodilla a menudo son excelentes.
Después de la cirugía, nueve de cada diez pacientes experimentan menos dolor y una mayor movilidad.
Hay que hacer revisiones regulares de la rodilla y la rehabilitación con ejercicios de fisioterapia.
La mayoría de las personas no necesitan ayuda para caminar después de una recuperación completa.

 

¿Cuánto suele durar una prótesis de rodilla?

La prótesis de rodilla tiene una duración de unos 10-15 años. Algunas pueden durar hasta 20-25 años antes de ser reemplazadas.

 

Los componentes de una prótesis de rodilla

Se pueden reemplazar hasta tres superficies óseas con una cirugía de reemplazo total de rodilla:

  1. El extremo inferior del fémur. El componente femoral está hecho de metal y se ancla al extremo inferior del hueso. Este metal tiene una ranura moldeada para la rótula.
  2. La superficie superior de la tibia. El componente tibial es un platillo de metal con un espesor de plástico polietileno resistente y duradero. Algunos modelos no tienen la parte metálica y el polietileno se ancla directamente al hueso. Para proporcionar una mayor estabilidad, la parte metálica de la prótesis puede tener un módulo metálico que se introduce en el hueso de la tibia.
  3. La superficie posterior de la rótula. El componente rotuliano está formado por una pieza de polietileno en forma de cúpula que reproduce la forma de la rótula y se adapta a la parte femoral.

Todos los componentes están diseñados de manera que el metal esté unido al plástico y permita un movimiento fluido causando un desgaste mínimo.

Modelos de prótesis estabilizadora posterior
En estos modelos, el espesor del componente tibial tiene una superficie elevada con un pivote interno que se inserta en una barra especial en el componente femoral.
Para montar los componentes en los huesos se elimina el ligamento cruzado posterior. Las partes cooperarán para sustituir el trabajo del ligamento cruzado posterior y para evitar que el fémur se deslice demasiado hacia adelante en la tibia cuando la rodilla se dobla.

Modelos de prótesis con conservación del ligamento cruzado posterior
Como sugiere el nombre, en este modelo de prótesis se mantiene el ligamento cruzado posterior en su lugar. Estos reemplazos no tienen el pivote y la barra como el tipo de prótesis descritos antes. Esta intervención es apropiada para pacientes con el ligamento cruzado posterior sano y funcional para estabilizar la articulación de la rodilla.

Si la rodilla no tiene una buena estabilidad, el cirujano puede implantar una prótesis con un pivote que guía el movimiento impidiendo que se produzcan ciertos movimientos anormales. Está indicada en casos de laxitud o rotura de los ligamentos cruzados.

 

 

Prótesis de rodilla,total,unicompartimental

Los materiales utilizados en la cirugía de reemplazo de rodilla

El uso de componentes hechos de metales y de polietileno ofrece una excelente movilidad articular entre las superficies y con poco desgaste.

Aleaciones de cobalto-cromo
Las aleaciones de cobalto-cromo son duras, resistentes a la corrosión y biocompatibles. Junto con el titanio, el cromo-cobalto es uno de los metales más utilizados para las prótesis de rodilla.

Titanio y aleaciones de titanio
El titanio puro se utiliza generalmente en las prótesis que no requieren alta resistencia. Esto permite al hueso crecer en la prótesis o unirse al “cemento” para un anclaje más fuerte.

Aleaciones de titanio
Las aleaciones de titanio son biocompatibles. Por lo general, contienen una cantidad de vanadio y aluminio además de titanio.
La aleación de titanio más ampliamente utilizada en los reemplazos de rodilla es Ti-6Al-4V. El titanio puro y las aleaciones de titanio tienen una resistencia a la corrosión alta, y eso hace que el material sea inerte (que no va a cambiar después de ser implantado en el cuerpo).

Prótesis no cementadas
La prótesis de rodilla puede ser “cementada” o “no cementada”, dependiendo del tipo de anclaje utilizado para mantener el implante en su posición. La mayoría de la prótesis de rodilla se cementa.
También hay sistemas diseñados para unir directamente al hueso sin el uso de cemento.

Estos últimos se basan en el crecimiento del hueso para el anclaje encima de la superficie de la prótesis.

Tantalio
El tantalio es un metal puro con excelentes propiedades biológicas y físicas: es flexible, resistente a la corrosión y biocompatible.
Recientemente, se ha producido una nueva sustancia porosa hecha de tantalio poroso.
Contiene innumerables poros por lo que este material es muy bueno para el crecimiento óseo en su interior.

Circonio
La aleación de circonio se utiliza en las nuevas prótesis de rodilla de cerámica. Esta aleación a base de circonio se combina por completo con un componente tibial de plástico.
La prótesis hecha de nitruro de circonio son hipoalergénicos, por lo tanto, se puede implantar a los pacientes alérgicos a los metales (por ejemplo, al níquel)
Se cree que esta nueva rodilla podría durar 20-25 años, bastante más que los 15-20 años ofrecidos por la aleación de cromo-cobalto y los implantes de polietileno.

Zimmer ® Gender Solutions™ de la articulación patelofemoral (AFR)
La prótesis Zimmer ® Gender Solutions™ para la articulación patelofemoral (comúnmente abreviado con las siglas AFR) es un sistema diseñado para dar una opción de intervención temprana para los pacientes con dolor patelofemoral.
Zimmer fue la primera compañía ortopédica a reconocer las diferencias anatómicas entre las rodillas femeninas y masculinas. Las prótesis de la Zimmer® Gender Solutions™ son revolucionarias en la forma de compensar las diferencias más importantes entre las rodillas de los hombres y de las mujeres. Es una cuestión de forma, no de tamaño.

 

La rehabilitación después de la prótesis de rodilla

ejercicios terapeuticos

Ejercicio terapéutico y la movilidad funcional:

  • Ejercicios (de sentados y acostados) pasivos, activos con la ayuda de fisioterapeuta, activos.
  • Movilización pasiva de la rodilla.
  • Masoterapia de los tejidos blandos.
  • Contracción isométrica (ausencia de movimiento) de los músculos.
  • Levantar la pierna recta (elevación)
  • Ampliación del rango de movimiento y fortalecimiento muscular.
  • Ejercicios de cadena cinética cerrada (con el pie apoyado) sólo si la articulación es un poco dolorosa y tiene buena fuerza muscular.
  • Rehabilitación caminando sobre superficies planas y en las escaleras.
  • Entrenamiento a los cambios de postura.

Reanudar las actividades normales
Después del alta del hospital hay que continuar la actividad física.
Hay que esperarse “días buenos” y “malos días”, se debería notar una mejora gradual y un aumento progresivo de la fuerza muscular en los 6-12 meses siguientes.

Ejercicios de fisioterapia – Se siguen haciendo los ejercicios prescritos durante al menos dos meses después de la cirugía. Montar en la bicicleta estática puede ayudar a mantener un buen tono muscular y promueve la flexibilidad de la rodilla.
Hay que tratar de alcanzar el máximo grado de flexión y extensión posible.

Conducir el coche – Si la rodilla operada es la izquierda y el paciente tiene un coche con transmisión automática, puede comenzar a conducir después de una semana más o menos. Es necesario acabar el tratamiento con los medicamentos contra el dolor.
Si la rodilla operada es la derecha hay que evitar conducir durante seis-ocho semanas.
Hay que tener en cuenta que los reflejos pueden no ser tan bueno como antes de la operación.

Detectores de metales en los aeropuertos – El sonido al pasar por el detector de metales depende de la sensibilidad del aparato y es poco probable que la prótesis cause una alarma.
Hay que llevar un certificado médico que certifica la presencia de una rodilla de metal.

Actividad sexual – Se puede volver a tener relaciones sexuales después de 4-6 semanas después de la cirugía.

Posiciones en las que a dormir – Se puede dormir boca arriba o boca abajo, en ambos lados.

Vuelta al trabajo – La vuelta al trabajo depende del tipo de trabajo. Pueden pasar hasta seis a ocho semanas antes de volver al trabajo.

Otras actividades – se puede caminar a voluntad, pero hay que tener en cuenta que caminar no sustituye los ejercicios indicados por el médico y por el fisioterapeuta.
Se recomienda nadar.
Se puede comenzar tan pronto como se quiten los puntos. La herida sana después de aproximadamente 6-8 semanas después de la cirugía.
Las actividades aconsejadas son: bailar, jugar al golf y montar en bicicleta en superficies planas.
Hay que evitar: tenis, escalada, deportes de contacto (como el fútbol, ​​el béisbol, el fútbol americano y el rugby), squash, esquí o correr.
No debe hacer ningún trabajo pesado (con desplazamiento de más de 18 kg) o el levantamiento de pesas.

 

Fase II – la fase de movimiento (día 3 – semanas 6)
Ejercicios terapéuticos:

  • Estiramiento durante la flexión y extensión.
  • Bicicleta estática: se empieza con movimientos circulares parciales (una cuarta parte de un círculo) luego se alcanzan a amplitudes mayores de hasta llegar a la vuelta completa.
  • Movilización de la rótula y de la rodilla.
  • Continuar con los ejercicios isométricos de cuádriceps, bíceps femoral y glúteos.
  • Movimientos con la pierna estirada en los 4 planes del espacio (flexión, abducción, aducción, extensión)

Semanas 4-6

  • Continuar con los ejercicios anteriores y con la actividad isométrica (contracciones en ausencia de movimiento).
  • Empezar los ejercicios isotónicos (el movimiento isotónico implica una contracción del músculo mientras que la pierna se mueve).
  • Step frontal y lateral.
  • Estocadas frontales a 1/4.
  • Uso de la posición sentada para aumentar la flexión de la rodilla durante las pausas.
  • Continuar con la bicicleta estática para aumentar el rango de movimiento.
  • Empezar un programa de rehabilitación en la piscina si la lesión de la piel ha sanado.

Fase III – fase intermedia (semanas 7-12):
Ejercicios terapéuticos:

  • Continuar con los ejercicios que figuran en la Fase II aumentando la resistencia y las repeticiones. Se recomienda evaluar la estabilidad de las articulaciones de la cadera y de la rodilla y explicar a los pacientes cómo realizar los ejercicios.
  • Continuar con la movilización de las articulaciones de la rótula y de la rodilla.
  • Empezar un programa de entrenamiento a la fatiga, caminando o nadando.
  • Empezar los ejercicios para recuperar el equilibrio de acuerdo con la edad del paciente.

Fase IV – fortalecimiento avanzado (semanas12-16):

Ejercicios terapéuticos:

  • Continuar con los ejercicios descritos antes con la progresión de resistencia y repeticiones.
  • Aumentar la duración de las actividades de resistencia.
  • Comenzar la vuelta a actividades específicas/de recreo: correr, tenis, golf, etc.
    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.