Infarto intestinal o isquemia: causas y síntomas

El infarto intestinal es la muerte de una porción del intestino (necrosis) y es causado por una disminución del suministro sanguíneo.
Este problema ocurre cuando el intestino no recibe una cantidad suficiente de sangre.

La isquemia puede afectar al intestino delgado, al intestino grueso o a ambos.
Esta es una enfermedad muy grave que puede causar:

  1. Dolor fuerte
  2. Pérdida de la función intestinal

El infarto intestinal masivo es muy grave y causa la muerte en pocos días (en promedio ocurre al cabo de 24 horas).

Un infarto intestinal puede ser de los siguientes tipos:

  1. Por embolia, cuando está causado por un émbolo, es más común en los pacientes con problemas cardíacos, por ejemplo en caso de arritmia cardíaca
  2. Por trombo (es el más frecuente), si está causado por un trombo que obstruye un vaso sanguíneo
  3. No obstructivo, durante un shock hemorrágico puede producirse un cambio en la distribución de la sangre en circulación. Para llevar la sangre hasta el cerebro y al corazón, en los vasos de la circulación esplácnica no circula suficiente sangre, por lo que las células no reciben una cantidad suficiente de oxígeno y sustancias nutritivas. Si la isquemia es de tipo no obstructiva, en el intestino se forman secciones isquémicas y secciones sanas.

Las personas mayores (más de 50 años) tienen un mayor riesgo de desarrollar este problema.
En general, esta enfermedad es muy rara en la población.

Niños
El infarto intestinal afecta principalmente a los ancianos, pero los recién nacidos pueden sufrir de enterocolitis necrotizante, a menudo si son prematuros.

 

Anatomía patológica del infarto intestinal

Existen tres vasos sanguíneos principales que llevan la sangre a la región abdominal y pueden causar el infarto intestinal arterial:

  1. Arteria celíaca
  2. Arteria mesentérica superior
  3. Arteria mesentérica inferior

En la arteria mesentérica superior está el segmento de Reiter desde el que se origina la arteria:

  1. Cólica
  2. Ileocólica
  3. Cólica media

Una obstrucción en el segmento de Reiter puede causar el infarto de todo el intestino.

Isquemia venosa
Un coágulo de sangre puede formarse en una vena que transporta la sangre hacia el exterior del intestino.
Cuando la vena se bloquea, la sangre regresa hacia el intestino, provocando hinchazón y sangrado.

Este problema se caracteriza por:

  1. Acumulación de sangre
  2. Falta de oxígeno
  3. Trastornos de la microcirculación intestinal
  4. Dilatación de las asas intestinales que se encuentran llenas de sangre

Por lo general, un infarto se refiere a la obstrucción de una arteria, pero en este caso, se refiere a una vena obstruida ya que en ambos casos se produce:

  1. Deficiencia de oxígeno
  2. Lesiones en el endotelio (pared interna) de los vasos sanguíneos

Las causas pueden ser:

  1. Compresión de los vasos debido a tumores o ganglios linfáticos
  2. Pancreatitis
  3. Infecciones abdominales
  4. Enfermedades intestinales como la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa y la diverticulitis
  5. Enfermedades que provocan hipercoagulabilidad
  6. Traumatismo
  7. Dosis elevadas de estrógenos

Los síntomas son similares a los de infarto o isquemia que se origina en una arteria.

Causas del infarto intestinal

La obstrucción de una arteria puede estar causada por:

La oclusión de las venas puede causar este problema en caso de:

  1. Hipertensión de la vena porta (lleva la sangre desde el estómago y el intestino hasta el hígado), la vena porta se origina en la unión de la vena mesentérica superior y la vena esplénica (en la que desemboca la vena mesentérica inferior)
  2. Trombosis venosa profunda, es más frecuente en personas con hipercoagulabilidad o en caso de inflamación
  3. Sepsis
  4. Traumatismo
  5. Cirugía

Causas de isquemia intestinal no obstructiva:

  1. Hipotensión (presión arterial baja), la presión baja prolongada debido a una intervención quirúrgica de corazón puede provocar isquemia intestinal y en algunos casos también infarto intestinal
  2. Espasmo (contracción) de las arterias que llegan al intestino
  3. Cáncer de colon, debido a que comprime los vasos sanguíneos y puede impedir la circulación
  4. Insuficiencia cardíaca
  5. Shock y hemorragia – provocan una reducción del volumen de la sangre en circulación y de la presión arterial
  6. Efecto secundario de algunos medicamentos (vasoconstrictores, vasodilatadores y píldora anticonceptiva) y de las drogas

Los factores de riesgo son:

  1. Tabaquismo
  2. Obesidad
  3. Presión muy baja

 

Signos y síntomas del infarto intestinal

Los síntomas se dividen en dos grupos:

  1. Síntomas de infartos agudos, que aparecen repentinamente
  2. Síntomas de isquemia crónica, que se desarrollan a lo largo del tiempo

Síntomas agudos

  1. Dolor de barriga repentino y fuerte, especialmente en la zona del abdomen
    El dolor puede estar causado por estímulos químicos (isquemia por alteración del pH) o mecánicos (distensión abdominal arriba de la obstrucción de la arteria o de la vena)
  2. Náuseas
  3. Vómito
  4. Sangre en las heces
  5. Distensión abdominal
  6. Urgencia de defecar
  7. Fiebre

En caso de trombosis o de embolia, los síntomas se desarrollan de la siguiente manera:

  1. Al principio, la persona siente mucho dolor, similar a cólicos abdominales. El dolor no es localizado sino que se extiende en todo el abdomen.
  2. Al cabo de unas horas, el dolor se concentra en la región alrededor del ombligo o en un costado.
    Esta fase dura de 4 a 6 horas. La intensidad del dolor disminuye, pero los otros síntomas empeoran: ritmo cardíaco acelerado, presión baja, respiración rápida.
  3. Cuando se termina la segunda fase, se produce una necrosis intestinal con peritonitis y shock

Síntomas crónicos

  1. Dolor de barriga después de las comidas
  2. Náuseas y vómito
  3. Diarrea o estreñimiento
  4. Pérdida de peso corporal porque la persona no come para evitar el dolor
  5. Barriga hinchada

 

Consecuencias del infarto intestinal

Las consecuencias o complicaciones del infarto intestinal son:

  1. Muerte del tejido intestinal
    Si el flujo sanguíneo se obstruye totalmente y de manera repentina, el tejido intestinal puede morir (gangrena)
  2. Perforación
    Se puede producir una lesión en la pared del intestino. Por lo tanto, el contenido del intestino sale de este llegando a la cavidad abdominal, esto provoca una infección grave (peritonitis)
  3. Fibrosis o estrechamiento del colon
    El proceso de recuperación de la isquemia provoca la formación de tejido fibroso o cicatricial que causa un estrechamiento o un bloqueo en el intestino
  4. Muerte

Infarto-intestinal

Infarto intestinal: diagnóstico, tratamiento y prevención