Resfriado en los niños – síntomas y complicaciones

El resfriado (o rinitis) es una enfermedad contagiosa que puede tener su origen en más de 200 tipos distintos de virus.

Las causas y los factores de riesgo del resfriado y congestión nasal en los niños incluyen:

Los recién nacidos disponen de un sistema inmunitario que no está desarrollado por completo, por lo que son más vulnerables a los resfriados.

 

Síntomas del resfriado en los niños pequeños

Aunque los síntomas son leves, pueden ser molestos.
El resfriado se cura por sí solo en menos de 10 días.
Entre los síntomas más frecuentes se incluyen:

  1. Estornudos
  2. Goteo por la nariz
  3. Congestión nasal o nariz tapada
  4. Dolor de garganta
  5. Fiebre baja
  6. Tos productiva o seca
  7. Lagrimeo excesivo (ojos que lagrimean)
  8. Ojos hinchados
  9. Cefalea leve
  10. Pérdida de apetito o desgana

Al comienzo, el moco que sale de la nariz es claro y transparente. Luego, al empeorar del resfriado, se vuelve denso, amarillo o verde.

 

¿Cuándo hay que preocuparse por el resfriado del niño o del bebé?

Se debe acudir al médico inmediatamente si el niño tiene:

Llamar al pediatra si el resfriado no desaparece al cabo de 7 días.
Si la congestión nasal tiene su origen en una alergia, se deben eliminar los alérgenos:

  • De la alimentación
  • Del ambiente exterior

El niño que padece resfriado por infección viral no debe acudir a la guardería o a la escuela hasta que no se haya recuperado completamente.
Si el niño está resfriado puede:

  • Nadar en la piscina
  • Bañarse en el mar en verano

Los niños resfriados pueden salir a la calle, pero abrigándose bien en invierno.
Los niños deben permanecer lejos de las personas resfriadas o con fiebre, sobre todo si se trata de niños prematuros.

 

¿Es peligroso el resfriado? Complicaciones

La congestión nasal en los primeros meses de vida de un niño puede afectar a:

  • Oído
  • Desarrollo del lenguaje

Además, el niño puede roncar debido a la nariz tapada.

No se debe subestimar el resfriado en los bebés ya que puede ocasionar graves problemas respiratorios.
Las complicaciones de la congestión nasal son:

 

¿Qué hacer?  Cómo curar el resfriado en los niños

Es importante mantener la nariz del niño destapada para prevenir interrupciones:

  • Del sueño
  • De alimentación

Se aconseja comprar un humidificador para mantener un nivel satisfactorio de humedad en el aire. Esto permite que no se seque el aire y que no se irrite la mucosa nasal del bebé.

Lavados nasales
Los pediatras aconsejan el uso de suero fisiológico nasal para curar la congestión nasal. Con ayuda de un cuentagotas o de una jeringa sin aguja:

  • Verter 2-3 gotas de suero fisiológico en la nariz del niño
  • Esperar unos minutos hasta que el moco seco se ablande
  • A continuación, utilizar un aspirador nasal para eliminar los mocos

Medicamentos
Existen varios medicamentos sin receta, como los descongestionantes, que pueden aliviar la nariz tapada. Estos medicamentos reducen la inflamación de la mucosa nasal y, de esta forma, alivian el resfriado. Estos medicamentos se encuentran disponibles en las siguientes presentaciones:

  • Espray
  • Gotas

Sin embargo, no se deben aplicar por más de tres días, pues existe el riesgo de empeorar el trastorno.

Si el niño tiene fiebre, el médico puede recetarle paracetamol (Apiretal) en:

  • Comprimidos
  • Supositorios
  • Gotas

Contra la inflamación, el médico puede recetar ibuprofeno (Nurofen).
Contra la congestión nasal y la sinusitis aguda, el médico puede recetar un jarabe formado por una combinación de:

Vitelinato de plata
Este compuesto a base de plata se encuentra disponible en la farmacia en forma de gotas. Se trata de un fármaco sin receta médica que tiene un efecto:

  • Antinflamatorio
  • Antibacteriano

 

Resfriado en los niños: tratamiento, remedios y alimentación