Síntomas del accidente cerebrovascular

Los síntomas del accidente cerebrovascular (o infarto cerebral o ictus) se producen cuando el flujo de sangre hacia el cerebro se interrumpe.
El tejido del encéfalo se queda sin oxígeno y sin nutrición.
Después de pocos minutos, las células cerebrales empiezan a morir.

El ictus es una emergencia médica. Un tratamiento precoz es muy importante. Un tratamiento rápido hace que no se produzcan lesiones cerebrales graves.

 

Clasificación de ictus o accidente cerebrovascular

  • Ictus isquémico: procede de una isquemia u obstrucción de una arteria. El 80% de los ictus depende de la obstrucción de los vasos sanguíneos.
  • Ictus hemorrágico: hay una hemorragia intracerebral. Una hemorragia cerebral se produce cuando se rompe un vaso sanguíneo en el cerebro y la sangre se mezcla con el líquido cerebroespinal. El ictus hemorrágico representa casi el 20% de los casos y también incluye la rotura de un aneurisma cerebral.
    Durante el embarazo, el riesgo de sufrir de ictus suele ser bastante bajo. De hecho, se produce en casi 2,5 mujeres embarazadas de cada 100.000 (Kittner et al. – 2006).

 

Reconocer los efectos y los síntomas del ictus o accidente cerebrovascular

Los efectos y los síntomas de un ictus son diferentes según la persona afectada.
Todos los síntomas empiezan de repente. Cada región del cerebro es responsable de una parte del cuerpo. Los síntomas cambian según la región del cerebro en la cual se ha producido el ictus.
La gravedad de los síntomas depende de la lesión.

Podemos acordarnos de los síntomas principales del ictus a través de la palabra inglesa FAST (Face-Arms-Speech-Time): cara-brazos-habla-tiempo.

  • Cara-los músculos de un lado de la cara pierden su fuerza. El paciente no logra sonreír o el párpado de un ojo puede bajarse.
  • Brazos-el paciente afectado por ictus suele no lograr levantar un brazo y mantener su postura. También puede percibir hormigueo en la mano.
  • Habla-a la hora de hablar, los pacientes con ictus pueden “comerse” algunas palabras. En los casos graves, el paciente no logra hablar.
  • Tiempo-hay que llamar la ambulancia apenas se manifiesten los efectos o síntomas neurológicos para salvarle la vida al paciente.

Todos tendríamos que conocer los síntomas del ictus porque, aunque suele afectar a los ancianos, también puede afectar a los jóvenes.
El ictus es muy poco común en los niños. Sin embargo, también puede desarrollarse en los recién nacidos y, en este caso, es muy difícil percatarse de los síntomas.

Vamos a presentar los demás síntomas:

  • Hemiplejia, es decir aturdimiento, debilidad o parálisis de un lado del cuerpo,
  • Pérdida repentina de la visión (a raíz del infarto en el lóbulo occipital del cerebro),
  • Vértigos,
  • Dificultad para hablar,
  • Dificultad para entender los discursos,
  • Pérdida del equilibrio y coordinación,
  • Dificultad para deglutir,
  • Cefalea aguda.

 

“Mini-ictus” o ataque isquémico transitorio (AIT)

Los síntomas de un ataque isquémico transitorio (AIT) son los mismos que encontramos en un ictus aunque esos permanecen menos de 24 horas.
Después, los síntomas desaparecen por completo.
No hay que pasar de un AIT: éste hace hincapié en la presencia de problemas en el flujo sanguíneo hacia el cerebro.
1 persona de cada 10 que haya sufrido de un AIT, estará afectada por otro en las cuatro semanas sucesivas.
Después de un AIT hay que acudir al hospital.

Si tenemos la sospecha de ictus, tenemos que preguntarle a la otra persona que sonría.
Si los labios no resultan simétricos a la hora de sonreír, hay un ictus.

arterias del cerebro

Causas de un ataque isquémico transitorio

La causa más frecuente de un ictus leve es una cantidad de sangre insuficiente hacia el cerebro.
Las razones principales son: problemas de coagulación de la sangre, acumulación de colesterol y tensión alta.
En los casos más graves, un trombo o un émbolo bloquean por completo el flujo de la sangre.

 

Complicaciones y consecuencias del ictus

Un ictus puede producir debilidad momentánea o permanente. Esto depende del tiempo durante el cual el cerebro se queda sin sangre.
Las complicaciones son las siguientes:

  • Parálisis o pérdida de movimiento de los mú Un lado del cuerpo puede paralizarse por completo o podemos perder el control de algunos músculos;
  • Dificultad para hablar o deglutir;
    Un ictus puede producir la pérdida de control de los músculos que mueven la boca y la garganta.
    La boca puede estirarse por un lado porque los músculos sólo están paralizados en un lado y no logran sostener los labios;
    Lo de hablar y deglutir puede ser complicado y hay problemas en las siguientes actividades:

    • Comprender los discursos,
    • Leer,
    • Escribir;
  • Pérdida de memoria o dificultad en pensar. Muchas personas que han sufrido de ictus, han perdido la memoria. Otras pueden perder consciencia;

interrupcion del flujo sanguineo

  • Problemas emocionales. Las personas que han sufrido de ictus, pueden tener problemas en controlar sus emociones. Suelen estar deprimidos (Kumar ET AL. – 2010);
  • Después de un ictus, puede que haya algunos ataques epilépticos incluso en aquellas personas que nunca han sufrido de este trastorno;
  • Dolor – Los pacientes que han tenido ictus oyen mal, tienen aturdimiento y otras sensaciones. Cuando un ictus produce pérdida de sensibilidad en el brazo izquierdo, puede que se perciba una sensación de hormigueo en ese brazo;
  • Otras personas resultan sensibles a los cambios de temperatura, sobre todo al frío. Esta complicación se desarrolla después de muchas semanas después del ictus aunque va mejorando después. Cuando el dolor procede de un problema en el cerebro, no hay muchos tratamientos;
  • Cambios en la manera de portarse y en la atención hacia nosotros mismos. Las personas que han sufrido de ictus, se hacen más introvertidas, menos sociables y más impulsivas. Suelen necesitar ayuda para la higiene personal y las tareas diarias.

 

¿Qué hacer para el ictus?

El médico tiene que desarrollar un programa de recuperación y prevención de recaídas. Para alcanzar los objetivos es necesaria la cooperación entre el neurólogo y el cardiólogo.

Bibliografía:

  1. Lancet Neurol. 2010 Jan;9(1):105-18. doi: 10.1016/S1474-4422(09)70266-2. Medical complications after stroke. Kumar S1, Selim MH, Caplan LR.
  2. Steven J. Kittner, M.D., M.P.H. Et al. PREGNANCY AND THE RISK OF STROKE. N Engl J Med. 1996 Sep 12; 335(11): 768–774. doi:  [10.1056/NEJM199609123351102]