Pericarditis aguda: síntomas y causas

La pericarditis es la inflamación del pericardio, es decir, una membrana resistente compuesta por dos capas que rodea el corazón.

El pericardio está formado por dos capas delgadas:

  1. Visceral (seroso) – produce líquido (suero) que permite que las dos capas del pericardio se deslicen la una cobre la otra. Además, produce y secreta el péptido natriurético atrial en la sangre.
  2. Parietal (fibroso) – forado sobre todo por fibras de colágeno.

El espacio entre las dos capas contiene un líquido (líquido pericárdico).

síntomas de la pericarditis

Entre la capa visceral y la parietal hay una cavidad virtual en la que se encuentra una pequeña cantidad de líquido (30-50 ml).
Este líquido permite se deslice en el pericardio al contraerse evitando así una reacción inflamatoria debido al roce.
En condiciones fisiológicas normales, este suero es transparente y no contiene:

  1. Proteínas
  2. Células

La parte externa del pericardio se adhiere al esternón, y se desarrolla:

  1. Hacia abajo, hasta el diafragma
  2. Hacia arriba, donde recubre la parte inicial de la arteria aorta y la arteria pulmonar.

Aunque el pericardio tiene varias funciones, las más importantes son:

  • Contener el corazón en la cavidad torácica a través de ligamentos que adhieren el corazón al esternón, a la columna vertebral y al diafragma
  • Impedir la distensión excesiva del corazón y, por lo tanto, la insuficiencia cardíaca. Por esta razón, hoy en día, los cirujano no extirpan completamente el pericardio.

La acumulación en exceso de líquido pericárdico se llama derrame pericárdico.

Hay dos causas principales en el desarrollo del derrame pericárdico. La primera es la inflamación del pericardio, conocida como pericarditis, la segunda es la acumulación de sangre en el pericardio.

A menudo el derrame pericárdico deriva de la inflamación del pericardio. Sin embargo, existen casos en los que no se da inflamación.

Hidropericardio
Se debe a una acumulación de una cantidad de líquido no inflamatorio (trasudado) superior a 100 ml en el pericardio.
Este líquido es transparente y no contiene células.
El hidropericardio se produce en caso de enfermedades sistémicas que provocan edema generalizado, como por ejemplo:

  1. Anasarca
  2. Insuficiencia cardíaca crónica
  3. Nefropatía
  4. Hipoproteínemia
  5. Mixedema

También puede formarse debido a la presión que ejercen las neoplasias y los teratomas.

Hemopericardio
La acumulación de sangre en el pericardio.
Las cusas pueden ser:

  1. Cardíacas (por ejemplo rotura del corazón y aneurisma de la aorta ascendente)
  2. Vasculares (lesiones de las arterias coronarias)
  3. Factores que favorecen el desarrollo de hemorragias (leucemia aguda y crónica y plaquetopenia)

hemopericardio

La pericarditis:

  • No es contagiosa
  • Puede aparecer junto con la miocarditis, o sea la inflamación del músculo cardíaco.

Esta enfermedad puede afectar a personas de todas las edades, niños, adultos y ancianos.

 

Causas de pericarditis

Las causas de pericarditis pueden ser:

  • Infecciones virales como: resfriado, meningitis viral, citomegalovirus, fiebre glandular, herpes labial o genital, gripe, hepatitis C, VIH/SIDA.
  • La pericarditis bacteriana o purulenta puede ser una complicación de una enfermedad infectiva como la neumonía, la bronquitis o la tuberculosis.
  • Artritis reumatoide, lupus y otras enfermedades autoinmunes.
  • Insuficiencia renal – los pacientes que padecen uremia e insuficiencia renal grave y que están en diálisis pueden padecer pericarditis por la presencia de uratos y la acumulación de calcio (raramente).
  • Hipotiroidismo.
  • Daños en el corazón causados por un infarto de miocardio.
  • Traumatismo torácico.
  • Intervención quirúrgica en el corazón (es una causa de pericarditis en los niños).
  • Tratamiento contra el tumor como la radioterapia.
  • Metástasis (de tumor de pulmón o de pecho, leucemia, etc.).
  • Insuficiencia cardíaca congestiva que puede causar derrame pleural o pericárdico.
  • Algunos medicamentos.

La pericarditis viral es la más común y suele desarrollarse durante el invierno.

Además, hay algunos casos en que la enfermedad se queda idiopática, es decir, que no se puede determinar la causa específica.

En el 80% de los casos de pericarditis, la causa es idiopática.

 

Síntomas de la pericarditis

La pericarditis aguda suele causar dolor muy fuerte en el pecho, en la parte posterior del esternón o en el lado izquierdo del tórax.

Como el dolor se expande, incluso al hombro izquierdo, la mayoría de las personas piensan que se trata un infarto de miocardio.

El dolor empeora al:

  • Toser
  • Respirar profundamente
  • Ingerir comida
  • Estar en posición tumbada

Algunos síntomas frecuentes que pueden indicar pericarditis son:

  1. Dolor punzante y agudo que se percibe detrás del esternón, suele localizarse en el lado izquierdo del pecho. El dolor no se queda localizado, sino que puede irradiarse al hombro izquierdo o derecho.
  2. Quedarse sentado disminuye los síntomas.
  3. Dificultades para respirar en posición tumbada.

Otros síntomas de la pericarditis son:

  1. Tos seca
  2. Palpitaciones
  3. Cansancio
  4. Hinchazón de la vena yugular en la parte delantera del cuello
  5. Fiebre leve
  6. Ritmo cardíaco acelerado
  7. Ansiedad sin una razón específica

En caso de pericarditis constrictiva, las personas pueden tener:

La pericarditis crónica también provoca:

  1. Presión baja, debido a que el corazón no consigue relajarse completamente, por lo tanto, el gasto cardíaco es reducido
  2. Hinchazón de piernas, pantorrillas y manos

El dolor en el pecho es muy fuerte, similar al de un infarto, pero aún más intenso debido a que el pericardio tiene muchas terminaciones nerviosas (nervios que transmiten las señales de dolor al cerebro).
Si el líquido que permite que las capas del pericardio se deslicen ente sí se transforma en fibrina, se produce fricción entre estas dos capas.
Por consiguiente, se siente un dolor muy fuerte.

El dolor disminuye cuando la persona se encuentra en posición sentada, sobre todo si se inclina hacia adelante.

 

Características del dolor en caso de pericarditis y en caso de isquemia

Pericarditis Isquemia
Zona Pecho (parte central),
Hombro izquierdo,
Hombro derecho.
Detrás del esternón,
Brazo izquierdo,
Mandíbula,
Cuello (raramente)
Tipo Agudo,
Muy fuerte
Constrictivo
Duración Horas/días Angina (20 minutos)
Infarto (30 min. – horas)
Postura Mejora al estar sentados
e inclinados hacia adelante
No cambia
Ejercicio/
Esfuerzo
No cambia Angina

 

Clasificación de la pericarditis

Complicaciones de la pericarditis